febrero 29, 2012

Reseña: The Girl with the Dragon Tattoo (La Chica del Dragón Tatuado)

No es ningún secreto que soy fan del trabajo de David Fincher, a quien considero uno de los mejores directores trabajando en la actualidad, y quien me parece es el realizador técnicamente más capacitado en todo Hollywood.

Cuando se anunció que este director sería el encargado de realizar una adaptación hollywoodense de The Girl With the Dragon Tattoo (La Chica con el Tatuaje de Dragón), me puso en un aprieto. No he leído los libros de Stieg Larsson porque me han sido recomendados solo por gente que acostumbra leer y disfrutar libros que normalmente evito, y si bien tenía intención de ver la película sueca de hace un par de años que se basó en el mismo libro, ésta tuvo un paso fugaz por la cartelera mexicana -con el horrible título de Los Hombres que no Amaban a las Mujeres-, y no tuve oportunidad de verla.

El DVD apareció hasta después de que se anunció la versión de Fincher, aclarando que no era un remake, si no una nueva adaptación de la novela. Siendo ese el caso, opté por esperar y ver primero la versión de Fincher. No sé que tan buena será la versión europea, pero debo empezar por decir que la americana me encantó.

Mikael Blomkvist (Daniel Craig) es un periodista noruego acusado de difamación tras publicar una serie de artículos acerca de un importante industrial noruego. El escándalo resultante pone en riesgo la supervivencia de Millenium, revista de la que es co-editor y en la cual publicó los artículos en cuestión. Mientras considera el curso de acción a seguir, recibe una invitación de un acaudalado empresario que vive al norte del país para visitarlo y discutir una oferta de trabajo.

Henrik Vanger (Christopher Plummer) es un hombre de avanzada edad, patriarca de uno de los emporios industriales más grandes del país, y quien desea resolver un caso que lo ha atormentado durante cuarenta años: La desaparición de una de sus sobrinas de la isla donde habita la mayor parte de su familia. Vanger desea que Blomkvist revise la investigación original y trate de descubrir que fue lo que ocurrió aquella tarde cuatro décadas atrás.

A cambio de que acepte realizar la investigación, Vanger  y su sobrino Martin (Stellan Skarsgård) ofrecen al periodista acceso a información sobre las actividades del empresario que lo demandó, con la posibilidad de encontrar pruebas de que le tendieron una trampa. Blomkvist acepta y se muda a la isla para revisar los expedientes, abandonando Millenium pese a las protestas de su co-editora, Erika Berger (Robin Wright), quien es también su amante.

Conforme va descubriendo datos sobre el posible destino de la joven desaparecida, Blomkvist se convence de que si hay información ignorada en su momento por las autoridades y de que necesitará la asistencia de un investigador profesional para hacer avances serios. Cuando solicita autorización a Dirch Frode (Steven Berkoff) para contratar uno, éste le recomienda contactar a la inusual investigadora que ellos mismos utilizaron para investigarlo a él antes de ofrecerle el trabajo.

Rebasada su molestia inicial ante la revelación, Blomkvist solicita una copia del reporte sobre él y se convence de que Lisbeth Salander (Rooney Mara), es la persona indicada para el trabajo. Tras convencerla de aceptar colaborar con él, Blomkvist y Lisbeth empiezan a desenredar una telaraña de intrigas, corrupción y secretos familiares en busca de un asesino serial y poniendo, aún sin saberlo, sus vidas en peligro.

El ritmo narrativo de la película es implacable, alternando de manera inteligente acción y suspenso, creando una atmósfera oscura y tensa en la isla, donde Blomkvist y Lisbeth tienen que moverse entre extraños y casi incomunicados del resto del mundo, mientras siguen la pista de un asesino que pudiera ser un miembro de la familia o algún asociado cercano que a su vez esté al pendiente de todos sus pasos.

Una sub-trama explora parte del pasado de Lisbeth y muestra algunos de los conflictos en su vida, ayudando a redondear uno de los personajes más complejos e interesantes de los últimos tiempos de mano de una asombrosa interpretación de Rooney Mara, quien anteriormente a este trabajo no había tenido oportunidad de mostrarse como actriz con algún papel interesante.

The Girl with the Dragon Tattoo es una película inteligente y muy bien realizada que, por los temas que trata y la forma cruda y directa en que los aborda puede incomodar a algunas personas, pero sin duda es de lo mejor que produjo Hollywood el año pasado y cualquier amante del cine o las buenas historias debiera darse la oportunidad de verla, pues vale mucho la pena.

Altamente recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html