marzo 09, 2012

Reseña: A Clash of Kings, de George R R Martin

Hace ya un par de años que leí y comenté aquí A Game of Thrones, primera novela de la saga A Song of Ice and Fire, de George R.R. Martin, cuando en aquel entonces se comentaba insistentemente sobre el riesgo tomado por HBO al adquirir los derechos de la saga para adaptarla como serie para televisión y ordenar la producción de un piloto. Hoy sabemos que fue un acierto, que existe un mercado para la fantasía épica en la televisión de paga, y que HBO puede producir material de calidad sin tener que preocuparse demasiado sobre "riesgos".

De hecho, fue la aprobación de ese piloto lo que me decidió a buscar los libros, pues aún cuando sabía de su existencia y sentía mucha curiosidad, la dificultad que representaba el hallar los entonces cuatro volúmenes publicados, además del tamaño de cada uno de ellos, me habían hecho postergarlo en repetidas ocasiones.

La posible existencia de una serie de tv lo cambió todo. Sabía que eventualmente vería la serie y que me gustase o no me iba a estar recriminando constantemente el no haber leído antes el material de origen. Quienes tengan tiempo siguiendo mi blog sabrán que suelo hacer lo mismo cuando se trata de películas: Si le puedo echar mano al libro antes de verlas, mejor.

Si han visto la serie -épica y gloriosa, en mi no tan humilde opinión- o hayan leído el primer libro, pueden hacerse una idea de lo que hallarán en las páginas de A Clash of Kings, pues se trata de una secuela directa y toma la historia justo donde se quedó al final de A Game of Thrones. El rey está muerto, y los siete reinos de Westeros enfrentan la posibilidad de una guerra a gran escala cuando nadie quiere reconocer el derecho de Geoffrey al Trono de Hierro.

Stannis y Renly Baratheon, hermanos del difunto Robert, se proclaman cada quien por su cuenta como reyes, y empiezan a reunir a sus ejércitos para reclamar su derecho al trono, al tiempo que los Lannister reúnen a todos sus señores leales y se preparan para defender la corona de Geoffrey en medio de rumores de incesto y bastardos.

Mientras tanto, los señores del norte, al sentirse traicionados por el asesinato de Lord Eddard Stark, se declaran en rebeldía y proclaman a Robb Stark como Rey en el Norte, y reúnen sus ejércitos, contando además con el apoyo de los señores del tridente, quienes por el parentesco con Lady Catelyn, la madre de Robb, sienten que es a él a quien deben lealtad.

Las intrigas y traiciones están a la orden del día, y mientras Westeros se divide y enfranca en una cruenta lucha entre reyes, sin sospechar que Daenerys Targaryen se prepara para regresar a Westeros a reclamar el trono que por derecho le pertenece. Hay quienes hablan de que la vieja magia parece estar despertando por todos los reinos, pero nadie se lo explica, sin saber que por primera vez en mucho tiempo hay dragones vivos.

Si todas estas intrigas no fuesen suficientes, la Guardia del Norte ha encontrado evidencia de que el Muro podría ser asediado por primera vez en varios siglos, siendo además testigos de primera mano del regreso de la magia. Los lobos de los Stark están muy ligados a este despertar de la magia y sin duda tendrán un importante papel en lo que está por venir, así que más vale que sus dueños y compañeros estén preparados, pues solo una cosa es cierta: Ya viene el invierno.

Uno de mis personajes favoritos tanto de la primera novela como de la serie de TV es Tyrion Lannister, por lo cual me encantó descubrir lo mucho que crece y se desarrolla el personaje en esta entrega. Si, como yo, son fans del retorcido pero brillante enano, sin duda disfrutarán mucho este libro. Concluida esta lectura me encuentro nuevamente preparado para su adaptación en TV como la segunda temporada de A Game of Thrones, pero les puedo asegurar que no hay forma en el mundo que pueda volver a dejar pasar dos años antes de leer la siguiente entrega de la saga.

Lectura ampliamente recomendada, sobre todo si les está gustando la serie de HBO.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html