abril 05, 2007

Jueves de 10...

Hace algunas semanas que no pongo mis listas de 10. Hoy no es domingo, pero que diablos. Y tratándose de Semana Santa, supongo que una relacionada con la religión viene al caso. Esta es más suelta y vaga, así que pongamosla en términos de "10 puntos relacionados con la religión y mi persona":
  1. Recibí una educación laica. Siempre asistí a escuelas públicas donde la religión no era parte de los estudios. Sin embargo, mi familia - o mejor dicho, la familia de mi madre - era bastante tradicional y conservadora, así que mi formación extra escolar se dio en un marco católico.
  2. Desde pequeño siempre he mostrado una insaciable curiosidad, lo que no iba muy bien con los encargados de adoctrinar el catecismo. Mis preguntas rara vez eran respondidas y cuando lo eran la respuesta siempre era vaga o evasiva.
  3. La vida tiene una tendencia a buscar el cinismo dentro de uno. Habiendo crecido en una familia disfuncional, las preguntas incómodas empezaron a ser más punzantes y directas, y las respuestas se iban haciendo cada vez más escasas y menos satisfactorias.
  4. A los 10 años hice mi primera comunión y se trató del último acto formal entre la iglesia católica y yo. Comulgué una vez más en una boda un par de años después y nunca más. Mis apariciones dentro de una iglesia han sido realmente escasas desde entonces y mi postura se ha endurecido con los años.
  5. La lectura ha sido mi pasatiempo favorito desde que tengo memoria, supongo que como respuesta y complemento a mi ya mencionada curiosidad. A través de la lectura fue que aprendí sobre la historia de las religiones y aprendí a desconfiar de cualquier cosa que parezca una iglesia u organización religiosa sin importar la fé que apoye.
  6. La parte más cínica de mi suele tomar a mal las excesivas muestras de fé de muchos crédulos, perdón, "creyentes". Me molesta un poco que la religión se convierta en pretexto, excusa o explicación para toda clase de actos irracionales y sin sentido.
  7. Del mismo modo, la parte que más me desagrada de como funciona prácticamente cualquier iglesia es la hipocresía y falta de congruencia en sus actos. Se suponen que deben servir como guía moral y espiritual y normalmente están dirigidas por gente sin principios y de una ética cuestionable.
  8. No me agrada la idea de autodenominarme como "ateo", pues a últimas fechas parece tratarse más de pose o moda. Tal vez el término "agnóstico" sea una mejor definición para mi postura, pues considero imposible probar la existencia o no existencia de algún ser superior, y aún en el caso de que alguien lo pudiera probar o refutar definitivamente, me parece que se trata de algo completamente irrelevante.
  9. Para reforzar esa postura, creo necesario mencionar que respeto profundamente a todos aquellos individuos que son capaces de elegir los principios éticos y morales de una religión (cualquiera que esta sea) y aplicarlos como principios de vida de una forma personal y consciente, a diferencia de todos aquellos que profesan una fé por costumbre, tradición, o sentido de pertenencia.
  10. Una confesión. Cuando hago un comentario o crítica a la religión o a sus seguidores, mi idea principal no es agredir o atacar a nadie. Por el contrario, lo que me gustaría es provocar alguna reacción que se de de manera individual y por decisión propia, no por principio o a nombre de su fé o su dios. Si alguien se cuestiona o reflexiona un poco a causa de algo que dije o escribí, sin importar el resultado de su introspección, me daré por bien servido.
Para concluir, algunos de los rasgos que más me molestan de las religiones más comunes:
  • Cristianismo. Son la religión más popular en el mundo, y sin embargo, se siguen comportando como si fueran una minoría perseguida y oprimida. Supongo que el vivir haciéndose los mártires es la estrategia de marketing que logró posicionarlos en la cima y no hay razón para cambiar.
  • Islam. Demasiadas restricciones y sin una idea clara del porqué de ellas. Comparte muchos principios con el cristianismo, pero se pierden en medio de la segregación e intolerancia con que buscan aplicarlos.
  • Judaismo. Más de lo mismo. Sufren, se sienten perseguidos. Y sus restricciones y costumbres antiguas y anacrónicas llegan al borde del ridículo.

En términos generales, creo que estas y otras religiones tienen varias cosas en común. Si solo se concentraran en entender y seguir los preceptos morales en que se suopone que están sustentadas en vez de dedicarse a vigilar a los demás y reaccionar a las opiniones de los demás tendríamos un mundo mejor y más tranquilo. No por nada muchas de las guerras más grandes y sangrientas de la historia de la humanidad han sido en buena parte causadas por ideas religiosas.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html