agosto 21, 2005

Tiempo

Una vez más empecé a rezagarme con las actualizaciones en este blog -igual que en todos los demás- ¿la razón? Acabo de regresar a mi habitual rutina de casi-cero tiempo libre tras un mes de pseudovacaciones a medias, y la verdad es que el reajuste ha resultado algo más complicado de lo que pensaba. Cansado, con mucho por decir pero poca energía tanto física como mental para ponerlo por escrito de una manera coherente -o al menos tan coherentemente como acostumbro hacerlo- los días se empezaron a suceder uno tras otro.

Supongo que me tomará algunos días más ajustarme de nuevo a mis horarios así que no haré ninguna promesa o compromiso respecto a la regularidad de mis textos en este o en mis otros blogs.

Espero ir adelantando mis textos en la medida de lo posible en mi confiable Revo para evitar mayores rezagos. Por su comprensión, a mis tres (aunque existen rumores de que a veces son cuatro y quizás hasta cinco) lectores, gracias.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html