junio 22, 2010

Hitchcock: Rope

Después de dos semanas en que por causas de fuerza mayor no lo pude hacer, regresamos a nuestro ciclo de Hitchcock con una de sus películas más controvertidas: Rope.

Rope (La Soga) está basada en la obra de teatro Rope's End (El Fin de la Cuerda), de Patrick Hamilton, misma que a su vez fue inspirada por un caso de la vida real sobre dos estudiantes que asesinaron a un adolescente en 1924, caso que ha inspirado al menos dos películas más, una de ellas interpretada por Orson Wells.

La película resulta controvertida a pesar de los esfuerzos de Hitchcock y sus guionistas por evadir el asunto, pues la obra de teatro es protagonizada por una pareja homosexual y se da a entender que un tercer personaje también tuvo tiempo atrás una relación con uno de ellos. Se limpiaron los diálogos para que el hecho fuese más implícito, pero aún así hubo que reescribir partes del guión antes de poder tener una versión final. Y aún así, prestando un poco de atención, quedan un par de detalles que revelan la sexualidad de los personajes. Pero eso poco o nada tiene que ver con mi comentario de la película.

La película inicia en el departamento compartido por Phillip (Farley Granger) y Brandon (John Dall), dos jóvenes de clase acomodada y graduados de Harvard, quienes están asfixiando a un tercero con una soga. Una vez cometido su crimen, entre ambos meten el cadáver en un arcón en su sala de estar e intentan relajarse. En tanto que Phillip se muestra distraído y atormentado, Brandon parece excitado. De su conversación se entiende que el crimen que acaban de cometer se debió a un capricho, a una necesidad de probarse a si mismos que eran capaces de cometer un asesinato y salirse con la suya. Su víctima es David Kentley (Dick Hogan), un amigo suyo y ex-compañero de la escuela.

Para dar un toque aún más siniestro al asunto, Brandon, quien parece haber planeado todo el asunto, arregló realizar una fiesta en el departamento tan solo un rato después de asesinar a David. Los invitados a la cena son Kenneth (Douglas Dick), otro de sus amigos y quien fuese el mejor amigo de David; Janet (Joan Chandler), ex-novia de Kenneth y actual pareja de David, los padres de David, y Rupert Cadell (James Stewart), un ex-tutor y profesor de los muchachos. La madre de David se encuentra indispuesta, pero en su lugar acude una hermana suya, la Sra. Atwater (Clarence Collier). Asiste además el ama de llaves, la Sra. Wilson (Edith Evanson). La cena transcurre entre insinuaciones y juegos de palabras de Brandon, quien parece convencido de haber cometido el crimen perfecto y dispuesto a retar a su suerte, para creciente desazón de Phillip, al jugar con sus invitados, Rupert incluido, convencido de que ninguno de ellos podrá jamás descubrir lo que han hecho.

La película es famosa mayormente por tecnicismos: se trata de la primera película de Hitchcock filmada a color, y está filmada en tomas largas, existiendo un mínimo de cortes y la gran mayoría de ellos integrados de manera que la película cree la sensación de haberse realizado en una sola toma. Aparentemente lo que Hitchcock intentaba era recrear la experiencia de una historia contada en tiempo real y sin cortes, como pudiese llegar a darse en el teatro. A pesar de ello la película no es estática, pues la cámara se mueve constantemente dentro del restringido espacio del departamento. La película no tuvo gran éxito y fue hasta mucho tiempo después que se le comenzó a apreciar realmente.

Personalmente es una película que disfruto mucho. Supongo que la última vez que la había visto sería hace unos doce o quince años, y a pesar de conocer a la perfección la trama y mucho del montaje, los diálogos siguen siendo una de las cosas que más me gustan. Me incomoda el trabajo de Stewart en la película, pero no porque su actuación sea mala, si no porque creo que el personaje fue escrito para resultar desagradable y el mismo Stewart nunca se adecuó del todo a la idea. Hitchcock nunca fue un director de actores, pero era muy bueno a la hora de seleccionar el elenco para sus películas y simplemente colocarlos en posición de hacer su trabajo a su manera. El resultado no siempre era parejo, pero  en términos generales resultó en varias interpretaciones dignas de ser señaladas a lo largo de los años.

Me parece un error considerar que todo lo que tiene que ofrecer Rope es el inusual montaje "sin cortes", sobre todo considerando que si hay un par de cortes intencionales que no se buscó ocultar de ningún modo. El mismo Hitchcock llegó a mencionar años después que la forma en que montó Rope fue un capricho y un experimento sin intención, pero creo que aún si no tuvo intención de hacer algo especial con esta película, eso fue precisamente lo que consiguió. Supongo que es simplemente una muestra más del genio del extraordinario realizador británico.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html