enero 05, 2011

Reseña: Buried (Sepultado)

Ryan Reynolds es un actor que ha ganado prominencia en los últimos años aún si es bastante cuestionable su habilidad para seleccionar proyectos. Este 2011 pinta para ser el año que lo puede catapultar al estrellato, o bien etiquetarlo definitivamente como una celebridad y no como un actor. Supongo que por esa razón resulta particularmente apropiado que cerrase el 2010 como protagonista de una película en la que todo el peso dramático recae sobre sus hombros y su capacidad actoral. Definitivamente nunca hubiese sido mi primera opción, pero Rodrigo Cortés confió en él para protagonizar Buried (Sepultado).

Ni Cortés ni su guionista, Chris Sparling, tienen un curriculum o filmografía como para presumir, así que muy probablemente ello también influyó para que no buscasen a un actor con otra clase de credenciales. Cortés solo había dirigido una película y varios cortometrajes en su natal España, en tanto que Sparling solo tiene guiones de cortos en su historial. Y sin embargo, es su trabajo lo que levanta a Buried por encima de muchas otras producciones independientes y/o de modesto presupuesto.

La película es un despliegue de habilidad técnica que recae tanto en el montaje como en el carisma y talento de su protagonista, lo cual es afortunado, pues aún cuando pienso que Reynolds tiene bastante del primero, aún cuestiono sus alcances en lo segundo.

Paul Conroy (Reynolds) es un camionero norteamericano contratado por una de las compañías contratistas que laboran en Irak, quien despierta para hallarse encerrado en una caja de dimensiones espeluznantemente reminiscentes de un ataud. Tras una rápida inspección, Conroy confirma que está enterrado dentro de un cajón de madera y que lo único que hay en sus bolsas son un encendedor, un teléfono celular -que no es suyo-, y un par de barras luminosas. Con solo esas herramientas Conroy intenta averiguar cual es su situación y luchar para remediarla antes de que se le acabe el oxígeno.

Realmente me sorprendió el guión, pues a pesar de las limitaciones de tener un solo personaje y en un espacio tan reducido consigue explicar la situación, con todas sus complicaciones y sin ignorar los matices sociales y políticos inherentes al entorno elegido para la historia, de una manera clara e interesante. Los giros argumentales están bien planeados y realizados, además de que Cortés logra evitar la monotonía visual que uno pudiese esperar en una locación tan limitada. Lamentablemente sentí que el final estuvo un tanto acelerado y que a muchos puede molestar, pues rompe con la creciente tensión del resto de la película.

En cuanto a Reynolds, me parece que su actuación es mayormente buena a pesar de algunos desplantes que me parecieron un tanto excesivos, aunque me queda la duda sobre que tanto de éstos es culpa suya y que tanto era parte del guión o de la dirección. Como quiera que sea, creo que Buried es una interesante propuesta de un joven realizador español, quien sin duda habrá conseguido llamar la atención de estudios y productores luego del éxito obtenido por esta película.

Resumiendo, Buried es una entretenida película de suspenso que sin muchas pretensiones artísticas y/o ideológicas debiera ser del agrado de la mayoría de los espectadores. A nivel entretenimiento resulta refrescante descubrir que existen directores dispuestos a experimentar con diferentes formas de contar una historia en vez de ceñirse a las fórmulas y formatos predominantes en la industria. Recomendada para todo tipo de público.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html