septiembre 12, 2004

El Asombroso Hombre Araña

En el post anterior mencioné que me regalaron una caja con casi doscientos comics de El Asombroso Hombre Araña. Este título, publicado por Novedades Editores presentaba traducciones de la historieta de Marvel Comics, The Amazing Spider-Man.

Y ahora quisiera ahondar un poco en mi comentario sobre que estos comics cambiaron mi vida.

Esos comics fueron leídos y re-leídos una y otra vez durante varios años, y a mi parecer fue durante los años más importantes en la creación de mi carácter y personalidad. ¿Por qué? Simple. Tratan sobre un joven con problemas para relacionarse con la gente. Es alguien que perdió a sus padres y no tiene una familia en el sentido convencional de la palabra. Y en la escuela es un nerd. Por razones que sólo él entiende se siente más a gusto sentado sólo en una mesa en la biblioteca que divirtiéndose con gente de su edad. Para mi era prácticamente imposible no sentirme identificado con Peter.

Y la razón por la que digo que cambió mi vida es aún más simple. A partir de las experiencias de Peter aprendí que las cosas no siempre salen como uno lo desea. Pero también que no importa que tan graves sean tus problemas siempre habrá un modo de superarlos. Aprendí a no rendirme nunca, sin importar cuan difícil sea la situación. Para bien o para mal Peter Parker se convirtió en mi role model. Aprendí a valorar la importancia de los sacrificios personales y a no ser egoísta. A aceptar los tragos amargos y a poner la otra mejilla.

Durante los últimos años de mi estancia en la Primaria, siendo el chico nuevo tuve problemas para hacer amigos. Pero sé que los pocos amigos que hice en ese entonces eran todo lo que necesitaba. Incluso ahora, a casi veinte años de distancia, aún tengo contacto esporádico con un par de ellos y nos seguimos llevando de maravilla.

La secundaria fue igualmente difícil. Yo era el nerd, el incomprendido. El que prefería sentarse solo a leer en un rincón que convivir con sus compañeros. Apreciado por mis maestros y rechazado por la mayoría de mis compañeros - quienes incluso llegaron al grado de postularme como candidato a ser expulsado de la escuela por un prefecto nuevo que buscaba hacerse de una reputación - pasé tres años tratando de descubrirme a mi mismo. No sé si me encontré, pero en esa misma época fue cuando empecé a trabajar y aprendí a tratar con la gente en diferentes formas.

Pero quizás en lo que más me ayudó Spider-Man fue en saber sobrellevar la difícil relación con mi abuela.

Pero eso es algo que detallaré más a fondo en otro post.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html