junio 07, 2007

Viernes...

No, no me estoy adelantando. En realidad me refiero al viernes pasado, día en que empezó la que ha resultado una pesada semana en el trabajo que ha repercutido en la periodicidad de actualización tanto de este blog como de La Hoguera. Así que, con cierto retraso, pongo esto que originalmente pretendía postear el lunes...

El pasado viernes se cumplió el 40 aniversario de la salida al mercado de uno de los discos más importantes de la historia, el SGT. PEPPER'S LONELY HEART'S CLUB BAND, de The Beatles, aunque nunca fue mi intención escribir nada al respecto, pues para ello tengo amigos con mucha más autoridad que yo en la materia y quienes se encargaron de conmemorarlo, cada quien a su manera.

Y mientras muchos recordaban y hablaban de ese extraordinario album, yo me encontraba en la noche pensando en otro título relacionado con el Cuarteto de Liverpool: A Hard Day's Night. Y es que el viernes fue un día bastante pesado en el trabajo, sobre todo en el cibercafé. Horas y horas de ayudar estudiantes a realizar el trámite de registro para las becas de apoyo para educación media superior se reflejaron en horarios desplazados. Desayunar a medio día, comer al atardecer, y quedar prácticamente aislado del ciberespacio la mayor parte del día, con el riesgo de no cumplir un compromiso personal.

Lo que me lleva a tratar en este texto un asunto relacionado con uno de mis hobbies favoritos: los comics. El mismo viernes, ComicVerso, una revista en línea editada como blog (yo la llamo blogzine, aunque ignoro si exista el termino. Si no, ya saben, copyright, derechos reservados, etc.) dedicada a los comics de la que soy colaborador desde su incepción, cumplió un año. De actualización semiregular, el blogzine ha empezado a tomar vuelo poco a poco en os últimos meses, y a Esteban, el editor en jefe, se le ocurrió que sería buena idea celebrar el año con una cantidad inusual de textos, así que invitó al staff y a quien se quisiera sumar a escribir cosas para el aniversario. El resultado del día lo pueden ver aquí.

Vanidoso que es uno, en un exceso publiqué ese día las dos columnas que escribo regularmente, Predicando para el Coro, donde escribo largos textos sobre diferentes tópicos relacionados con el mundo del comic, y Recomendaciones de la Comicteca, donde recomiendo novelas gráficas o series de géneros alternativos al de los superhéroes. Además, me comprometí a hacer diez recomendaciones entre ese día y el próximo domingo (de las cuales llevo seis). Así que prácticamente todos los días he tenido que luchar por hacerme un espacio para publicar la columna, habiéndome saltado la del pasado domingo. Pero no hay problema, antes de que el domingo 10 llegue a su fin yo habré cumplido con mi palabra de presentar diez recomendaciones en diez días. O al menos ese es el plan.

Si a alguien le interesa leer mis largos desvaríos en torno al tema de los comics, ya saben donde buscar. Igualmente, si desean leer opiniones diferentes de otra parte del mundo, ComicVerso también es el lugar, pues todo el staff, exceptuandome, es originario del cono sur del continente.

Y como no quiero aburrirlos ahora que estoy de vuelta, mañana continuo...
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html