abril 20, 2010

Where the Wild Things Are

Spike Jonze nunca ha sido un director que trabaje de acuerdo a las reglas de los grandes estudios. Desde hace más de diez años cuando tomase al mundo por sorpresa con la excelente Being John Malkovich (¿Quieres ser John Malkovich?), Jonze siempre ha hecho las cosas a su modo. Tal vez esa sea la razón para que su trabajo en cine sea tan escaso, pues Where the Wild Things Are es apenas su tercer largometraje, el primero desde Adaptation (El Ladrón de Orquídeas), cinta del 2002.

Cuando se anunció que su regreso al cine sería adaptando una historia infantil de Maurice Sendak debo admitir que no tenía idea de lo que eso significaba. La cultura de la literatura infantil en México tiene poco o nada que ver con la de los países angloparlantes. Generalmente las historias clásicas de la literatura infantil de otros países llegan a México en algún otro medio y después es cuando se llega a dar que aparezcan los libros, aunque incluso eso es extraño. ¿Alguien ha encontrado ediciones nacionales de la saga del mundo de Oz, de Frank L. Baum, o de Peter Pan, de J.M. Barrie?

Dicho lo anterior, lo dejé pasar. Cuando meses después empezaron a filtrarse imágenes de los monstruos que The Jim Henson Company estaba creando para la película, me nació curiosidad por el asunto. Tanta que decidí buscar el libro para saber exactamente que eran esas criaturas y qué clase de libro infantil era el que había atraído la atención de Spike Jonze. ¿La respuesta? Uno muy breve. Pueden leerlo en línea, en español, siguiendo este enlace. Ahí se encuentran también las ilustraciones realizadas por el mismo Sendak para la historia.

El protagonista de Where the Wild Things Are(Donde Viven los Monstruos) es Max, un hiperactivo y sensible niño cuyos padres están divorciados y quien se siente ignorado y menospreciado por su hermana y su madre. Tras un altercado con su madre, Max huye de su casa y se esconde entre los árboles de un parque cercano. Sigue caminando hasta descubrir un bote y sube a éste. Tras navegar por un día entero en mar abierto Max llega a una isla, y cuando empieza a explorarla descubre que está habitada por enormes criaturas. Ha llegado a donde viven los monstruos. Tras impresionarlos con sus historias Max consigue que los montruos lo nombren como su rey y promete que bajo su mando todos hallarán el modo de vivir felices. Pero eso es algo que no es tan fácil poder cumplir.

Para ser una historia infantil, Jonze consigue hacerla lo suficientemente oscura como para resultar incluso más atractiva para los adultos, haciendo que la aventura de Max funcione en varios niveles narrativos y simbólicos de una manera fluida y simple. Ignoro si la condición de haber crecido en una familia de padres divorciados me haga apreciar la historia de una manera más personal y que por ello me haya gustado tanto la película o si se trate de algo más universal, pero estoy sorprendido de que Jonze haya logrado hacer una película tan personal aún a pesar del interés del estudio por desarrollar el concepto de un modo más amigable para niños pequeños.

En algún momento existió el riesgo de que la película no se estrenase, pues WB, tras ver el corte inicial de la misma, estaba considerando la posibilidad de filmarla nuevamente desde cero desechando todo lo realizado. Jonze logró convencer al estudio de darle más tiempo para realizar algunos cambios menores y finalmente entregó una versión que cumplía con lo que solicitaban en Warner sin tener que sacrificar su personal visión de la historia. Cabe destacar que hace más de veinticinco años que se discutía la idea de llevar Where the Wild Things Are al cine, pero ningún proyecto logró concretarse, y fue el propio Maurice Sendak quien contactó a Jonze para pedirle que considerase la posibilidad de hacerse cargo de la adaptación. Jonze y Dave Eggers, su co-guionista, mantuvieron contacto constante con Sendak durante todo el proceso de adaptación.

Resumiendo, Where the Wild Things Are es una película infantil más recomendada para niños de veinte otreinta y tantos que para los menores de ocho o nueve años que cuenta además con un muy buen soundtrack, compuesto mayormente de temas creados e interpretados por Karen Orzolek, cantante y líder de los Yeah, Yeah, Yeahs mejor conocida simplemente como Karen O y quien fuese novia de Jonze en la época de la producción de la película.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html