marzo 09, 2009

Changeling

Clint Eastwood es una de las figuras más reconocidas del cine norteamericano desde hace varias décadas. Como actor representa -quizás solo igualado por Steve McQueen- el prototipo del hombre rudo a quien no le importa ser considerado como el héroe o el "bueno" de la historia, en gran parte gracias a su trabajo en papeles tan icónicos como Harry El Sucio o El Hombre Sin Nombre, pero si eso no fuera suficiente para asegurarle un lugar en la historia del cine occidental, en los últimos veinte años se ha convertido en uno de los directores más sólidos trabajando en Hollywood. Changeling es una de las dos películas que completó y estrenó, al menos en los Estados Unidos, durante el 2008.

Basada en un caso real pero poco conocido, Changeling (El Sustituto) cuenta la historia de Christine Collins (Angelina Jolie), una madre soltera cuyo hijo desapareció una tarde de marzo de 1928 mientras ella estaba en el trabajo. Tras varios meses de desesperación y angustia, la policía de Los Angeles le informa que han localizado a Walter, su hijo, pero al acudir a la estación de trenes para recogerlo, Christine se encuentra con un niño a quien no conoce.

Presionada por la policía, Christine accede a aceptar al niño en su casa mientras se aclara la situación, pero al correr de los días se termina por convencer de que el chiquillo en cuestión no es su hijo. Sin embargo, pese a todas sus protestas y reclamos, el Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD) se rehusa a reabrir la búsqueda de su hijo, alegando que no pueden seguir buscando a alguien que ya han encontrado. Lo que sigue es una impactante lucha de una mujer contra el sistema en busca de justicia, de su derecho a saber la verdad sobre el paradero de su hijo.

Christine recibe el apoyo del Reverendo Gustav Briegleb (John Malkovich), un predicador y activista social que dedica parte de sus esfuerzos a través de un programa de radio a exponer y denunciar la corrupción e incompetencia del LAPD y quien ve en ella un perfecto ejemplo del ciudadano común cuyos derechos son ignorados y pisoteados sin miramientos por las autoridades. Por consejo suyo Christine busca los testimonios de los maestros y médicos de Walter para demostrar ante una corte que el niño que le fue entregado por la policía no es su hijo, pero al hacer una declaración pública ante la prensa Christine desata la ira del LAPD y su libertad se ve amenazada.

Joseph Michael Strackzynski se ha hecho de fama por su trabajo en el género de la ciencia ficción como creador y co-escritor de las series de tv Babylon 5 y Crusade, así como por su labor de guionista en los comics y novelas gráficas Rising Stars, Midnight Nation y The Amazing Spiderman, lo que no significa que demuestre habilidad y talento para contar una historia más... tradicional. Strackzynski se interesó por la historia luego de que un conocido le facilitara acceso a expedientes del LAPD programados para ser destruídos, entre los que se encontraban documentos de la investigación de una serie de homicidios relacionados tangencialmente con la desaparición de Walter Collins.

Años de investigación lo llevaron a completar en solo once días un primer draft del guión, mismo que de inmediato atrajo la atención de Ron Howard, quien no lo podría filmar por cuestión de fechas y decidió producirlo, ofreciéndolo a Eastwood, quien aceptó dirigirlo de inmediato. La historia es un melodrama bastante tradicional en la forma de ser contado, lo que se entiende por tratarse de un caso verídico. Straczynski tomó muchos de los diálogos directamente de transcripciones de documentos oficiales y su respeto por la historia se manifiesta en la mesura a la hora de dramatizar algunas situaciones.

La dirección de Eastwood es firme y balanceada, y el trabajo de fotografía y ambientación para recrear la ciudad de Los Angeles de principios de los 1930s es realmente sobresaliente. Las actuaciones del elenco tanto principal como secundario, con participaciones sobresalientes de Colm Feore, Jeffrey Donovan y Amy Ryan, se conjuntan con los lementos antes mencionados para lograr una muy buena película sin demasiadas pretensiones. Muy recomendable.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html