agosto 23, 2011

Reseña: Mystery Men

Luego de ver Green Lantern me sentí necesitado de otra película de superhéroes para liberar un poco de la frustración que aquella me hizo sentir. Un comentario de mi hermano sobre una de las muchas escenas poco afortunadas de la película me recordó Mystery Men (Hombres Misteriosos), una película de 1999 vagamente basada en el comic del mismo título creado y realizado por Bob Burden.

Esto fue antes de que adaptar historias de comic al cine fuese una empresa tan exitosa como lo es en la actualidad, y se trata de una película considerada como un fracaso financiero durante su exhibición en salas, habiendo recaudado en los Estados Unidos apenas la mitad de sus costos de producción (algo en común con Green Lantern). Sin embargo, con el paso del tiempo se ha convertido prácticamente en una película de culto, y es altamente estimada por los aficionados a los comics y al género de superhéroes.

Mr Furious (Ben Stiller), The Shoveler (William H. Macy) y The Blue Rajah (Hank Azaria) son tres bienintencionados aunque ineptos superhéroes. Habitantes de Champion City, tienen que lidiar con las burlas y las constantes comparaciones con el Captain Amazing (Greg Kinnear), el popular y aclamado protector de la ciudad.

Sin embargo, las cosas tampoco son fáciles para el Captain Amazing, quien ha tenido algunos problemas para mantener contentos a sus patrocinadores, a quienes parece estar perdiendo aún a pesar de los esfuerzos de su agente (Ricky Jay).

De hecho, su situación es tan mala que el héroe decide hacer uso de sus contactos e influencias -al igual que los de su identidad secreta- para conseguir lo impensable: liberar a Casanova Frankenstein (Geoffrey Rush), el más peligroso criminal que jamás haya amenazado a Champion City, y quien lleva años recluido en un manicomio a las afueras de la ciudad.

Aparentemente Amazing está convencido de que revivir su rivalidad con su antiguo archi-enemigo es la mejor manera de volver a atraer la atención de los medios y, por tanto, de nuevos patrocinadores.

Sin embargo, su plan le estalla en la cara cuando cae en una trampa preparada por Frankenstein, quien tiene sus propios planes ahora que ha recuperado su libertad, y ninguno de ellos incluye el bienestar de Champion City, sus habitantes, o sus protectores.

Ante la desaparición de Amazing, el menospreciado trío de héroes decide reclutar nuevos miembros en espera de poder rescatar al campeón de la ciudad de las garras del villano antes de que sea demasiado tarde. Tras una agotadora e infructuosa sesión de entrevistas, el grupo es recompensado con algunos nuevos integrantes: The Spleen (Paul Reubens), Invisible Boy (Kel Mitchell) y Baby Bowler (Janeane Garofalo), y el misterioso The Sphinx (Wes Studi).

Equipados con nuevos uniformes y contando además con inusuales armas desarrolladas por el excéntrico Dr. Heller (Tom Waits), el peculiar grupo se lanza a buscar su destino.

Sería un error pensar que la película es perfecta o que carece de problemas. De hecho, la historia no tiene un ritmo constante y el trabajo de cámaras pone de manifiesto la inexperiencia de Kinka Usher, un director de comerciales para televisión y quien, por cierto, nunca volvió a dirigir cine. Afortunadamente para él y su guionista, ambos estaban rodeados de mucha gente talentosa.

La mayoría de los diálogos fueron improvisados por los actores, y ello ayudó a dotar a cada personaje de una personalidad propia, además de desarrollar sus relaciones de una manera más orgánica. El diseño de producción es simplemente hermoso, creando una ciudad a la vez fantástica y creíble que sirviese como escenario para contar la historia de estos peculiares personajes.

El resultado es una entretenida película, realizada con más corazón que cerebro pero suficientemente inteligente como para mantener la atención del espectador. Si alguna vez han sido aficionados a los superhéroes, no hay forma de que no se diviertan con esta inusual parodia, la cual está llena de gags y referencias que seguramente harán las delicias de los entusiastas del género. Si nunca han leído comics es muy probable que no puedan apreciar la mayor parte del humor de la película, lo que seguramente les haría detestarla.

Bastante recomendada, pero con las reservas expresadas en el párrafo anterior.

Por cierto, ojo a los cameos de Michael Bay y Cee-Lo Green.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html