abril 26, 2018

Alien Day

En mayo de 1979 las audiencias de cines se encontraron con una película de horror y ciencia ficción que habría de dejar huella en ambos géneros: Alien. Desde hace un par de años se celebra el 26 de abril como el Alien Day, con el que 20th Century Fox y los fans de los xenomorfos celebran a esta popular franquicia. La fecha fue elegida como alusión a la locación de la película donde se desencadena la trama, la luna o planetoide LV-426, e inicio en 2015 como un evento organizado por los fans que a partir del año siguiente adquirió caracter de oficial con todo el apoyo del estudio y sus licenciantes.

La cinta fue escrita por Dan O'Bannon y dirigida por Ridley Scott, y cuenta la historia del Nostromo, un carguero espacial comercial en viaje de regreso a la Tierra. La tripulación, que viaja en animación suspendida, es despertada para atender una llamada de auxilio. Los mensajes incluyen una advertencia para que no aterricen en el planetoide donde se originó el llamado, pero ésta es ignorada. Como consecuencia, la tripulación del Nostromo entra en contacto con una extraña forma de vida que llevan a bordo de la nave. Cuando la criatura empieza a crecer, se desata el horror a bordo de la nave, un claustrofóbico espacio en que los tripulantes deben intentar sobrevivir al letal depredador que los acecha.

De entre las múltiples cintas que componen la franquicia, me parece que esa primera entrega, en su momento conocida en México como 'El Octavo Pasajero', en alusión a que la tripulación del Nostromo estaba compuesta por siete individuos, sigue siendo la mejor de la serie. Su asombrosa mezcla de horror, suspenso y ciencia ficción, combinado con una estética que parece sacada de las páginas de la Metal Hurlant es tan efectiva hoy como hace casi 40 años.

Sin duda el aspecto visual fue fundamental para el éxito de la película, destacando el trabajo del ilustrador suizo H.R. Giger en el diseño de la criatura en sus distintas etapas de desarrollo y los entornos alienígenas mostrados en la cinta. Moebius fue brevemente parte del equipo de diseño de producción, y tal vez su influencia sea más notoria en la apariencia de los trajes espaciales de la tripulación. Otros artistas que colaboraron con arte conceptual fueron Rob Cobb y Chris Foss.

En 1986 apareció una secuela, Aliens, para la que James Cameron tomó algunos elementos de la original y los usó para hacer su propia versión de Starship Troopers, concentrándose más en la acción y suspenso y dejando de lado todos los elementos de horror. A pesar de que se trata de una buena película, no logra capturar la oscura esencia de su predecesora ni duplicar el poderoso impacto y trascendencia de aquella. Aún así, resulta la favorita de muchos fans, probablemente debido a la preferencia de Cameron de moverse en territorio conocido y apelar a elementos genéricos pero populares dentro de la ciencia ficción.


Desde entonces la franquicia ha dado tumbos sin dirección aparente. Alien³ (1992) y Alien Resurrection, pese a contar con buenos directores (David Fincher y Jean-Pierre Jeunet, respectivamente) y guionistas (Larry Ferguson y Joss Whedon) tuvieron múltiples problemas durante la producción, con cambios en el set e imposiciones del estudio, que dieron como resultado películas de mediano éxito y mayormente olvidables.

En años recientes el propio Ridley Scott ha sido cómplice de la explotación de la saga como productor y director de dos decepcionantes precuelas (Prometheus y Alien: Covenant) de las que resulta mejor hablar lo menos posible. A pesar de ello, el peso y trascendencia de la película original, considerada no sólo una de las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos, sino también una obra trascendental más allá de su género, ni tampoco el valor de la serie y sus personajes dentro de la cultura pop.

Pocas películas tienen tanta resonancia en la memoria colectiva, y menos aún pueden presumir de contar con un slogan que décadas después siga siendo tan icónico: "En el espacio, nadie puede oírte gritar".

¡Feliz día de Alien!

enero 13, 2018

La lucha por la red

Una de las principales razones para pensar en revivir este blog es la poca paciencia que le tengo al funcionamiento de las redes sociales, en particular Facebook, y al interés de que cuando escribo algo tenga después alguna forma de consultarlo si es que lo necesito. Cuando se trata de algo sobre cómics, usualmente (aunque no siempre) se convierte en un artículo para La Covacha,  Pero cualquier otra cosa acaba, más probablemente, como un mini-rant en Twitter.

En ocasiones me han preguntado por qué no soy fan de las redes sociales más populares, y la verdad es bastante simple: sus políticas me parecen tontas, aún cuando entiendo que obedecen al interés de capitalizar económicamente sus plataformas, mismas que hasta ahora siguen siendo de uso "gratuito" para sus millones de usuarios.

En el caso de Facebook está el tema del famoso algoritmo que nadie entiende y mediante el cual la plataforma "filtra" las publicaciones de tus contactos para ofrecerte el contenido "más interesante". La versión web que usas en una computadora de escritorio ofrece la oportunidad de elegir entre las historias más recientes o "las mejores" en tu timeline, pero ni siquiera así existe garantía alguna de que el contenido sea lo que esperas o desearías.

No importa si sigues las páginas de tus artistas, series o películas favoritas, el que puedas ver sus publicaciones está sujeto a los caprichos del algoritmo, o peor aún, a que los creadores del contenido que sigues decidan ceder a la presión de FB e invertir en promover sus publicaciones, Y ni hablar del buscador interno. FB creó una barrera que impide que Google u otros buscadores puedan revisar el contenido del sitio, lo que resulta comprensible, pues Zuckerberg y compañía preferirían ser ellos quien se beneficie de cualquier forma de monetizar tu actividad en su red. Pero eso no excusa lo malo que resulta el buscador.

Personalmente es una causa de malestar constante, pues cada semana tengo que lidiar con sus excéntricas e incomprensibles limitantes. Como responsable de las galerías #Artweek en La Covacha (échenles un vistazo, a veces hay piezas que valen mucho la pena), tengo que hacer una búsqueda del hashtag semanal para recopilar las imágenes. Y los resultados pueden ser frustrantes. Puedo pasar horas lidiando con el buscador de FB para asegurarme de que me muestre todas las imágenes participantes, y aún así es casi seguro que termine ocultándome al menos un par.

En lo personal encuentro que Twitter me ofrece más opciones para controlar lo que veo, sobre todo con la función de listas, y esa es la razón por la que se convirtió en mi red social de preferencia. Pero recientemente hicieron cambios en su buscador, y aparentemente también hicieron algo para sacar a Google de su plataforma. Buscar tuits viejos es una pesadilla, pues el buscador interno no parece estar optimizado para buscar el contenido de los tuits.

Esto lo note porque hay algunas cuentas en las que suelo consultar información, y a mediados de diciembre dejó de funcionar la forma en que buscaba dentro de ellas.

Y fue por ello que empecé a pensar en la idea de revivir el blog. No pienso hacer planes sobre periodicidad para publicar o la clase de contenidos que agregaré aquí, pero no se sorprendan de encontrar material similar al que históricamente ha habido en este blog: cine, deportes, libros y necedades varias.

Además, hay cosas que en su momento se quedaron guardadas como borradores. Algunos los publicaré de forma regular, como si apenas los hubiera terminado (y en algunos casos será cierto), pero otros, con un contenido que los hacía relevantes en algún momento en particular, aparecerán con la fgecha en que los hubiera publicado de no haber dejado de actualizar el blog. Pero no se preocupen, probablemente no se perderán de nada interesante.

Así que, gracias por leerme, y ya veremos que resulta de todo esto.

enero 01, 2018

Mensajes de Año Nuevo

Antes que otra cosa, algunos antecedentes.

Hace varios años, entre 2005 y 2006, durante unos catorce meses, me dediqué a traducir el blog de Neil Gaiman. Lo hice como un ejercicio doble y por distintas razones. Primero, porque me gusta su contenido y pensaba que era buena idea ayudar a que lo conociera gente que no pudiera leer en inglés, y segundo, porque era una buena forma de empezar a trabajar, ya fuera escribiendo o traduciendo.

Me explico. En Finding Forrester, una vieja película de Gus van Sant, los protagonistas son un viejo escritor retirado y un joven aspirante a escritor. En una escena el primero le sugiere al joven que, cuando no sepa por donde empezar a trabajar, se siente frente a la máquina de escribir y empiece a copiar un texto, cualquier cosa, sólo para tomar ritmo, pues eso facilitará hacer lo suyo sin tener que empezar en frío.


Decidí hacer la prueba y encontré que me funcionaba, y después se me ocurrió que una forma de hacer doble el ejercicio era no copiar un texto, sino traducirlo. De ese modo no sólo tomaba ritmo para escribir, sino que me ponía también en el estado mental adecuado para pensar en comunicar mensajes de un idioma a otro, y a la fecha es algo que hago de vez en cuando, y quienes me siguen en Twitter habrán notado que en ocasiones comparto pequeños textos a los que me refiero como 'traducciones de calentamiento'.

Pues bien, como parte de ese ejercicio, descubrí los deseos de Año Nuevo de Gaiman. Cada cierto tiempo Neil escribe algún deseo, y suele tratarse de un mensaje inspirador. Así que hace unos años, creo que a partir de 2014, comencé a traducirlos para compartirlos, con la grata sorpresa de ver a uno de mis autores favoritos retuitear las publicaciones con mi traducción. El año pasado los puse todos en forma de imágenes, y ahora las comparto aquí.

Éste es el de 2001.

 El siguiente apareció hasta 2008.

En 2011 el tema fueron los errores.

El de 2012 era un llamado a ser valientes.

La amabilidad y el perdón son siempre deseable y esto fue lo que dijo Neil en 2014.

2016 fue un año marcado por muchas muertes, así que el mensaje para 2017 lo reflejó, citando uno de sus trabajos más populares.

Además, el año pasado Warren Ellis publicó un mensaje similar, así que también lo traduje y lo convertí en imagen. Aquí lo tienen.

Así que, sin más que agregar, espero que 2018 sea un año amable para todos nosotros y que podamos cumplir algunos sueños y metas, sacándole el mayor provecho posible. ¡Feliz año!

diciembre 31, 2017

Adiós 2017, bienvenido 2018

Mi 2017 fue un año de cambios, casi todos para bien. Me liberé de mucho lastre personal y pude quitarme de encima estrés que ni siquiera era consciente que cargaba conmigo.

Durante la segunda mitad del año pude dedicar más tiempo a mis amigos y familia, así como a hacer cosas que disfruto. Escribir, dibujar, traducir. Realicé varias cosas de las que estoy orgulloso, aunque hubiera querido hacer más, pero prefiero no apresurarme. Perdí muchos años postergando proyectos y no quiero apresurarlos, así que un paso a la vez.

Traduje cómics, libros y revistas para ediciones nacionales y algunas historias para ediciones internacionales. Volví a escribir sobre cómics y cine, algo que siempre he disfrutado y que cada vez hacía menos. Escribí una historia para una antología de cómic y pude trabajar por primera vez con una amiga a quien quiero mucho. Me sumé a un proyecto de radio y a uno de un canal de videos, y todo ello sin abandonar mi participación en los proyectos en los que ya colaboraba. Redescubrí el gusto por dibujar simplemente para relajarme y conocí a grandes artistas, tanto amateurs como profesionales. Me di el tiempo para redescubrir el gozo en mis muchos hobbies.

Claro que también hubo obstáculos y sinsabores, pero de ellos me quedo con lo aprendido, con las experiencias buenas y malas y con el haber confirmado otra vez que los obstáculos, sin importar su tamaño o aparente gravedad, rara vez resultan infranqueables. 2018 pinta para traer todavía más cambios, lo que me tiene a la vez nervioso y emocionado, lo cual supongo es bueno.

Si de algún modo fuiste parte de mi vida en el ciclo que hoy cierra, gracias por lo que hayamos compartido, bueno o malo, pues seguro dejó alguna enseñanza o experiencia, espero que para ambos. Y si eres de los que han decidido embarcarse conmigo en algún proyecto conjunto y ver a donde nos lleva el futuro, doblemente gracias. Espero que estés tan emocionado como yo por vivir esas aventuras que se vislumbran en el horizonte.

Nunca he sido de hacer propósitos y no suelo expresar deseos, pero si algo me queda claro que le hace falta a este mundo de cara al futuro, es empatía. Así que espero que en 2018 podamos mostrar comprensión y empatía por los demás, tratar de ser amables con todo mundo todo el tiempo y no permitir que los demás sean las víctimas de ventilar nuestras frustraciones o problemas. La vida es bastante dura como es para complicársela a los demás o amargarla a nosotros mismos con una mala actitud. Y es demasiado corta como para dedicarle demasiado tiempo a sus aspectos negativos.


Adiós 2017, te vamos a recordar pero de ningún modo a extrañar. Hola 2018. Muéstrame lo que tienes.

¡Feliz año 2018 para todos!

enero 02, 2017

El ascenso y caída de Ronda Rousey

Hace mucho que no escribo sobre artes marciales mixtas (MMA) o sobre deportes en general, pero es algo que me sigue generando inquietud, asi que tal vez vuelva a hacerlo por aquí de vez en cuando.

El pasado viernes se celebró UFC 207, evento con el que la mas grande y popular promotora de MMA en el mundo cerró sus actividades de 2016, el año mas exitoso y productivo de la compañía, que hace unos meses cambió de dueños por aproximadamente 4 mil millones de dólares. El evento estelar de la noche, pelea de campeonato con el cinturón femenil de peso gallo en juego, marcaba el regreso de quien hace menos de dos años era considerada como el rostro de la compañía y su figura más popular y reconocida: Ronda Rousey.


Ex-judoka olímpica, Ronda tomó por asalto al mundo de las artes marciales mixtas, conquistando el campeonato de peso gallo en Strikeforce, subsidiaria de UFC que hoy ya no existe. Su determinación y agresividad, ademas de su dominante juego de piso, coronado por sus implacables sumisiones vía barra de brazo, la convirtieron en un fenómeno de popularidad de tal alcance que Dana White, presidente de UFC, quien alguna vez dijo que jamás habría mujeres en las filas de la compañía, cambió de parecer y le abrió los brazos de la empresa, convirtiéndola en la primera mujer en firmar con UFC y poco después en la primera campeona de peso gallo de la promoción.

Ronda era una implacable competidora, y su alto nivel de judo la ponía un escalón por encima del resto de las peleadoras, quienes competian con más corazón que habilidad técnica o atleticismo. Ronda parecía imparable. Sin embargo, las artes marciales mixtas son in deporte en constante desarrollo y evolución, y los peleadores (y peleadoras) son cada vez más completos y estan mejor preparados. No es raro ver a grandes figuras de años atrás ir poco a poco quedando relegados, no sólo por el paso del tiempo y el declive y desgaste natural de la profesión, sino también por no poder aguantar el ritmo de las nuevas generaciones de gladiadores, mas atléticos y con mejor preparación en disciplinas múltiples. Y Ronda no es la excepción.

Desde su llegada a las MMA sólo ha tenido un entrenador y ha practicado en el mismo gimnasio. Durante ese mismo tiempo, las filas de peleadoras en UFC se han enriquecido con peleadoras fogueadas en Invicta, promoción exclusivamente formada por mujeres, y por competidoras venidas de otras promociones e incluso de otras disciplinas. Ex-campeonas de boxeo, muay thai y kickboxing han elevado el nivel de competencia, y una de estas peleadoras, Holly Holm, fue quien puso en evidencia que la evolución de Ronda como peleadora podía no estar a la altura de lo que pasaba a su alrededor en el mundo de las MMA.


Después de esa derrota, mucho se habló de las prácticas de entrenamiento de Ronda. Acerca de lo poco equipado del gimnasio, y de lo inusual de que una peleadora de alto nivel no tuviese un equipo de entrenadores especializados y a la altura del nivel de competencia de UFC. Sin embargo, Ronda se rehusó a cambiar de gimnasio o de entrenador. Previo a su pelea de regreso en UFC 207, la peleadora no participó en eventos de prensa para promover su combate ni dio entrevistas a medios especializados, por lo que los particulares de su preparación de cara a enfrentar a Amanda Nunes eran sólo especulaciones.

Llego el día de la pelea y la verdad se hizo evidente de inmediato: nada había cambiado. Ronda salió al Octágono con la misma agresividad que siempre la ha caracterizado, pero con las mismas deficiencias técnicas que Holly Holm habia puesto en evidencia. Para su mala fortuna, frente a ella se encontraba una peleadora con una preparación atlética igual o superior a la suya, además de ser mas completa tanto en la pelea de pie como a ras de lona. Nunes no tardó mucho en evitar el temprano intento de derribo y empezar a trabajar su golpeo, usando un efectivo jab para marcar la distancia y convencer a Ronda de que acercarse de frente y sin una buena guardia no era una buena idea.

En cuanto se invirtieron los papeles y Ronda tuvo que empezar a retroceder ante los cada vez mas agresivos embates de Nunes quedó claro que su preparación no incluyó boxeo con algún entrenador calificado. No sólo parecía incapaz de presentar una guardia en forma, sino que tampoco sabía pararse para defender o cabecear, y mucho menos circular de forma correcta en el Octágono. Nunes no tuvo que molestarse en cerrarle los ángulos de salida, porque Ronda no sabía que existían, o no tenía idea de como tratar de utilizarlos. 48 segundos bastaron para que la brasileña se confirmase como la mejor peleadora en la división de las 135 libras.

Las críticas a Ronda no se hicieron esperar, muchas de ellas merecidas, pero otras tantas exageradas. Algunos incluso se cuestionan si efectivamente era una buena peleadora o si sólo fue producto de la maquinaria de prensa y relaciones públicas de UFC, lo cual me parece algo completamente fuera de lugar. Las artes marciales mixtas son un deporte joven y en evolución, y más en el caso de las mujeres. Ronda fue dominante durante sus años de reinado gracias a su pasado como atleta olímpica y al dominio absoluto de una disciplina que supo adaptar a los requerimientos de las MMA al añadir otras herramientas. Enfrentó a lo mejor que su categoría de peso podía ofrecer y siempre salió adelante de forma dominante.

Pero ese dominio la volvió complaciente. Descubrió que tenía buena pegada, y decidió que eso y su judo eran suficiente y no hacia falta sumar herramientas ni mejorar su striking. Holly Holm, ex-campeona de boxeo y de kickboxing, le demostró lo equivocada que estaba. Haciendo gala de movimientos laterales, boxeo de contra, y un excelente pateo tanto defensivo como ofensivo, Holm puso en evidencia las deficiencias técnicas de Ronda y sorprendió al mundo con un extraordinario knockout.

Esa debió ser la alerta para Ronda de que necesitaba cambiar: entrenar en un octágono de tamaño real y sumar entrenadores de boxeo, kickboxing o muay thai a su equipo. Pero no lo hizo, lo que parece indicar soberbia de su parte. El pasado 30 de diciembre, Ronda lucía en la mejor forma física de su carrera. Técnicamente, era la misma peleadora de siempre. Nunes defendió un intento de derribo y trabajó el jab para hacerla dudar de su táctica, y cuando tomó la iniciativa demostró que Ronda no tenía la menor idea de cómo pelear a la defensiva.


Ahora es momento de cuestionarse si alguna vez veremos a la ex-campeona de vuelta en el Octágono. Con una incipiente carrera como actriz y un insistente coqueteo de la WWE, que ofrecería una carrera menos demandante y más lucrativa, podria argumentarse que no tiene necesidad alguna de seguir peleando, y sin duda es algo que su agente se encargará de recordarle más de una vez.

Pero ya sea que vuelva a pelear en MMA o no, es incuestionable su papel como pionera, no por haber sido de las primeras peleadoras en este deporte, sino por haber sido quien abrió las puertas de las grandes ligas de esta disciplina a las mujeres.

noviembre 01, 2015

Inktober 2015: Día 31

Última entrada para el Inktober 2015: Planetary.


Quienquiera que me conozca sabe lo mucho que representa para mí esta serie creada por Warren Ellis y John Cassaday. No sólo se trata de uno de mis cómics favoritos de todos los tiempos, sino que en buena medida es responsable de que yo traduzca cómics y pretenda escribirlos.

Para marcar ese toque especial, decidí que sería la única imagen para la que no haría uso de referencias, algo que se hace evidente cuando se percatan de la estratégica manera en que oculté las extremidades de Drummer y Elijah Snow, pero al chocar con mi ya comentada dificultad para dibujar personajes femeninos, opté por usar una referencia parcial para Jakita Warner. El material utilizado fue un sketch de Bruce Timm de la Baronesa, personaje de GI Joe.

A fin de que no se viera tan drástico el cambio de estilo, suavicé un poco las curvas de la chica, pues la de Timm derrocha una sensualidad que prefiero no tratar de replicar todavía. También cerré un poco más la pose. Sé que pudo haber quedado mejor, pero bajo las circunstancias me parece que no salió nada mal.

Con esto concluye el reto Inktober 2015. Me divertí mucho, y aprendí varias cosas. Sin duda volveré a intentarlo el próximo año, y lo haré tratando de no recaer tanto en referencias. Por lo pronto, he comenzado a practicar en las bases para mejorar en varios aspectos.

Respecto al estado del blog, no puedo prometer nada. Hace mucho que no escribo de cine o deportes, y todo lo que hago de cómics aparece en La Covacha o en las páginas de la revista Comikaze. Si encuentro una temática o dinámica que me permita retomar el ritmo, así lo haré, pero por lo pronto, de aquí a fin de año, me dedicaré en casi todo momento libre a escribir ficción propia, mayormente para cómics.

Hasta la próxima.

octubre 31, 2015

Inktober 2015: Día 30

Penúltima entrega del Inktober 2015: The Rocketeer.

Creación de Dave Stevens, Rocketeer representa uno de los primeros casos de un cómic que alcanzó el éxito mayormente gracias a la adaptación cinematográfica. De hecho, la oferta por los derechos fue tan buena, que Stevens dejó abandonado el cómic para irse a trabajar en la producción, y pasaron varios años antes de que se publicara la conclusión de aquella aventura. Lamentablemente Stevens falleció hace algunos años, pero su personaje permanece como uno de los más populares en la ficción popular de las últimas décadas, y varios talentosos autores han contribuido a mantenerlo vigente.

Mi imagen de referencia es justamente la portada del primer número de la Rocketeer Adventure Magazine, publicada por Comico en 1988. El segundo número apareció unos meses más tarde, en 1989, pero el tercero vio la luz hasta 1995 publicado por Dark Horse, que rescató muchas propiedades que quedaron en el aire tras la quiebra de Comico.

Actualmente los derechos de publicación del personaje están en manos de IDW, donde varios autores se han encargado de expandir su mitología con gran respeto por el trabajo de Stevens. Aquí no moví nada, y sólo me limité a convertir las sombras de color en bloques negros, con un resultado que me agradó más de lo que esperaba.