septiembre 10, 2007

Reseña: Peeps, de Scott Westerfeld

Este es otro libro leído gracias a la cortesía y generosidad de Santiago, quien me lo prestó antes de salir de viaje.

Peeps es una novela de Scott Westerfeld publicada en el 2005 que podría ser descrita como una historia de vampiros, como una historia de ciencia ficción, o como ambos. Estaba tratando de resumir en pocas palabras la idea detrás de la historia, pero cada vez que empezaba terminaba incluyendo un spoiler o parafraseando el texto de la contraportada, así que para evitar seguir haciéndolo mejor les dejo la traducción de ésta última:
Hace un año Cal Thompson era nuevo en la ciudad de Nueva York y estaba más interesado en conocer chicas que en asistir a sus clases de biología en la universidad, hasta que pasó una noche con una misteriosa mujer llamada Morgan. Ahora, la biología se ha convertido, literalmente, en la vida de Cal. Cal fue infectado por un parásito que tiene un horrendo efecto en su huesped. Una vez que eres parasitario positivo, o "peep", empiezas a detestar la luz del sol, desarrollas fuerza y sentidos superhumanos, formas un extraño lazo con las ratas, y empiezas a sentir necesidad de sangre - sangre humana.
Cal no es un peep completamente desarrollado, sino un portador: infectado pero sano, capaz de controlar sus necesidades. Su tragedia es que nunca podrá estar con una chica otra vez, pues incluso un simple beso podría transformarla en un peep. Así que Cal ocupa todo su tiempo y energía trabajando para una organización secreta que se dedica a rastrear peeps en los lugares oscuros de la ciudad, pero cuando una investigación lo pone al lado de una hermosa mujer llamada Lace, la determinación de Cal de vivir su vida en soledad será puesta a prueba.
Westerfeld goza de cierto reconocimiento como autor de libros "para jóvenes adultos" (como detesto ese término, creado únicamente como medio de encasillamiento para algunos autores), y tras leer este libro es fácil entender porque. Su narrativa es clara y dinámica, aportando solo los detalles necesarios para contar la historia de sus personajes sin preocuparse demasiado por construir una historia previa o detalles que harían su trabajo más completo y complejo.

Sus personajes muestran aficiones y hábitos que permiten al lector identificarse fácilmente con ellos, y su historia, pese a lidiar con uno de los temas más explotados y sobre-expuestos, vampiros, tiene suficientes elementos inusuales como para resultar original. Por ejemplo, intercalados con la historia hay breves capítulos dedicados a explicar los hábitos de infección y propagación de diversos parásitos reales, con descripciones lo suficientemente detalladas como para provocar comezón y desconfianza hacia el entorno en más de un lector.

Tal vez la parte de su trabajo, al menos en esta novela, que hace que se le identifique como autor especializado en un público adolescente y post-adolescente sea la permanente sensación de estar leyendo una historia de superhéroes. O tal vez ese sea solo yo proyectando algunos de mis hábitos de lectura, no lo sé. En todo caso, Peeps resulta una lectura ampliamente recomendada para quienes gustan de la ciencia ficción, los vampiros, los superhéroes, o simplemente de una buena historia narrada de manera ligera. Ahora solo me resta tratar de hacerme con una copia de The Last Days, la secuela de este libro.

Por cierto, Westerfeld tiene un sitio web dedicado a cubrir su trabajo y sus actividades en torno al mismo, el cual incluye un blog con actualizaciones frecuentes.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html