febrero 20, 2007

Notes on a Scandal

Notes on a Scandal está basada en la novela del mismo título de Zoe Heller. La historia toca una situación que en meses recientes ha sido tema de discusión y nota frecuente en noticieros y diarios: maestras que tienen relaciones sexuales con sus alumnos adolescentes. No sé hasta que punto la novela funcione igual que la película, pero en vez de que ésta se convierta en un psicodrama de tintes documentaloides, lo cual hubiese sido muy fácil, termina siendo un interesante thriller psicológico cuyo tema central es la soledad y la forma en que diferentes personas tratan de sobrellevarla.

Judi Dench interpreta a Barbara Covett, una profesora de historia en una secundaria británica, solterona y amargada, una mujer mayor que está completamente desencantada de su trabajo y cuya soledad es completa pues los estudiantes la odian y sus colegas apenas la toleran. Cate Blanchett es Sheba Hart, la nueva profesora de arte de la escuela, tiene 37 años, está casada y es madre de dos hijos. Es la primera vez que trabaja como maestra y es una persona accesible y amigable con todo mundo, lo que no tiene nada de malo salvo que en su nueva profesión esas características pueden llegar a convertirse en algo peligroso, pues algunos adolescentes suelen abusar de la gente con esas cualidades.

Barbara siente que ella y Sheba pueden llegar a ser grandes amigas, así que trata de mantenerse cercana a ella hasta que la oportunidad de presentarse se da cuando le ayuda a resolver un problema con sus alumnos. Sheba se muestra agradecida y le da entrada a Barbara en su vida. Conforme ambas se van conociendo se vuelve obvio para el espectador que se trata de dos mujeres completamente diferentes y con modos de ver la vida tan distintos que casi pudiesen ser considerados como opuestos. Sin embargo, las dos tienen algo en común: ambas se sienten solas. En el caso de Barbara la soledad es obvia y completa, pues es soltera, vive sola y no tiene amigos. Sheba es un asunto completamente diferente. Su familia y su trabajo no parecen representar la satisfacción que debieran y aparentemente ella los siente más como ataduras que como cualquier otra cosa. Esta particular sensación de decepción la refleja al hablar de "la brecha" como una de las cosas más temibles en la vida. La brecha a la que se refiere es la diferencia entre lo que uno espera de la vida y la vida como es en realidad. Y es innegable que puede ser terrible quedar atrapado en ella.

Uno de los elementos de la película que la elevan por encima de la mayoría de trhrillers similares es el nivel de las actuaciones. Tanto Judi Dench como Cate Blanchett son reconocidas como dos de las más grandes actrices británicas, y a su excelente trabajo habría que agregar el de Bill Nighy, quien suele ser menospreciado pero cuyas habilidades histriónicas son innegables. Curiosamente, de los papeles que Nighy ha interpretado en cine, el que ha tenido una mayor visibilidad por tratarse de una cinta exitosa, es el que tiene menos posibilidades de que la audiencia lo identifique con el actor, pues en Pirates of the Caribbean: Dead Man Chest interpreta al mítico pirata Davy Jones y lo hace debajo de una gran cantidad de prostéticos y maquillaje. Nighy interpreta al maduro esposo de Sheba, Richard.

La relación amistosa que se está formando entre Sheba y Barbara cambia de manera radical cuando ésta última descubre que su amiga ha tenido relaciones con Steven Connolly, un estudiante de 15 años. Barbara se siente traicionada y parece estar dispuesta a denunciarla, pero cuando la confronta, Sheba se muestra casi aliviada de que ya no sea un secreto. Dice estar conciente del error que cometió y afirma sentirse arrepentida, además de estar dispuesta a asumir las consecuencias de sus actos. Esa conversación es vista por Barbara como una oportunidad de oro para realizar sus propios planes. Sacando a relucir la parte manipuladora y chantajista de su personalidad, Barbara decide utilizar la información que tiene para moldear su relación con Sheba a placer, forzando su presencia dentro de la vida de Sheba y su familia.

La música de Philip Glass ayuda a crear el ambiente adecuado para esta película. Personalmente considero que Glass es uno de los mejores compositores de bandas sonoras, al menos cuando se trata de enfatizar el tono que las imágenes intentan comunicar. Fuera del contexto para el cual fueron creadas, sus piezas pueden parecer repetitivas y sin sentido, pero como parte de una película son tremendamente efectivas.

Resumiendo, Notes on a Scandal es uno de los thrillers psicológicos mejor logrados de los últimos tiempos y puede ser, además, la cinta que termine de establecer la posición de Judi Dench como una de las mejores actrices de todos los tiempos. Altamente recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html