febrero 04, 2007

SuperBowl XLI

Esta tarde se jugará el SuperBowl XLI (como si no hubiera hecho alguna mención al respecto en las últimas semanas). Se enfrentan los Osos de Chicago y los Potros de Indianápolis, siendo estos últimos los favoritos para conseguir el campeonato. Es importante señalar que aún cuando ninguno de los cerró convincentemente la temporada regular, ambos equipos fueron los que aguantaron más tiempo el invicto. Los Osos llegaron a estar 7-0 antes de perder con los Delfines de Miami, en tanto que los Potros consiguieron empezar 9-0 por segundo año consecutivo antes de caer ante los Vaqueros de Dallas.

Las apuestas están a favor de los Potros, concediendo un margen de victoria de 7 puntos. Antes de dar mi pronóstico, voy a jugar un rato al entrenador de sillón (lo que en inglés da para un bonito juego de palabras: Couch Coach). Agradezco su paciencia para soportar el siguiente choro, y previendo cualquier reclamo que pudieran hacerme después del juego, quiero informar que por tercer año consecutivo perdí con mi hermano -quien sabe del juego, pero solo lo básico; nada de posiciones o formaciones, ni nombres de jugadas ni jugadores que no sean famosos; pero quien parece ser afortunado al ir con la intuición de tripas o decidir en base a quien le cae bien y quien no- en nuestra quiniela anual de la NFL. Así que, una vez advertidos sobre mi falta de puntería, empiezo con un análisis de los puntos fuertes de cada equipo.

Osos de Chicago
  • Rex Grossman puede tener un buen día si empieza bien el juego, pues conforme va tomando confianza empieza a jugar con mayor seguridad y casi no comete errores. Seguramente intentará completar pases largos en sus primeras posesiones para explotar la velocidad de Berrian y Muhammad contra las esquinas de los Potros, quienes probablemente empezarán con coberturas hombre a hombre.
  • Su ataque terrestre es sólido y el combo Jones/Benson suele tener juegos de más de 150 yardas, pero dependen en exceso de un solo bloqueador. Si Jason McKie, el fullback bloqueador en cuestión, tiene un buen juego, pudiese resultar importante para el resultado final.
  • Su defensiva 4-3 (cuatro frontales y tres linebackers) está compuesta por gente grande y fuerte. Los linebackers rara vez cargan sobre el QB y se concentran en cubrir el pase corto o en detener la carrera por los costados. Si los frontales logran presionar a Manning efectivamente podrían provocar alguna pérdida de balón, ya sea recuperando algún fumble o mediante una intercepción.
  • Sus esquineros titulares son rápidos y acostumbran jugar con fuerza para intimidar a los receptores rivales. Normalmente juegan usando la formación "cover 2", en la cual colocan dos safeties en el fondo para que les cubran las espaldas, lo cual les permite presionar a los receptores muy cerca de la línea de golpeo.
  • Devin Hester, el regresador de patadas, impuso un record de la liga al anotar seis veces esta temporada, incluyendo un regreso después de un intento de gol de campo que se quedó corto. Un regreso exitoso puede desbalancear el juego en cualquier momento, afectando también el estado anímico de ambos equipos.
Potros de Indianápolis
  • Peyton Manning es el QB más efectivo y peligroso de los últimos años. Su habilidad para "leer" a las defensivas rivales y cambiar -o simular hacerlo- las jugadas en la línea de golpeo, además de la rapidez con que encuentra receptores libres y se deshace del balón, lo convierten en el arma más efectiva en el campo de juego.
  • La ofensiva sin reunión puede convertirse en un arma adicional. La línea ofensiva está en excelente forma y pueden aguantar el ritmo más tiempo que una defensiva grande y pesada como la de los Osos, y el hecho de forzarlos a hacer sustituciones rápidas puede provocar errores en la formación que Manning sabrá explotar.
  • Reggie Wayne y Marvin Harrison son la pareja de receptores más peligrosa de la liga. Su habilidad para cambiar de dirección o hacer cortes a gran velocidad les da una ventaja sobre los esquineros de Chicago, especialmente Charles Tillman, quien es muy fuerte y rápido pero no tan habilidoso cuando enfrenta a un receptor elusivo.
  • Dallas Clark y Ben Utecht pueden explotar la parte central del campo si los safeties aprietan demasiado a los receptores por fuera, así que Urlacher y compañía tendrán una tarde ocupada en cobertura contra el pase.
  • El ataque terrestre suele ser opacado por el espectáculo aéreo de Manning y compañía, pero es uno de los más efectivos de la liga y lo han demostrado en los tres juegos de playoffs. Dominic Rhodes acarrea el balón más veces durante el primer medio y Joseph Addai suele salir a abusar de la desgastada defensiva rival en la segunda mitad.
  • Durante la temporada regular fueron la peor defensiva contra la carrera, pero en la postemporada han hecho los ajustes necesarios y permiten menos de 80 yardas terrestres a sus rivales. Hay que recordar que han enfrentado a Larry Johnson, Jamal Lewis, y al combo Dillon/Marooney con éxito, pese a que todos ellos eran más peligrosos que Thomas Jones y Cedric Benson.
  • Mathis y Freeney, las alas defensivas, son de los jugadores más exitosos cuando se trata de poner presión al QB. Normalmente enfrentan bloqueos de 2 contra 1, pero cualquiera de los dos que quede mano a mano podrá poner en aprietos a Grossman.
  • Siempre se ha dicho que "las defensas ganan los juegos", y si bien los Osos tienen la ventaja en ese departamento, hay que recordar que el complemento de la frase es "y los pateadores los campeonatos", y ahí puede resultar determinante la experiencia y sangre fría de Adam Vinatieri, quien ha pateado goles de campo dentro de los últimos segundos en dos SuperBowls cuando jugaba para Nueva Inglaterra.
El hecho de que los dos coachs hayan trabajado juntos antes le da un atractivo adicional al enfrentamiento. Lovie Smith era parte del staff de Tony Dungy en los Bucaneros de Tampa Bay, y la defensiva que ha implementado en los Osos está mayormente basada en la de aquellos Bucaneros. El esquema "cover 2" que utiliza es una copia al carbón del creado por Dungy para Tampa y es el mismo que usan los Potros. Esto puede representar una ventaja para los Indianápolis, pues se trata de un esquema defensivo que Manning conoce y domina tan bien como cualquier coach que lo use. Manning practica contra esa formación en prácticamente todos los entrenamientos, y conoce todas las variantes y las diferentes maneras en que los defensivos intentan disfrazar sus asignaciones.

En caso de que a alguien todavía le queden dudas sobre mi pronóstico, me parece que los Potros de Indianápolis saldrán victoriosos de este duelo y que Peyton Manning tendrá una actuación sobresaliente que bien podría significarle la designación de jugador más valioso (MVP) del encuentro. Respecto a la diferencia de puntos, considero que debiera ser de entre 10 y 14 puntos. Por otro lado, en caso de que los Osos logren contener el ataque de los Potros y ganar el juego, dudo que pudiese ser por más de 7 puntos.

Algunas consideraciones que me llevan a pensar que los Potros serán campeones:
  • La forma en que está jugando su defensiva. Bob Sanders se perdió doce juegos de temporada regular por una lesión, pero desde que reapareció la defensa de los Potros se ha visto dominante, especialmente contra la carrera y los pases cortos al centro.
  • Los frontales están haciendo una gran labor presionando al QB, principalmente los dos alas defensivas, y si Anthony McFarland logra evitar bloqueos exitosos de Olin Kreutz, el Centro de los Osos, Chicago tendrá muchos problemas para mover el balón.
  • Peyton Manning. Me parece que finalmente llegó su día. Llega a su primer SuperBowl enfrentando a una defensiva fuerte pero predecible, y tengo la impresión de que el haber derrotado a Nueva Inglaterra en la final de conferencia ha ayudado a que se vea más relajado y seguro. Su capacidad para hallar receptores libres y variantes en cada jugada será determinante, pues ha demostrado que no le preocupa tener al receptor primario cubierto y se concentra en buscar la mejor opción.
  • La ofensiva sin reunión y las jugadas en serie. Creo que esta puede ser el arma más efectiva contra una defensiva grande y pesada como la de los Osos. Si los defensivos se ven forzados a ajustar formaciones sin substituciones, o los frontales a formarse rápido una y otra vez es muy probable que haya errores en la cobertura. Si algún defensivo tarda en acomodarse, o pone una rodilla en el suelo para descansar, Manning lo pondrá en evidencia inmediatamente. El desgaste físico para los frontales ha sido determinante en los juegos anteriores y no creo que esta vez vaya a ser diferente.
En fin, solo faltan unas horas para el juego y entonces veremos si tantas horas viendo juegos y repeticiones de los mismos, así como análisis de especialistas y entrenadores retirados (Steve Mariucci y Jim Mora Sr, principalmente) durante las últimas dos semanas me han servido de algo. Y si no, no importa, no será la primera vez que me equivoque. Lo importante es que estoy seguro de que será un gran juego y lo voy a disfrutar.

Así que me voy, es hora de prepararme para ir a disfrutar este Super Domingo con mis amigos.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html