octubre 24, 2005

Kavalier & Clay

Creo que me estaba excediendo con los comentarios de cine y ya es tiempo de incluir algunos libros aquí. Y una forma fácil de empezar es con la novela que terminé más recientemente, The Amazing Adventures of Kavalier and Clay, de Michael Chabon. Empezar con este libro me permite además continuar con una tradición en este blog, que es hilar los post o justificar su origen de uno u otro modo. En este caso el lazo es Wonder Boys, una de las películas mencionadas hace un par de posts. Esa película es una adaptación de la novela del mismo nombre del propio Chabon (la cual no he leído aunque muero de ganas).

The Amazing Adventures of Kavalier and Clay ganó el premio Pulitzer en el 2002 además de varios otros premios y reconocimientos. También convirtió a Chabon en el más reciente de los autores "tradicionales" en endorsar a los comics como una forma de arte válida y digna de apreciación. Algunos autores "de género", lo han hecho por años: Harlan Ellison, Philip José Farmer, Clive Barker, Stephen King o Terry Pratchett son algunos ejemplos, pero en los últimos años autores considerados como mainstream también se han convertido a la causa: Greg Rucka y Brad Metzer incluso se han convertido en autores regulares de comics y el propio Chabon trabajó en la versión final del guión de Spiderman 2.

Pero me estoy desviando del tema. Recuerdo que supe de la existencia de este libro por algún sitio de noticias de comics, pero no recuerdo cual fue. La única descripción que ofrecía explicaba que Sam Clay y su primo Josef Kavalier, un par de jóvenes judíos, creaban a un superhéroe de nombre The Escapist y luego vivían una serie de peripecias al encontrarse en medio del nacimiento y expansión de la industria del comic en Norteamérica. Mi primera idea fue que el autor había hecho una novela basada en las vidas de Jerry Siegel y Joe Schuster, los creadores de Superman (también judíos), idea que se vió reforzada al ver la participación de Chabon en un video incluido en el DVD de Unbreakable (de la cual planeo hablar en un post futuro), donde participa en una discusión sobre el origen del género de superhéroes en el comic norteamericano con Superman como centro de la discusión.

Compré el libro hace más de un año, tal vez casi dos, pero no lo había leído. Las razones eran varias. Siendo un ejemplar voluminoso no era cómodo cargarlo conmigo, no tenía tiempo para leerlo en casa, y debo admitir que aún cuando me interesaba el tema y sentía curiosidad por ver el tratamiento del mismo, no tenía tantas ganas de leerlo. Y no se el porque. Tal vez se deba a, como me comentó alguna vez Santiago (quien lo compró poco después que yo y aún no lo ha leído), a que el diseño y la portada ler dan una apariencia de libro aburrido. Tal vez sea un pretexto ridículo pero es verdad. Creo que aquí podría aplicarse literalmente aquello de "nunca juzgar a un libro por la portada", ya que el libro puede ser muchas cosas pero nunca podrá usarse aburrido como una palabra válida para describirlo.

La creación de The Escapist y la fama y fortuna adquiridas por Sammy y Josef ocupan sólo los primeros capítulos del libro, el cual sigue sus aventuras y desventuras desde 1938 hasta mediados de los 50s, mayormente en la ciudad de Nueva York. El trabajo de Chabon es impecable tanto en el desarrollo de sus personajes como en la recreación de la metrópolis y algunos de sus personajes más famosos durante esa época. Su narrativa es ágil pero sin descuidar los detalles en las descripciones y las constantes menciones y apariciones de personajes históricos añaden un toque de realismo a su trabajo.

Tal vez el último tercio del libro no sea del agrado de mucha gente pues parece perder mucha de la magia que lo impulsa desde sus primeras páginas, pero a mi me parece un tratamiento adecuado de la historia, la cual creo yo está estructurada de una manera muy similar a el ciclo del héroe, lo cual resulta bastante apropiado tomando en cuenta la temática del libro.

Lectura obligada para los fans del arte secuencial, especialmente aquellos que lo ven como un medio de expresión narrativa válido más allá de sus cualidades escapistas o de sueños de poder adolescente; y para aquellos que no conocen o no les interesa el medio es una gran novela de época en la cual lo mismo aparecen Orson Wells y Dolores del Río que Salvador Dalí o el Golem de Praga.

Altamente recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html