noviembre 02, 2009

Calaveras


Estaba la Muerte muy angustiada
por su ocupada agenda de fin de semana
pues muchos nuevos arribos esperaba
y la lista de espera parecía caravana

Tanta presión desataba su ansiedad
Los nombres en su lista una y otra vez revisaba
mortificándose ante la famosa impuntualidad
de Bonbon Amer, que en la misma figuraba

Malhumorada ante la perspectiva
de en persona tener que realizar su tarea,
la Parca adoptó una actitud casi despectiva
"¡Plantarme a mi quisiera! Espero tenga albacea"

La huesuda, implacable y decidida
de fiesta en fiesta la búsqueda comenzó
aprovechando para degustar la ocasional bebida
hasta que a la despreocupada jovenzuela encontró

 "Solo a ti se te ocurre salir a parrandear
disfrazada y desprovista de tus alhajas
pero sientete feliz al tu sueño realizar
pues este domingo seguro no trabajas"


Explico.



Hace algunos días mi hermano llamó mi atención hacia un post en el blog de Monse (MnS), en el cual la autora, tras ponerse de acuerdo con la Señorita Morfina, hizo un llamado a rescatar una tradición mexicana propia de estas fechas: las calaveras. Supongo que para gente de otras partes del mundo esto puede resultar confuso, así que explico brevemente.

En México existe la tradición de escribir rimas en un tono generalmente jocoso o de sátira donde se habla de las características distintivas de alguna persona o institución y enmarcándolo todo en el contexto de la muerte del sujeto en cuestión, haciendo énfasis en de que modo sus defectos o virtudes juegan una parte importante en su deceso. La idea de MnS y la Srita. Morfina fue convocar a bloggeros a crear una cadena, escribiendo cada uno en su blog una calavera dedicada a otro bloggero y enlazando tanto al blog del sujeto de la misma como al del autor de la calavera dedicada a uno mismo.

Chupacabritas será la encargada de hacer mi calavera, en tanto que a mi me tocó hacer la de Bonbon Amer, misma que pueden leer líneas arriba. Personalmente no estoy tan satisfecho con el resultado, pero creo que la mayor dificultad del asunto -y esto aplica para la mayoría de los participantes- se dio debido a que el intercambio de calaveras se realizó prácticamente entre desconocidos, lo cual limita el conocimiento de las características del sujeto así como el nivel de confianza con que uno puede escribir acerca de alguien más en el tono socarrón necesario para hacer una calavera. Supongo que lo ideal sería tratar de hacerlo nuevamente en el futuro, pero asegurándose de promover la idea con anticipación a fin de que más bloggeros amigos participen y haya más familiaridad con el sujeto asignado.

¡Feliz Día de Muertos!
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html