diciembre 04, 2006

2006 - 2012

El viernes dio inicio de manera formal el sexenio 2006-2012. Después de una semana llena de enfrentamientos, de dimes y diretes, y del penoso espéctaculo que los diputados montaron en el palacio legislativo, la ceremonia de protesta de Felipe Calderón como Presidente Constitucional se llevó a cabo en solo 4 minutos. El despliegue logístico de la oficina de la Presidencia fue impecable, manteniendo el control de la situación desde la breve ceremonia simbólica que se realizó poco después de las 0.00 horas. Se esperaba que Felipe Calderón llegase a la Cámara de diputados alrededor de las 10 de la mañana, y lo hizo casi 15 minutos antes. Se suponía que Vicente Fox no se presentaría, pero lo hizo. Ambos entraron por la única puerta que los perredistas no pudieron bloquear, flanqueados por elementos del Estado Mayor Presidencial.

Calderón realizó la protesta del cargo tal y como lo indica la constitución y entonó el himno nacional. Concluído el requisito protocolario, se retiró tan rápidamente como había llegado dejando atrás una de las semanas más tensas que hallamos vivido en México en mucho tiempo. López Obrador ha hecho un llamado a "dejar de lamentar el fraude" y empezar a trabajar por un México mejor, y de no ser porque dudo de su sinceridad eso me parecerían muy buenas noticias. Tal vez los más preocupados deberían ser los militantes del PRD, pues cada día es más claro que han entregado las riendas del mismo al ex-candidato tabasqueño. Habrá que ver la postura que toman otras figuras de su partido, empezando por Marcelo Ebrard, quien está a punto de asumir funciones como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, y quien se supone buscará la candidatura presidencial perredista para el 2012.

Por lo pronto espero que este sea el último texto que le tenga que dedicar a la política en algún tiempo.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html