mayo 29, 2007

Spider-man 3: Crónica de una película anticipada

Mucho se ha hablado en las últimas semanas de Spider-man 3. Que si es la película más cara de todos los tiempos, que si Tobey Maguire y Kirsten Dunst abandonan la franquicia después de ella, que si Sam Raimi quiere hacer más o solo producirlas, etc. El caso es que la película finalmente se estrenó en todo el mundo hace tres semanas. Y no es que no quisiese poner nada al respecto, pero como ya había escrito un comentario para ComicVerso, decidí darme un poco de aire y tiempo antes de poner algo más a fin de no caer en reiteraciones o repeticiones innecesarias. Por cierto, en ComicVerso hay otros tres comentarios aparte del mío, y los pueden hallar aquí.

Como comentaba, llegó la fecha y ese mismo fin de semana me di a la tarea de hallar una sala donde poder ver la película ese mismo fin de semana. La preventa de boletos no sirvió para evitar las filas interminables que había a la entrada de cualquier complejo de cines de la Ciudad de México. Incluso la preventa resultó insuficiente, pues diez días antes del estreno ya no encontré boletos para ninguna de las funciones que hubiese preferido en los complejos que acostumbro visitar. Como alternativa, decidí visitar un complejo más pequeño que está cerca de mi casa y el cual suele estar desierto los domingos por la mañana. En funciones a las 10:30 u 11 de la mañana he podido ver muchas películas con menos de diez personas en la sala, e incluso en una ocasión pude disfrutar de una película en compañía solo de mi familia.

Después de checar los horarios, descubro que la primera función subtitulada es a las 9:45, así que confiado pienso que si a las 11 está siempre vacio, con más razón antes de las 10. Pero no esta vez. Llego con mi hermano al centro comercial pasadas las 9:30 y desde el primer momento nos imaginamos lo peor, pues el estacionamiento, normalmente ocupado por solo dos o tres autos, está lleno. Conforme nos ibamos acercando al edificio que contiene el complejo cinematográfico nos percatamos de algo que nunca habíamos visto en ese lugar: una larga fila frente a las taquillas. Ya estábamos ahí así que decidimos esperar y ver si conseguíamos boletos. Luego de veinte minutos formados y habiendo recorrido poco mas de la mitad de la fila, salió el gerente del cine a anunciar que debido a la demanda, iba a abrir dos salas más con la película a las 10:15. Mi hermano preguntó sobre el idioma y resulta que ambas eran dobladas al español. Ni hablar. Tras veinte minutos más de espera en la fila compramos boletos para la función de la 1 de la tarde. Regresamos a casa a desayunar y volvimos más tarde al cine.

Cuando regresamos al cine la fila de las taquillas era aún más larga, pero como ya teníamos nuestros boletos nos dirigimos directamente al interior del complejo. Fuimos a comprar palomitas y refrescos y entramos a la sala con unos veinte minutos de anticipación y descubrimos con sorpresa que la sala estaba semivacia. Escogimos nuestros lugares y esperamos. Con el pasar de los minutos la sala se fue llenando, pero nunca se llenó completamente. Eso es una cosa que nunca entenderé, ¿por qué tanta gente prefiere ver las películas en versión doblada? De quienes van acompañados de niños pequeños lo entiendo, pero había varias parejas y grupos de adultos comprando sus boletos para verla en español. Si la calidad del doblaje fuera buena lo entendería, pero no es así. Simplemente no entiendo.

De la película en si no hay mucho que agregar que no haya dicho ya alguien más o yo mismo en mi otro comentario. Es espectacular. No creo que sea mejor película que Spider-man 2, pero probablemente sea una mejor película de superhéroes. Se que suena contradictorio pero espero que alguien entienda a lo que me refiero. Spider-man 2 es una película muy inteligente y con una profundidad y un desarrollo de personajes que rara vez se puede ver en una producción hollywoodense sin importar el género al que ésta pertenezca. Spider-man 3 es más ligera, menos pretenciosa. La presencia de más personajes obliga a introducirlos sobre la marcha y no ahondar mucho en cada uno de ellos, pero eso no quiere decir que resulten simples o acartonados, lo que sin duda habla muy bien de Sam Raimi y sus co-guionistas, pues consiguen desarrollarlos lo suficiente para hacerlos creíbles con solo unas líneas.

La presencia de tres villanos obliga también a que la historia se vuelva más directa, compleja por la cantidad de elementos involucrados y no por lo elaborado de la misma, y con todo y que la película excede las dos horas de duración uno se queda con la sensación de que necesitaba algunos minutos más para ser contada adecuadamente. El tono también es más ligero. Algunas secuencias podrían ser tachadas de ridículas o sin sentido si se les viera de manera individual, pero el talento de Raimi para mezclar elementos de acción, drama y humor dentro de una misma película sin que ésta pierda en ningún momento coherencia es innegable.

Respecto a las actuaciones, creo que no puede existir queja alguna. Tobey Maguire hizo suya la parte de Peter Parker desde la primera película y será difícil ubicar a alguien más interpretando ese papel en caso de que Maguire decida no volver para futuras entregas. Kirsten Dunst en realidad no ha hecho mucho en la saga más allá de ser la damisela en peligro, pero es algo que hace bien. Parece ser que ella sería la menos dispuesta a continuar en la franquicia, pero honestamente creo que no se le extrañaría si a cambio le dieran más tiempo en pantalla a Bryce Dallas Howard, quien en su presentación como Gwen Stacy está simplemente deslumbrante. James Franco ha sido duramente criticado porque se le acusa de plano y monótono, pero me parece que eso es exactamente lo que se requería para interpretar a Harry Osborn. Thomas Hadden Church me sorprende cada vez que lo veo en pantalla por su enorme rango interpretativo, y me parece una lástima que su personaje no recibiera más atención. Topher Grace necesita trabajar mucho para sacudirse de encima la imagen adquirida por su trabajo en That 70's Show, pero me parece que este fue un paso en la dirección correcta. En cuanto al resto del elenco, creo que Raimi logra toda una hazaña al dotar de vida a tan extenso grupo de personajes secundarios e incidentales, característica que separaba a los primeros comics de Spiderman del resto de la oferta en el mercado.


Spider-man 3 es sin duda la entrega más cercana en tono a los comics de Spidey, por lo que me parece curioso que la gran mayoría de las críticas negativas que ha recibido la película vengan de lectores de comics quejándose de que la historia en las películas no respete el canon de su material de origen, y eso es algo que me parece totalmente ridículo y no pienso dedicarle más líneas. Get a life.

Otra queja frecuente es la cantidad de tiempo que tiene Spider-man en pantalla contra el tiempo que tiene Peter, o que aún cuando aparece Spider-man lo haga durante tanto tiempo sin la máscara. Y creo que ese es un factor muy interesante de analizar y que para mi representa la prueba más grande de que Sam Raimi entiende perfectamente al personaje. Spider-man es un disfraz, un traje para aparecer en la prensa. Lo importante es el hombre bajo la máscara. Spider-man no trata de un acróbata superdotado que se dedica a combatir las fuerzas del mal. Spider-man es la historia de un joven tratando de convertirse en hombre haciendo lo correcto. Es la historia de Peter Parker, un joven humilde, común y corriente, que hace todo lo posible por llevar su vida de la mejor manera y de acuerdo a la educación y principios que recibió de sus tíos. Es una historia sobre poder y responsabilidad, sobre lo que representa ser humano y sobre la lucha de una persona común dotada con habilidades especiales por darles el mejor uso posible cueste lo que cueste.

Para mi esa es una de las características más atractivas del personaje, y la que convierte a Peter Parker en un modelo aspiracional como nunca podrían serlo Clark Kent o Bruce Wayne. Superman no es humano, y no me parece que tenga una identidad secreta. Clark Kent es el disfraz que utiliza para convivir con los humanos, una herramienta para tratar de pertenecer aunque nunca pueda conseguirlo. Y Batman es similar. Bruce Wayne murió el mismo día que sus padres, y el ente que lo reemplazó utiliza su nombre y apariencia como una herramienta más, otra pieza dentro del arsenal que utiliza en su misión personal de lucha contra el crimen. Esa es una de las razones por las que Spiderman siempre ha sido mi héroe favorito, porque se trata de un hombre normal puesto en situaciones extraordinarias, y porque sus respuestas, por asombrosas o espectaculares que sean, son siempre humanas.

Y como diría Stan Lee, 'Nuff Said!
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html