octubre 03, 2004

Here I Come Again

¡Estamos vivos! ¡vivos!

¡Nos salvamos! ¡Toutatis falló! ¡La AAA se la peló!

¡Todas nuestras plegarias y rezos funciona... no, esperen. Omitan eso último.

Bien, pues el mundo no se acabó, seguimos aquí y yo tenía una semana sin dar señales de vida. Contrariamente a los rumores, puedo jurar sobre la tumba de mi abuela (se que no ha muerto - todavía-, but you get the point) que las versiones sobre que me encontraba en un retiro espiritual suplicando clemencia de los dioses son totalmente falsas e infundadas. Pero tal parece que las Leyes de Murphy han regresado a mi vida.

Cada vez que digo que voy a hacer algo, factores externos me impiden hacerlo. Pero tras pasar casi una semana peleándome con mi acceso a Internet, estoy de vuelta.

No he podido compilar las listas de preguntas de Las Cinco del Viernes, pero espero hacerlo en el transcurso de la semana. Las de la semana pasada eran de teatro, al cual hace mucho no asisto, así que no las contesté. No he visto las de esta semana.

Aproveché estos días sin Internet para emparejarme con algunos proyectos pendientes (el guión empieza a tomar forma, Chili) y para organizar archivos en mi computadora. Estuve revisando letras de canciones y coincidentalmente antier Fate tuvo a bien enviarme la dirección de un sitio que contiene una biblioteca de letras de canciones. Tx, Fate, seguramente me será de utilidad en las próximas semanas.

Estoy ideando el modo de poder postear en la semana si el problema persiste, así que espero no ausentarme de nuevo por más de dos o tres días a la vez.

Si funciona, you'll know.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html