agosto 14, 2007

Los Simpson

Cada vez que sale una película basada en una serie de televisión uno va, en caso de que por alguna razón haya decidido asistir a verla en el cine, predispuesto para lo peor. Y no se trata de prejuicios, simplemente es que los resultados de esas adaptaciones suelen ser bastante malos. Incluso hay casos en que uno recuerda las series que veía años atrás de una manera idealizada, solo para que, cuando son repetidas o tenemos ocasión de verlas nuevamente, nos encontremos con la desagradable sorpresa de que el tiempo no las ha tratado bien y en realidad todo hubiese estado mejor dejándolas como un buen recuerdo.

Las series animadas no son la excepción. Ya sea que se les haga como animación tradicional, animación digital 3D, o con actores de carne y hueso, suelen terminar siendo una decepción para los fans. Pero hay excepciones y aparentemente Los Simpson son una de ellas. Actualmente la serie sufre de muchos altibajos, los que debieran entenderse como algo natural luego de 18 temporadas al aire y múltiples cambios en el equipo de escritores a lo largo de los años. Cuando se habló de la película los fans debatían consigo mismos, entre el rechazo a lo que temían pudiera representar el golpe final para la franquicia, y la expectación generada por la posibilidad de ver a sus personajes favoritos en la pantalla grande.

Finalmente se cumplió la fecha y la película llegó a los cines de todo el mundo el 27 de julio -excepto en México, donde la distribuidora decidió retrasar el estreno 5 días para asegurar que la competencia en taquillas entre Los Simpson y Transformers no resultase perjudicial (¡¿?!) para su negocio. El caso es que se estrenó, y los fans están (estamos) contentos. Todos, excepto los puristas que consideran que faltó hacer tal o cual cosa, o que la película no es fiel a la serie. Argumentos bastante blandengues y estúpidos, por cierto. La primera media hora de la película se convierte en una especie de episodio especial de la serie, derramando sarcasmo, ironía y humor de todos los tintes imaginables, casi como ver una selección de los mejores momentos de la serie acomodados uno tras otro y enlazados con nuevos gags y bromas.

El resto de la película desacelera un poco en cuanto a risas y bromas para dedicarse a explorar un poco la trama central de la historia e irnos llevando hasta la conclusión de la misma. Con esto no quiero decir que se acaben los chistes o que la película se vuelva aburrida, porque no es así. El cine siempre ha sido uno de los temas favoritos de los guionistas de Los Simpson, pues cada episodio tiene al menos una referencia a una película conocida y/o popular, y para su propia película decidieron llevar las referencias cinematográficas hasta el límite de lo posible. En adición a esos chistes referenciales la película tiene también muchos guiños auto-referenciales, mismos que pueden pasar desapercibidos para la mayoría de la gente o al menos para quienes no siguen de manera regular la serie.

He escuchado a algunas personas comentar que la película es floja, que la trama casi no existe y que los chistes no se entienden. Supongo que si uno no está familiarizado con la serie puede ser difícil entender que la trama tiene un rol menor dentro de la serie, sirviendo únicamente como catalizador o pretexto para algunas bromas. Imagino que los chistes que no se entienden deben ser los referenciales. Un amigo de mi hermano se quejó de que cuando la fue a ver había gente riéndose en escenas sin sentido, lo que me parece podría ser un ejemplo de lo anterior.

Resumiendo, si son o en algún momento fueron fans de Los Simpson, se van a divertir muchísimo. Si los veían ocasionalmente y se divertían, seguramente encontrarán en la película el mismo tipo de humor que en la serie. Si nunca han visto la serie o no entienden porque tanto alboroto al respecto, lo mejor es que guarden su dinero. Me atrevería incluso a pensar que bien pudieron tomar prestado el subtítulo de la película de South Park: Bigger, Longer and Uncut, pues eso podría ser una buena descripción de la película. Más grande, más larga y sin censura. O lo que es lo mismo, es como un capitulote, pero uno de los buenos.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html