diciembre 15, 2010

In the Night Room

El nombre de Peter Straub debo haberlo visto por primera vez en algún tomo de Sandman o en algún libro de Stephen King, ya sea escribiendo alguna introducción o simplemente como un blurb entre las recomendaciones. Por ello sabía que era un escritor, muy probablemente de horror, y que además era bastante respetado entre sus colegas, pero no mucho más.

En cuanto a su trabajo, recuerdo haber encontrado en alguna revista una recomendación de Ghost Story (Fantasmas), novela que creo a la fecha sigue siendo su trabajo en solitario más conocido, aunque supongo que hay más gente que lo conoce por las dos novelas que escribió en colaboración con Stephen King, The Talisman (El Talismán) y Black House (Casa Negra). Varios de sus libros han ganado el Bram Stoker Award.

Aún así, y a pesar de las constantes recomendaciones y de los multiples elogios que recibe de otros autores, nunca me había llamado la atención leerlo. Hará cosa de año y medio o dos años me encontré con una copia de Ghost Story, y simplemente la agregué a la pila de pendientes. Hace un par de meses me encontré también con una copia de In The Night Room, y finalmente decidí que era hora de echarle un vistazo a su obra. De manera curiosa, al día siguiente de que empecé el libro, se anunció que Straub era uno de los ganadores del World Fantasy Award for Lifetime Achievement (Premio Mundial de Fantasía por los Logros de una Vida).

In The Night Room comienza alternando la historia de dos escritores, ambos lidiando a través de su trabajo con pérdidas personales recientes. Willy Patrick es una autora de libros juveniles quien acaba de ganar la Medalla Newbery por su tercera novela, In The Night Room, misma que escribió a manera de terapia para lidiar con la muerte de su esposo e hija, quienes fueron brutalmente asesinados hace poco más de un año. Willy está recién comprometida y acaba de mudarse a otra ciudad, pero desde hace unos días siente el irrefrenable impulso de entrar a un edificio abandonado, convencida de que su hija se encuentra ahí y necesita su ayuda.

Por su parte, Tim Underhill se encuentra a la mitad de su nueva novela, Lost Boy, Lost Girl, y está tratando de lidiar con la desaparición de su sobrino. Tim no la está pasando nada bien y no se debe a que tenga problemas con su libro. El problema es que está recibiendo correos de antiguas amistades -todas ellas muertas- y de un presunto ángel, quien desea informarle que su libro anterior causó malestar en el otro mundo y las reacciones pueden alcanzarlo en éste. Si eso no fuera poco, hace varios días que el estresado escritor ha estado viendo el fantasma de su hermana, quien fuese asesinada varios años atrás, cuando ambos eran niños.

En principio las dos historias avanzan de manera paralela, pero pronto Willy y Tim se encuentran y la línea que separa entre la realidad y la ficción se va desvaneciendo poco a poco hasta resultar completamente indistinguible. Ahora tendrán que buscar juntos las respuestas a los enigmas de su pasado antes de que éstos los alcancen y terminen con sus vidas.

In The Night Room es uno de los libros más atrevidos e inteligentes que he leído en mucho tiempo, pues Straub juega con las convenciones de como debe esquematizarse una historia y lo hace de manera tal que más que parecer que estuviese rompiendo las reglas las estuviese amoldando a las necesidades de su historia. Lamentablemente no puedo dar más detalles sobre la estructura del libro o la manera en que el autor juega con diferentes elementos de su historia sin revelar demasiado de la trama, pero les aseguro que nunca han leído nada similar.

Siempre he sido fan de las metaficciones (ficción dentro de otra ficción), pero realmente me sorprendió el uso que Straub hace de las mismas, entrelazando una historia con la otra a diferentes niveles y utilizándolas para explorar la psique y las motivaciones de sus personajes. Me llamó la atención los títulos de los libros que Willy y Tim están escribiendo, pues uno es el de esta novela y el otro el del trabajo anterior de Straub. Aparentemente In the Night Room toma algunos personajes y elementos de Lost Boy Lost Girl y expande su historia, pero en realidad no es una secuela de la misma.

Me resultó tan grato el trabajo de Straub que ya saqué Ghost Story del fondo de la pila de pendientes. Seguramente en un par de meses alcanzará la cima y podré comparar al Straub de entonces (1979), con el reciente. Altamente recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html