diciembre 14, 2010

Machete

Robert Rodríguez tiene un inusual y eterno romance con el cine de bajo presupuesto, y aún cuando a lo largo de los años ya ha realizado varias películas de mayor presupuesto y proyección, colaborando con estrellas acostumbradas a ser consentidas por los estudios, en todas y cada una de sus obras persiste esa sensación de estar viendo una b-movie, y Machete no es la excepción.

El personaje de Machete apareció originalmente en la trilogía Spy Kids, pero realmente se volvió popular hasta la aparición de un trailer falso incluído en Grindhouse, el programa doble (Planet Terror y Death Proof) realizado por Rodriguez y Quentin Tarantino como homenaje al cine de explotación de los 1970s. Existen rumores acerca de que Rodriguez siempre tuvo la intención de realizar esta película y que por tanto ese trailer en particular no era falso, pero creo que eso a fin de cuentas resulta irrelevante.

La trama de la película es tan simple y genérica, que bien podría considerársele como arquetípica. Machete (Danny Trejo) es un agente federal trabajando en el norte de México, quien decide ir tras Torrez (Steven Seagal), un criminal de alto perfil, aún a pesar de ser instruido en contra de esa acción por sus superiores. Tras una sangrienta incursión en una casa donde se supone que Torrez tiene secuestrada a una chica, Machete se percata de que era una trampa y fue traicionado por sus superiores. Ante sus ojos asesinan a su esposa y le informan que harán lo mismo con su hija, para luego prenderle fuego a la casa con él adentro. Tiempo después Machete reaparece al norte de la frontera, en Texas, sobreviviendo como jornalero que realiza trabajos eventuales donde puede y como puede.

Un día es abordado por un hombre de apariencia acaudalada (Jeff Fahey), quien le ofrece una fuerte suma de dinero a cambio de que mate a un senador (Robert DeNiro) que, como plataforma electoral para su reelección, tiene un intolerante plan de acciones contra los inmigrantes ilegales provenientes de México. Sin embargo, antes de que Machete pueda siquiera disparar contra el senador, aparece otro tirador, quien lo hiere y luego dispara al senador en una pierna.

Ahora las autoridades buscan a Machete responsabilizándolo del atentado, al tiempo que quienes lo contrataron intentan localizarlo antes para eliminar cabos sueltos. Lamentablemente para ellos Machete está harto de traiciones y cansado de huir y esconderse, lo que nos lleva al slogan de la película: "They fucked with the wrong mexican".

La película es una entretenida compilación de secuencias violentas donde no se escatima la cantidad de sangre derramada y no hay límites para lo que puede ocurrir en pantalla. Muchos otros personajes se van sumando a la trama, misma que se torna ridículamente enredada sin perder su simpleza original. Vigilantes armados, jornaleros con doble vida, un grupo de resistencia hispana que sigue la mítica figura de una guerrillera, una policia de inmigración de raíces hispanas, un cura con un pasado violento y una familia de ninfómanas son parte del mosaico cultural que adorna a Machete y la hace diferente a tantas otras películas serie b.

Tres cosas me llamaron mucho la atención. La primera, la gran cantidad de estrellas que quieren trabajar con Rodriguez. El elenco de Machete, además de los actores antes mencionados, incluye a Jessica Alba, Don Johnson, Tom Savini, Michelle Rodriguez y Cheech Marin. Dos, la fuerte carga de comentario político y social que contiene la película, pues aún cuando no es la primera vez que Rodriguez utiliza una de sus películas para comentar sobre alguna situación o hacer una declaración de principios, creo que nunca lo había hecho de una manera tan clara y directa como en Machete. Finalmente, encuentro curioso que casi nadie haya comentado sobre los créditos iniciales, donde claramente se puede leer "Dirigida por Robert Rodriguez y Ethan Maniquis".

Maniquis es colaborador de Rodriguez desde hace varios años, fungiendo sobre todo como editor de varias de sus películas, pero me llamó la atención que ahora reciba un crédito frontal como co-director, pues lo normal sería que si se hizo cargo de dirigir algunas escenas o asistió a Rodriguez más allá de sus obligaciones regulares, se le acreditase como asistente de director o director de la segunda unidad.

Ignoro hasta que punto haya sido parte del proceso creativo detrás de Machete -sobre todo tomando en cuenta la forma tan liberal en que Rodriguez le dio el mismo crédito a Frank Miller en Sin City-, pero si esto se convierte en su debut directorial no me extrañaría nada que se convierta en el responsable de algunos de los tantos proyectos que Rodriguez tiene alineados y los cuales seguramente solo producirá, tal como hizo con Predators, que dirigiese Nimrod Antal, quien, por cierto, también tiene un pequeño papel en Machete.

Resumiendo, si les gustan las b-movies y/o el trabajo de Rodriguez, Machete es una experiencia indispensable. Si no es así, bueno, supongo que los posters y avances deben haber bastado para entender que no era una película para ustedes. Altamente recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html