febrero 22, 2007

Letters from Iwo Jima

Clint Eastwood se ha ido convirtiendo poco a poco en uno de los directores de cine más respetados en el mundo. Como actor fue uno de los íconos más importantes de la cultura popular del siglo XX, siendo fácil identificarlo con el prototipo del hombre rudo, fuerte y sin temor a utilizar la violencia. Como director ha revisitado la mayoría de los géneros en que forjó su carrera actoral, y ha sido por su trabajo en ellos que ha ganado toda clase de premios y reconocimientos. Quizás el único género mayor del cine norteamericano en el que aún no había trabajado como director era en el de cine bélico, así que el año pasado decidió hacerlo por partida doble con Flags of our Fathers y Letters from Iwo Jima.

Originalmente su idea era hacer una sola película en la cual pudiese presentar la visión de ambos bandos de una misma batalla, pero una vez que empezó a hacer el trabajo de preproducción decidió que una cinta no sería suficiente y dividió el proyecto en dos. Flags... sigue a un grupo de marines norteamericanos durante la preparación y realización del ataque a Iwo Jima, isla donde se libró la primera batalla en suelo japonés entre los aliados y el Imperio Nipón. Lamentablemente no pude ver Flags of our Fathers debido a la pésima distribución que tuvo en nuestro país en términos de pantallas en las que se exhibió y al poco tiempo que estuvo en cartelera.

Letters from Iwo Jima es el complemento de esta bilogía (¿duología?), y presenta los preparativos para el combate y el desarrollo del mismo desde el punto de vista de los defensores de la isla. La película está totalmente hablada en japonés y cuenta con un elenco que, con la única excepción de Ken Watanabe (The Last Samurai, Batman Begins), es prácticamente desconocido en Occidente. El título hace referencia a las cartas que fueron encontradas en la isla años después del combate y que sirvieron como apoyo e inspiración para el guión de Iris Yamashita. La estructura de la película no es nada complicada, la historia es contada con apoyo de voice-overs con la supuesta lectura de las cartas mencionadas y se usan para introducir a militares de diferentes rangos que serán el foco narrativo de la película.

Lo que separa a Letters from Iwo Jima de la gran mayoría de películas bélicas es el énfasis en la futilidad de la guerra. No se trata de la primera película que se utiliza como una crítica y reprobación a la guerra en general, pero si es una de las que consiguen hacerlo de una manera más emotiva. En vez de llenar la película de escenas épicas y numerosos actos de heroismo personal, Eastwood da mayor importancia a la situación psicológica y emocional de los defensores de la isla. No se trata de dedicados soldados dispuestos a dar la vida en nombre de su país o su emperador, ni tampoco de aguerridos samurai dispuestos a morir en el campo de batalla entre el mayor número de enemigos posible. Son seres humanos con vidas ordinarias, puestos en una situación imposible. Ordenados a sacrificar sus vidas y manipulados por sus superiores por cualquier medio necesario.


La película está compuesta de momentos personales. Algunos soldados hablan de su vida antes de la guerra, de sus familias y de lo que les gustaría hacer de salir con vida. Dos de los personajes vivieron en América y están familiarizados con la vida en Occidente, y son quizás los personajes más trágicos de la historia, pues se trata de los únicos conscientes de que el enemigo no es tan diferente de ellos mismos como sus superiores quieren hacer creer a las tropas. La fotografía de la película ayuda a darle un tono triste y nostálgico, los colores son tan pálidos que hay escenas que bien pudieran haber estado en blanco y negro y nadie hubiese notado la diferencia.

Las escenas de combate son crudas y brutales, pero Eastwood prefiere no abusar de ellas para impresionar a su audiencia. El sentimiento que le queda a uno una vez que termina la historia es de rechazo a toda clase de guerras, pues si algo nos enseña la película es que, no solamente fue en vano la muerte de tantos hombres, sino que la gran mayoría de ellos murieron sabiéndolo.

Sin duda Letters from Iwo Jima es una de las mejores películas de Clint Eastwood. Es además una de las mejores películas de guerra de todos los tiempos, y es muy probable que pudiese ser un argumento de la Academia en caso de que Clint Eastwood se interponga una vez más entre Martin Scorsese y su largamente esperado Oscar como mejor director.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html