enero 06, 2011

Devil

M. Night Shyamalan es un director cuya carrera, en vez de ser comparada, como suele ocurrir, con una montaña rusa, simula más bien algo parecido a un descenso alpino. Tras sorprender al mundo y ver catapultada su popularidad gracias a The Sixth Sense (El Sexto Sentido) y Unbreakable (El Protegido), entregó un par de películas controvertidas y con tantos detractores como fans: Signs (Señales), y The Village (La Aldea), y siguiéndolas con una tercia de proyectos indefendibles: Lady in the Water (La Dama del Agua), The Happening (El Fin de los Tiempos) y The Last Airbender (El Último Maestro del Aire).

Evidentemente su carrera necesitaba que se tomase un respiro, diera un paso atrás, y pensara cuidadosamente su siguiente paso. Devil (La Reunión del Diablo) puede ser el inicio de ese nuevo paso, aún si no se trata de una película dirigida por el controvertido realizador de origen hindú, quien simplemente desarrollo la idea y funge como productor de la película.

Devil es la primera de lo que serán tres películas conocidas como The Night Chronicles (juego de palabras que utiliza el nombre de pila de Shyamalan para significar al mismo tiempo Crónicas Nocturnas y Crónicas de Night), proyectos concebidos por él pero puestos en manos de otros directores, y los cuales harán énfasis en la presencia de elementos mágicos y/o sobrenaturales en entornos urbanos. El elegido para dirigir esta primera entrega fue John Eric Dowdle, cuyo único trabajo conocido a la fecha es Quarantine (Cuarentena), el desabrido e innecesario remake de la excelente [REC].

Devil toma inspiración de la historia popular conocida como La Reunión del Diablo, misma que es mencionada dentro de la película y según la cual el Diablo gusta de tomar forma humana y circular por el mundo haciendo miserable la vida de los mortales mientras recolecta algunas almas. En este caso se trata de un grupo de 5 desconocidos: un vendedor, un guardia de seguridad, una mujer madura, una atractiva joven, y un hombre de apariencia desaliñada, quienes se encuentran atrapados en el elevador de un edificio de oficinas en el centro de Filadelfia y poco a poco se dan cuenta de que uno de ellos no es lo que parece, pues todo indica que el Diablo se encuentra entre ellos. La premisa es simple pero prometedora, y la mayor parte de la película cumple con las expectativas.

Los protagonistas son representados por un grupo de actores prácticamente desconocidos pero quienes ofrecen actuaciones bastante aceptables, y la dirección es puntual y ágil. Tratándose de un proyecto de bajo presupuesto (algo más de diez millones de dólares, mismos que fueron recuperados el primer fin de semana de exhibición) creo que el resultado es una entretenida película para los amantes del cine del género. Creo que la idea daba para más y me parece que Shyamalan y compañía optaron por tomar una ruta más segura al contar una historia simple de una manera ligeramente más efectista que efectiva. Habrá que ver que clase de historias componen el resto de las Night Chronicles y quienes son los directores elegidos para llevarlas a la pantalla antes de hacer un juicio sobre si Shyamalan aún tiene algo que ofrecer al cine contemporáneo o si lo suyo fue solo una efímera llamarada de creatividad.

Recomendada para quienes gustan del género o para quienes busquen un rato de entretenimiento escapista y con mínimas pretensiones.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html