octubre 12, 2011

Reseña: Fright Night

La más reciente entrega de la constante oleada de remakes producidos en estos días en Hollywood es Fright Night. Basada en la cinta del mismo título de 1985 escrita y dirigida por Tom Holland. Holland era un actor y guionista con poca experiencia, quien debutó como director con Fright Night, la cual se convirtió en un inmediato éxito de culto y a la fecha es frecuentemente citada entre las mejores películas de vampiros de todos los tiempos.

Lamentablemente para Holland, la cinta representó también el punto más alto de su carrera, pues después de ella solo dirigió Child's Play (Chucky, el Muñeco Diabólico) y después se dedicó mayormente a trabajar en televisión, sobre todo en películas y series del género, destacando particularmente algunos episodios de Tales from the Crypt (Cuentos de la Cripta).

Para el remake el estudio parece haber pensado en intentar aproximarse a la inversa, seleccionando para dirigir el proyecto a Craig Gillespie, un director cuya experiencia se limita a algunas películas de TV, una serie de mediano éxito (The United States of Tara) y una  sola incursión en el cine (Mr. Woodcock - Adivina con Quien Salgo).

Charley Brewster (Anton Yelchin) es un estudiante de último año de preparatoria con un pasado geek que preferiría olvidar, y ¿por qué no? Se junta con los muchachos cool de su clase y sale con la bellísima Amy (Imogen Poots), así que no existe razón alguna por la cual desearía volver a sus épocas de cosplaying, comics y juegos de rol con su antiguo mejor amigo Ed (Christopher Mintz-Plasse), quien resiente su abandono.

Por eso cuando Ed se le acerca para advertirle que Jerry (Colin Farrell), su nuevo vecino, es un vampiro, la primera reacción de Charley es ignorarlo. Sin embargo, tras la desaparición de Ed, Charley visita su casa en busca de pistas, y se convence de que su vecino oculta algo. Un poco de espionaje doméstico confirma a Charley las sopechas de Ed, y ahora su problema será convencer a su madre (Toni Collette) y a Amy, de que corren peligro mientras Jerry esté cerca.

La película toma la historia central de la versión original y hace un buen trabajo adaptándola al presente. El personaje de Peter Vincent (David Tennant) es transformado en algo completamente diferente a lo que Roddy McDowall había hecho con él y se convierte en uno de los elementos más interesantes y entretenidos de esta nueva versión gracias al trabajo del popular actor británico.

La película sufre un poco a causa del ritmo del primer tercio, que resulta demasiado lento para lo que se supone es una comedia de horror, pero afortunadamente va tomando vuelo hasta llegar al desenlace, mismo que alcanza satisfactoriamente aunque con algunos tropiezos. Lo mejor de la película son las actuaciones de los actores más veteranos en el elenco, con Toni Collette a su acostumbrado nivel, y Tennant y Farrell masticando escenas y devorando a sus co-estelares en cada una de sus escenas.

El elenco juvenil tiene una capacidad probada, pero no se les da suficiente material como para desarrollar a sus personajes y eso afecta su desempeño. Mintz-Plasse tiene demasiada poca exposición como para que la audiencia se preocupe por el personaje, lo que me parece una verdadera lástima, tanto por el actor como por la figura de Ed, tan importante en la versión original.

Tal vez un director más capaz o al menos con mayor experiencia hubiese ayudado a corregir algunos de los problemas de la película, pero tal como está tampoco molesta a casi nadie en el público.

A fin de cuentas, Fright Night es un pasable remake de una gran película que no debiera ofender ni a los más recalcitrantes fans de la original. Aún así, si nunca han visto la versión de Holland, es algo que se deben a si mismos, pues aún si el remake no es malo, la original es infinitamente superior. Recomendada para pasar un rato agradable y entretenido siempre y cuando no esperen algo memorable. Para eso remítanse a la original.

Recomendada, pero con algunas reservas.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html