febrero 06, 2011

NFL 2010: Superbowl XLV

La temporada 2010 llega a su fin esta noche cuando los Acereros de Pittsburgh enfrenten a los Empacadores de Green Bay en el Superbowl XLV. ¿Podrán los Empacadores llevar el trofeo Vince Lombardi de vuelta a casa, o serán los Acereros el primer equipo en tener una segunda dinastía de campeones? Eso es algo que descubriremos esta noche.

Los Acereros llegan luego de una campaña regular llena de altibajos, desde el impresionante inicio de temporada que tuvieron a pesar de no haber podido contar con Ben Roethlisberger en los primeros cuatro juegos, hasta algunas derrotas que crearon toda clase de dudas respecto al potencial y desempeño del equipo. En la postemporada realmente no hay nada que criticarles. En un duro juego lograron superar a los Cuervos de Baltimore para llegar hasta la final de conferencia, donde su defensiva demostró por qué esta nueva versión de la Cortina de Acero es tan temida y respetada en la liga, además de confirmar una vez más que Ben Roethlisberger es un QB que se crece ante la presión y puede realizar las jugadas necesarias para obtener el triunfo aún si sus estadísticas no son muy brillantes.


Por su parte, los Empacadores tuvieron una difícil temporada a causa de las múltiples lesiones que mermaron al equipo y pusieron a prueba la profundidad del plantel en varias posiciones. Aaron Rodgers demostró que está listo para ser considerado entre la élite de los QBs de la liga, convirtiéndose en la figura principal de una de las ofensivas más explosivas de la liga. La defensiva suele ser ignorada por público y prensa especializada porque juega a la zaga de ese ataque, pero se trata de una unidad agresiva y oportunista que ha florecido bajo las órdenes de Dom Capers a pesar de la juventud del plantel.

Sin duda el juego de hoy será emocionante y muy disputado, con ambas defensivas tratando de establecer un dominio físico sobre sus oponentes y las ofensivas intentando establecer un ataque terrestre que les permita desplegar todas sus variantes ofensivas lo más rápido posible. Los duelos por posiciones serán fundamentales, pues veremos en acción no solo a dos de las defensivas más agresivas de la liga, si no también a dos de los cuadros de receptores más explosivos y peligrosos de la liga. En teoría los Acereros cuentan con un mejor ataque terrestre, pero no hay que descontar el tándem que los Empacadores descubrieron en la postemporada con Khun y Starks.

Cualquiera de los dos equipos que consiga la victoria será sin duda un digno campeón, aunque personalmente me inclino a pensar que la energía detrás de los Empacadores bastará para poder superar a la experiencia de los Acereros, llevando de vuelta el campeonato a Green Bay y permitiendo que Aaron Rodgers se sacuda de encima de una vez por todas la sombra del legendario Brett Favre.

Sea como sea, debiera ser un gran juego. Disfrútenlo.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html