noviembre 06, 2005

Política Multimedia

Una vez más me disculpo por volver al tema de la política, pero a veces es necesario que lo haga para sacarme algunas frustraciones de encima.

Hace algunos días Tere escribió sobre Federico Arreola, uno de los principales promotores de Andrés Manuel López Obrador, quien al parecer ha decidido convertirse en spammer profesional ya que ahora ocupa su tiempo en enviar emails invitando a la gente a donar dinero para la campaña del peje a través de su línea 01900. No me causó mucha extrañeza, ya que hace algún tiempo que descubrí su columna (¿o debiera decir púlpito?) en el Diario Milenio, donde fue director general, y desde un principio me pareció una persona con poco que decir. Intransigente, necio, engreído, el Sr. Arreola se anunciaba a si mismo como neoliberal empedernido. Hasta que hace más o menos un año empezó a dedicar su espacio a elogiar a Andrés Manuel López Obrador.

Antes he mencionado mi antipatía por el Sr. López, y debo decir que ésta se hizo prontamente secundaria a la que empecé a sentir por el Sr. Arreola. No sólo incurrió en la misma actitud de utilizar su trabajo para hacer labor proselitista, sino que lo hizo al más puro estilo lamesuelas. Hace varios meses que el señor renunció a su cargo como director de Milenio Diario y Vicepresidente de Grupo Multimedios para integrarse al grupo de coordinadores de las Redes Ciudadanas en apoyo del Sr. López, pero curiosamente decidió conservar su columna. Evidentemente no quería cometer el mismo error de su jefe al renunciar a su más poderosa herramienta publicitaria.

En cuanto a su actividad como "promotor" para las donaciones al o1900PEJE, cuando leí el post de Tere no pude evitar reir ante lo tonto de su estrategia. Y me sentí hasta cierto punto excluído dado que yo no recibí el email en cuestión. O al menos eso creía yo, hasta que ayer sábado descubrí que si lo había recibido, sólo que en una cuenta de correo que tengo semiabandonada y la cual checo, en el mejor de los casos, cada semana. ¿En donde habrá comprado su base de datos para integrar su lista de correos? No lo sé. Lo que es un hecho es que es una tremenda irresponsabilidad de su parte el ponerse a enviar correos en masa sin importarle a quien.

Más tarde en la semana volvió a la carga informando que alguien le estaba "pirateando" la idea de usar el e-mail para atraer donaciones. Denunció la existencia de un sitio web apócrifo con las aparentes intenciones de desviar recursos a una presunta cuenta de banco sin relación con la campaña del Sr. López. Arreola y sus colaboradores presentaron las denuncias correspondientes y se iniciaron las investigaciones. Pronto se halló el servidor donde estaba alojada la página y se iniciaron las pesquisas para dar con el presunto responsable. Apenas supo el Sr. Arreola que el webmaster a cargo del sitio radicaba en Guanajuato, se apresuró a señalar con su flamígero dedo que sospechosamente ese era el mismo estado que albergaba a las más recalcitrantes facciones del PAN. Evidentemente su boca y sus manos en el teclado fueron una vez mas más rápidas que su cerebro. Al día siguiente se disculpó en el mismo espacio tras recibir correos de varios lectores a quienes molestó lo tendencioso de su acusación.

Lo que resulta realmente ridículo es que el señor se siga dando aires de ofendido ante la aparición de criminales cibernéticos que buscan desvirtuar una causa justa y limpia. Porque el enviar spam es, obviamente, una práctica válida y aceptable.

Otra muestra de el desmedido ego del Sr. Arreola se dió hace algunas semanas. Joaquín López Dóriga acostumbra iniciar su programa de radio mencionando a algunos cumpleañeros, y resulta ser que Arreola comparte cumpleaños con el ex-precandidato presidencial del PRI y ex-gobernador del Estado de México, Arturo Montiel. En la siguiente edición de su "columna", Arreola manifestó su indignación y se declaró ofendido porque López Dóriga mencionó su nombre junto al de Montiel y esperaba recibir alguna explicación del porque. Argumentaba que en la misma fecha habían nacido muchos personajes ilustres dentro de las ciencias y las artes y le parecía injusto ser nombrado junto a "tan nefasto personaje". López Dóriga no hizo ningún comentario al respecto en su programa. Un par de días después, Carlos Marín, director editorial de Milenio Diario, publicó en su columna una transcripción de una conversación con el reconocido periodista donde le cuestionó al respecto. López Dóriga le dijo que era la primera vez que le contestaban una felicitación de cumpleaños a zapatazos. Y se disculpó por no entender que "la nueva posición de Federico ya no admitía celebrar su cumpleaños", afirmando que evidentemente ahora celebraba efemérides.

En fin. No se si nuestro ex-jefe de gobierno tenga algún talento especial, pero me parece evidente que no se trata de una capacidad particularmente brillante para escoger a sus colaboradores. Ojalá que si llega a ser presidente -espero que no-, muestre mayor inteligencia al integrar su gabinete y equipo de trabajo.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html