septiembre 30, 2011

Reseña: Anansi Boys

Anansi Boys era una lectura que traía pendiente de bastante tiempo atrás y las razones son tan curiosas como caprichosas. Desde que apareció Neverwhere, primera novela de Neil Gaiman, misma que era una adaptación de la trama de una serie de TV que el autor desarrolló para la BBC, hace ya más de quince años, decidí que compraría las novelas y trabajos de prosa de Gaiman, siempre que fuese posible, en su primera edición en pasta dura.

Esto no era tarea fácil al vivir en un país donde el inglés no es el idioma nativo y que no se caracteriza por ser un mercado importante para escritores y editoriales extranjeras. La manera más práctica de conseguir estos libros era encargándolos a través de la tienda de comics que se encargaba de satisfacer el resto de mis necesidades de lectura, pues al ser Gaiman un reconocido autor en ese medio, sus libros siempre aparecían en el catálogo del distribuidor.

Lamentablemente mi tienda favorita tuvo algunos problemas económicos y administrativos que afectaron la calidad en el servicio y acabaron con su status de proveedor confiable, y la tienda que elegí para reemplazarla me ofrecía un muy buen servicio con los comics pero no tanto con los libros. Este periodo de transición de proveedor coincidió con la aparición de Anansi Boys y pensé que tendría que conformarme con una edición diferente, pues ni siquiera a través de un amigo que viajó a los Estados Unidos unos meses más tarde -tal como lo comenté aquí- pude hacerme con una copia.

Hace unos meses, mientras armaba un pedido de libros que encargaría desde Amazon, me acordé que había ido posponiendo su compra, así que lo agregué. La sorpresa me la llevé cuando lo recibí y por pura curiosidad revisé la indicia para descubrir que se trataba, al igual que con todos mis libros anteriores de Gaiman, de la primera edición americana, hecho que me sorprendió pues han pasado más de cinco años desde su publicación.

Normalmente se considera a este libro como un derivado de American Gods -aquí pueden leer mis comentarios de ese libro-, aunque no me parece del todo cierto. Anansi era un personaje secundario en aquel libro, donde le llamaban Mr. Nancy y, como su nombre lo indica, Anansi Boys (Los Hijos de Anansi en su edición española), trata sobre sus hijos, sin hacer mención alguna a eventos o personajes aparecidos en American Gods.

Charlie Nancy es un tímido empleado contable en una agencia de representación artística de Londres. A pesar de no ser obeso, Charlie nunca se ha podido quitar de encima el mote de Fat Charlie, apodo que su padre le puso durante su rechoncha infancia, cuando vivían juntos en Florida. Charlie está comprometido para casarse y su novia intenta convencerlo de invite a su padre, a quien no ve desde que sus padres se separaron y él se fue a vivir a Londres con su madre.

Cuando finalmente se decide a contactar a una vieja vecina para localizar a su padre, es sorprendido con la noticia de que su padre acaba de fallecer y lo están esperando para el servicio fúnebre, a realizarse al día sigueinte. Charlie vuela a América y asiste al funeral, siendo después acorralado por las antiguas amigas de su madre, quienes lo llevan a su antigua casa. Ahí, sin previo aviso, una de ellas le informa que tiene un hermano.

Charlie se rehúsa a aceptarlo, pues no lo recuerda y cree que es algo que nunca olvidaría, pero la mujer insiste, añadiendo que su hermano, Spider, es alguien especial, como lo era su padre, y que si algún día quiere conocerlo lo único que necesita hacer es decírselo a una araña y que ésta entregará el mensaje. Charlie desecha esta información como meras supersticiones de su amable pero senil vecina y regresa a casa. Semanas más tarde, tras una tensa cena con su futura suegra, Charlie está un poco borracho y al volver a casa encuentra una araña, a la que le dice que informe a su hermano que le gustaría conocerlo y que va siendo tiempo que le pague una visita.

Al día siguiente Charlie recibe una visita de Spider, quien innegablemente es su hermano, pues son idénticos. Excepto, claro, por el hecho de que Spider es esbelto y atractivo, se comporta con soltura y naturalidad en cualquier entorno, y es profundamente extrovertido y caprichoso. O sea que no se parecen en nada. A Spider le toma apenas unas horas poner de cabeza la vida de Charlie, llevándoselo de fiesta, suplantándolo en el trabajo y, lo peor de todo usurpando su lugar en una cita con su novia.


Charlie intenta de todo para regresar las cosas a la normalidad, pero es imposible, Spider siempre obtiene lo que quiere. Pronto Charlie se ve confrontado con la verdad: su padre, el Sr. Nancy, era en realidad Anansi, el Dios Araña, dueño y protagonista de todas las historias. Y Spider parece haber heredado todos sus dones y poderes. La clase de compromisos a que Charlie accederá para sacar a Spider de su vida alterarán las vidas de ambos para siempre.

Anansi Boys es una divertida novela de fantasía para todas las edades y representa un fácil punto de entrada para cualquier lector con curiosidad por el trabajo de Gaiman, quien es desde hace mucho uno de mis autores favoritos y no me canso de recomendarlo. Realmente no veo mucho caso en explayarme elogiando la novela o la forma en que está escrita, pues me arriesgo a repetir todo lo que he dicho antes sobre el trabajo de este excelente autor, quien, por cierto, vendió recientemente los derechos de American Gods a HBO, canal que parece haber encontrado un público para la fantasía adulta con su excelente adaptación de A Game of Thrones.

Solo me resta comentar que la edición en español de esta novela puede ser hallada con bastante facilidad -al menos en la Ciudad de México- y a muy buen precio, pues constantemente se le encuentra en las mesas de ofertas de librerías y supermercados, además de en los stands de libros que hay en algunas estaciones del metro.

Lectura ampliamente recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html