agosto 25, 2013

La Muerte de Superman: A veinte años de su publicación, tan mala como la primera vez

Después de atestiguar el amor mostrado a Jon Bogdanove durante su reciente visita a México, y tras ver como todo mundo llevaba sus copias de La Muerte de Superman a firmar, con historias de lo mucho que representaba para ellos y cómo la seguían disfrutando veinte años después de su publicación, empecé a dudar de mis recuerdos. Porque han de saber que nunca me gustó la historia.

Hace varios años regalé mis copias de estos cómics junto con todo lo que tenía de sus secuelas, principalmente porque me parecía que no era una buena historia, y probablemente jamás la releería. Ahora me preguntaba si no habría pecado de soberbia o pasado por una etapa en que me sentía demasiado "maduro" para disfrutar historias simples de superhéroes, y necesitaba salir de la duda. Encontré la copia de la edición de Vid que le regalé a mi hermano y decidí releerla. No, no estaba equivocado. Realmente es una historia bastante mala.

Toda la saga de Doomsday apesta a improvisación, aun cuando hay evidencias de que Mike Carlin coordinó el trabajo de sus equipos creativos con varios meses de anticipación, y sin embargo, la historia simplemente no funciona. Podrán decir lo que quieran, pero no hay forma de que puedan convencerme de que se trata de una historia bien contada. La estela de destrucción que Doomsday deja a su paso se siente apresurada y vacía, y la larguísima secuencia de la pelea final carece de toda la emoción que debiera rezumar.

Lo que debería haber sido un final emotivo, se siente frío y sin corazón, y aun así hay mucha gente que piensa lo contrario. Entiendo que se trate de un cómic con un valor especial para aquellos que en él tuvieron su primer acercamiento a la narrativa secuencial, o para quienes tengan recuerdos personales ligados a esta historia que le den algún valor más allá de su contenido, pero la verdad es que no es un cómic que me interese reintegrar a mi colección bajo ninguna circunstancia.

No pensaba ni siquiera escribir este texto, porque pensaba que sería sólo volver a caer en un debate acerca del valor narrativo de una historia contra el impacto mediático, discutir otra vez acerca del valor del comic como arte popular o como entretenimiento en contraposición contra el hecho de que para las grandes editoriales es más importante vender copias que contar historias, y no estaba seguro de estar de humor para hacerlo. Hasta que me encontré con este video de Harlan Ellison en su recientemente creado Canal Oficial en YouTube.


Con su peculiar estilo, Ellison no sólo critica la decisión de "matar" a Superman, si no que aprovecha para explicar por qué la especulación en nuestros días es una idiotez, y lo hace en unos cuantos segundos. Por otro lado, sólo para aclarar que puedo disfrutar historias simples de superhéroes, y para ejemplificar porque considero que La Muerte de Superman es una historia mal contada, un par de ejemplos, bastante relacionados.

El primero, la muerte de Superman, tal como la concibió su co-creador, Jerry Siegel. Publicada en Superman #149, en 1961 e ilustrada por Curt Swan y Sheldon Moldoff, en ella se cuenta como Lex Luthor, en prisión, decide reformarse y hacer algo para compensar por sus años de maldad, y encuentra una cura para el cáncer, ganándose la admiración y agradecimiento de todo el mundo, a grado tal que Superman mismo decide testificar a su favor para que sea exonerado y puesto en libertad.

Tras negarse a ayudar a otros criminales a matar a Superman, Luthor es víctima de atentados, lo que lleva a Superman a darle un reloj como el de Jimmy para usar en casos de emergencia. Eventualmente, Superman construye un laboratorio orbital para que Luthor pueda trabajar en bien de la humanidad sin preocuparse por su seguridad.

Un día Superman recibe una alerta del reloj de Luthor, y acude en su ayuda, sólo para caer en una mortífera trampa con rayos de kriptonita. Además, el villano secuestra a Jimmy, Lois y Perry para que sean testigos de su victoria final. Con Superman muerto, Luthor regresa a la Tierra y se reintegra al bajo mundo criminal, quienes habían fingido los atentados en su contra como parte de su maquiavélico plan. Entonces aparece en escena Supergirl, que en ese entonces llevaba una existencia secreta, sirviendo como el arma de emergencia de su primo.

Tras aprehender a Luthor, lo encoge y traslada a Kandor, a fin de que sea juzgado por kriptonianos por el crimen de haber asesinado a uno de los suyos, y es condenado a pasar la eternidad en la Zona Fantasma. Supergirl entonces asume las responsabilidades de Superman, protegiendo al mundo con la ayuda del fiel Krypto. Se trata de una "historia imaginaria", pero sin duda es superior a lo hecho por Carlin y compañía más de treinta años más tarde. La historia fue republicada en 1979 en el DC Comics Digest #1, y también en la colección The Greatest Superman Stories Ever Told, donde les aseguro que la versión de 1992 no tendría cabida.

La otra historia causará extrañeza, pues se trata de un autor al que todo mundo parece detestar: Brian Michael Bendis. Bendis ha tenido una larga estancia como escritor de la versión Ultimate de Spider-Man, y hace un par de años fue el responsable de matar al Peter Parker de esa continuidad, en una historia que se caracteriza por rebosar de la emotividad y sentimiento de los que carece la Muerte de Superman. Y la considero así a pesar de estar ilustrada por Mark Bagley, uno de mis artistas menos favoritos, y no sólo cuando se trata de spider-Man.

Muchos tienden a menospreciar este cómic por tratarse de una historia de una "continuidad alterna", y por tanto sin validez alguna en el Universo Marvel regular, también conocido como Tierra 616, pero eso no cambia el hecho de que se trata de una historia bien contada, con desarrollo de personajes y con toda la carga emocional que uno espera en una historia acerca de la muerte de alguien.

Por otro lado, el argumento de que no cuenta porque no se da en la continuidad oficial no aplica si hablamos de Dying Wish, historia publicada en las páginas de The Amazing Spider-Man en los números 698 al 700, la cual culmina con la muerte de Peter Parker en el Universo Marvel regular, pero eso es algo que comentaré en otra ocasión, pues apuesto a que bastante molestia ocasionará este texto entre los fans de La Muerte de Superman como para todavía sumarles a los fans del único y original Peter Parker, quienes siguen esperando la oportunidad de linchar al talentoso Dan Slott.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html