julio 19, 2012

Reseña: El Puente de los Asesinos, de Arturo Pérez-Reverte

La saga de Las Aventuras del Capitán Alatriste es una de las series literarias más exitosas en la actualidad, sobre todo en lo que se refiere a literatura en lengua hispana se refiere, y es fácil entender porque. Su autor, Arturo Pérez-Reverte, es uno de los más reconocidos y premiados de la literatura española y gozaba de gran éxito antes de la aparición de esta serie gracias a libros como El Maestro de Esgrima, El Club Dumas, La Tabla de Flandes, o Territorio Comanche.

Esta serie se caracteriza por el balance en sus historias, pues además de intriga y aventuras, se encuentran en ellas toda clase de referencias históricas, con un estilo narrativo ágil y muy ameno, que no solo entretiene, si no que además educa, describiendo a detalle situaciones y costumbres de la época, creando un vívido retrato de la España del siglo XVII.

El séptimo volumen de la saga, El Puente de los Asesinos, se publicó el año pasado, convirtiéndose de inmediato en un éxito de ventas. De acuerdo con los planes del autor, solo restan dos entregas más para completar la saga, y poco a poco se siente como se va acercando ésta a su final.

Diego Alatriste, estacionado en Nápoles, recibe el llamado de su viejo amigo, el escritor y poeta Francisco de Quevedo, quien lo pone en contacto con oficiales del gobierno español, quienes desean enviarlo en una misión a llevarse a cabo en la ciudad de Venecia.

El plan consiste en infiltrar un grupo de soldados españoles para causar caos en la ciudad y, aprovechando la confusión, asesinar al dogo de la ciudad durante la misa de Navidad a fin de poder establecer un gobierno más favorable y cooperativo para los intereses españoles.

Alatriste recluta a algunos hombres de su confianza, como Sebastián Copons, el moro Gurriato, y su inseparable compañero, Iñigo Balboa. La misión es peligrosa y complicada, y se vuelva aún más todavía cuando Alatriste se entera que habrá de colaborar con su viejo rival, Gualterio Malatesta, con quien se ve forzado a hacer una tregua. Cuando su misión se ve comprometida, la supervivencia de ambos hombres puede depender del otro, resultando en una tensa situación que no puede acabar bien de modo alguno.

En este tomo Pérez-Reverte sigue haciendo referencias a la muerte de su protagonista, agregando cada vez más detalles acerca del lugar y las circunstancias en que esta se dará. Afortunadamente su historia es tan envolvente y está tan bien contada, que eso no se convierte en una distracción, quedando simplemente como una pieza más del misterio que seguramente veremos resuelto al aparecer el noveno y último libro.

Sin duda esta es una de mis entregas favoritas en la serie, y puede ser que se deba a la forma en que está narrada la historia, haciendo menos énfasis en el papel de Alatriste como mentor y figura paterna de Iñigo y más en su papel de soldado y espada a sueldo, revelando nuevas capas de su personalidad ahora que ya no trata al muchacho como a un niño, si no como a un igual. Sumando a lo anterior el hecho de que la historia tiene un cierto gusto a historia de intriga y espionaje, creo que es fácil de entender por qué se trata de mi favorita, hasta ahora, de una serie que en general he disfrutado bastante.

Lectura ampliamente recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html