enero 26, 2011

Megamind

Hace muchos años que por regla general evito ver en el cine películas dobladas al español. Lamentablemente hay ocasiones en las que esa decisión puede representar no ver algunas películas en el cine y tener que esperar hasta su aparición en DVD, sobre todo tratándose de cintas animadas. Si bien entiendo que a las distribuidoras les resulta más atractivo llenar una sala con niños -quienes casi forzosamente llevarán a sus padres- que atender a un posible público adulto, me parece que hay películas -Toy Story, Shrek- que han demostrado que existe suficiente público interesado en disfrutar las películas animadas en su idioma original.

El mayor problema que tengo con ver películas dobladas al español no es tiene que ver con que piense que el doblaje sea malo o que no tengamos una industria de doblaje capaz de hacer buen trabajo, pues ese no es el caso. Mi recelo para con las películlas dobladas en realidad tiene que ver con dos enormes problemas directamente relacionados con la industria: 1) Las malas traducciones -mismas que también se dan en el caso de las películas subtituladas-, y 2) La necedad de incluir "celebridades" locales en el doblaje simplemente con fines promocionales.

Ese parece haber sido el caso con Megamind (Megamente), donde no hay otro modo de explicar la inclusión de Ludwika Paleta y Marco Antonio Regil en el reparto de voces. Megamind es una historia de héroes y villanos con ciertos tintes de parodia/homenaje al género de superhéroes, aunque afortunadamente no llegan nunca a convertirse en la parte dominante de la historia.

Metrocity es una ciudad quede desde hace muchos años es protegida por Metro Man (Regil) el héroe más grande del mundo, quien ha dedicado su vida a detener los malévolos planes de su archienemigo, Megamente (Juan Alfonso Carralero), genio criminal quien a pesar de todo su intelecto nunca ha logrado nada. Durante la inaguración del Museo de Metro Man, Megamente secuestra a Roxanne Ritchi (Paleta), una atractiva y energética reportera de televisión a quien el público suele ligar sentimentalmente con Metro Man.

Roxanne se muestra desdeñosa de las amenazas de Megamente, pues todo indica que se trata de una rutina que se ha repetido en incontables ocasiones durante años: Megamente secuestra a Roxanne y prepara una trampa para Metro Man, éste escapa, rescata a Roxanne y lleva a Megamente a prisión. Fin. Pero esta vez no es así, pues un detalle inesperado altera el curso de eventos con un desenlace sorprendente. La trampa ha funcionado y Metro Man está muerto, dejando a Metrocity a merced de Megamente. Pero, ¿qué motiva a un villano a seguir adelante cuandocarece de metas por conquistar? ¿cómo puede un genio criminal mantenerse en forma sin un antagonista?

Habiendo decidido que hace falta un héroe que lo enfrente para poder disfrutar cometiendo fechorías, Megamente decide que si Metrocity no puede producirse un nuevo héroe, él tendrá que hacerlo por ellos. Utilizando los restos del uniforme de Metro Man para obtener muestras de ADN, Megamente planea convertir a un ciudadano promedio en alguien con poderes como los de Metro Man. Mientras trabaja en su proyecto para crear un nuevo héroe, Megamente se ve forzado a pasar un tiempo impersonando a Bernard, un empleado del museo, y bajo ese disfraz comienza una relación con Roxanne, con quien poco a poco va desarrollando un romance.

Cuando finalmente crea el suero que dará vida a un nuevo héroe, Megamente tiene que lidiar con la presión de seguirle mintriendo a Roxanne, lo que lo lleva a distanciarse de su fiel e inseparable asistente, Servil (Luis Alfonso Mendoza), y a accidentalmente darle poderes a Hal Stewart, el tonto e irresponsable camarógrafo de Roxanne, quien además siempre ha tenido un crush con ella. Megamente se dedica a entrenarlo y prepararlo para su debut como héroe, pero las cosas se salen de control y muy pronto Tighten, el presunto nuevo héroe de Metrocity, se convierte en el mayor villano que la ciudad haya enfrentado jamás. ¿Podrá la mente más grande del mundo encontrar su verdadera vocación, y demostrar al mundo que el villano si puede quedarse con la chica?

Megamind fue dirigida por Tom McGrath, quien anteriormente solo había dirigido las dos entregas de Madagascar, y parece ser que tuvo algunos problemas con el resultado final de la película, llevando a la necesidad de contratar algunos asesores entre ellos Guillermo del Toro- para reeditar la película y hacerla más emocionante y entretenida.

El resultado es una divertida película con una historia ligeramente más compleja de lo que uno esperaría y que deja la sensación de que con un poco de trabajo pudo haber llegado a ser algo digno de ser admirado y respetado. A pesar de ello cumple perfectamente como entretenimiento y puedo afirmar que se trató de una de las mejores opciones de entretenimiento durante los últimos días del 2010 y primeros del 2011.

Mi queja con las celebridades pretendiendo ser actores de doblaje se justifica una vez más al notar la abismal diferencia entre el trabajo de los "artistas" antes mencionados y el de dos auténticas leyendas del doblaje en México, Juan Alfonso Carralero y Luis Alfonso Mendoza, quienes hacen un extraordinario trabajo dando vida a Megamente y Servil, respectivamente. Para quienes llevan notas de esto, las voces originales para esta película corrían a cargo de Will Ferrell (MegaMind), Tina Fey (Roxanne Ritchi), Jonah Hill (Tighten), Brad Pitt (Metro Man) y David Cross (Servil), además de pequeñas participaciones de Ben Stiller, Justin Theroux y J.K. Simmons.

Muy recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html