septiembre 10, 2007

NFL 2007

El pasado jueves dio inicio la temporada 2007 de la NFL con el juego entre los Santos de Nueva Orleans y los actuales campeones de la liga, los Potros de Indianápolis. Originalmente iba a escribir un texto previo al arranque de la temporada, pero algunos imprevistos me retrasaron con el texto del miércoles y decidí recorrerlo un día, pero el viernes fue un día más ajetreado de lo que esperaba.

Así que aquí está, con un poco de retraso (nota: este texto fue completado el lunes por la mañana, antes del inicio de los juegos, pero por causas fuera de mi control no pudo ser publicado en esos momentos) y con el agregado del comentario del juego inagural, cuyo resultado fue un aparatoso e inesperado 41-10 a favor de los Potros. Y digo inesperado porque todo mundo esperaba un mejor desempeño de los Santos, quienes en teoría serían uno de los contendientes a ganar la Conferencia Nacional y el derecho a jugar el Superbowl XLII, pero ayer no se vieron nada bien. Habrá que esperar a verlos en otros juegos para saber que tanto fue lo que dejaron de hacer y que tanto lo que los Potros no les permitieron desenvolverse adecuadamente.

Los Potros se vieron bien, eficientes en la defensiva y letales al ataque. No será fácil, pero lo visto ayer parece indicar que en el campo de juego tienen argumentos suficientes para ser considerados como serios aspirantes a repetir el campeonato. Seguramente los textos dedicados a la NFL se harán más constantes, así que por ahora dedicaré algunas líneas a explicar cuales son los equipos que considero tienen mayores posibilidades de pelear por el campeonato. Para no excederme en extensión, cubriré únicamente cuatro equipos de cada Conferencia, que de acuerdo con lo qaue he visto serían los que quedarían con vida para la semana de los juegos divisionales.

Empezamos con la Conferencia Americana.

Potros de Indianapolis. Como comenté más arriba, no existe ninguna razón para creer que este equipo vaya a sufrir de campeonitis. Incluso me atrevería a afirmar que ahora podrán jugar más sueltos, sin la tensión excesiva a que eran sometidos cada año pensando si lograrían romper el record de invictos de los Delfines o si finalmente podrían llegar al Superbowl. Ahora eso quedó atrás y no tienen necesidad de probarle nada a nadie. Entre los jugadores que ya no están con los Potros destacan Dominic Rhodes y Brandon Stokeley, pero Joseph Addai demostró el año pasado que podía con el peso del ataque terrestre y Stokeley vio poca actividad debido a una lesión, así que ninguno de los dos debiera ser extrañado en exceso.

Patriotas de Nueva Inglaterra. En lo que va de esta década los Pats parecieran haberse convertido en el eterno contendiente. El año pasado dieron un gran espectáculo en el que puede haber sido el mejor juego de la temporada cuando enfrentaron a los Potros en la final de Conferencia y se quedaron a un paso de disputar su cuarto Superbowl en 6 años. Una de las partes más criticadas del equipo la temporada pasada fue el cuadro de receptores, debido a la gran cantidad de pases que soltaron. Este año esa fue la prioridad del equipo a la hora de reforzarse, y gracias a las incorporaciones de Randy Moss, Daunte Stallworth y Wes Walker puede que este año sean uno de los ataques aéreos más peligrosos de la liga. A su poderosa defensiva habrá que agregar al multitalentoso Adalius Thomas, proveniente de los Cuervos, quien sin duda será un elemento importante en el esquema defensivo de los Pats y se convierte en una razón más para evaluar con mucho respeto al que a mi parecer es en estos momentos el equipo más poderoso y balanceado de la liga.

Cargadores de San Diego. El año pasado parecía ser el bueno para los pupilos de Marty Shottenheimer, pero la falta de contundencia y la incapacidad para descifrar los esquemas defensivos de Bill Bellichick truncaron la que parecía una gran temporada de los Cargadores. Luego de que la administración del equipo tomara la determinación de dejar ir a Shottenheimer y que los coordinadores de ambas líneas aceptaran ofertas para ir a dirigir a otros equipos, la responsabilidad cae en los hombros de Norv Turner, respetadísimo coordinador ofensivo que no ha podido triunfar como entrenador en jefe en tres diferentes ocasiones. El material humano está ahí, con una de las defensivas más dominantes de la liga y uno de los ataques más exĺosivos, encabezado este último por LaDainian Tomlison, corredor que tuviera una temporada llena de records en el 2006.

Cuervos de Baltimore. Durante años han sido una de las mejores defensivas de la liga, pero su ataque parece no lograr la consistencia adecuada para dar el último paso. El año pasado tuvieron un cerrado duelo con los Potros, pero la falta de contundencia a la ofensiva les impidió ganar ese encuentro. Las esperanzas para este año se centran una vez más en el desempeño de su defensiva y en la esperanza de que el veterano QB Steve McNair pueda mover su ataque de manera efectiva. Sus bajas importantes para este año son el antes mencionado Adalius Thomas y el corredor Jamal Lewis, pero no debieran pesar tanto.

Y por la Conferencia Nacional,

Santos de Nueva Orleans. Independientemente de la pobre actuación del jueves, los Santos tienen uno de los ataques más variados y explosivos de toda la NFL, al cual sumaron para este año el cumplidor ala cerrado Eric Johnson, en tanto que su defensiva, llena de jóvenes promesas y una de las más rápidas en la liga aspira a ser un factor de desequilibrio en favor de su escuadra. Debieran ser uno de los equipos disputando el título de la Conferencia.

Halcones Marinos de Seattle. Una escuadra que mezcla talento joven y experiencia, cuentan con un sólido ataque aéreo dirigido por el consistente Matt Hasselbeck y tienen en Shaun Alexander a uno de los mejores corredores de la liga además de poseer a una de las defensivas más respetadas por sus rivales. Los ajustes del coach Mike Holmgren debieran ser los adecuados para considerar a este equipo como un serio aspirante a buscar regresar al Superbowl este año.

Águilas de Filadelfia. Un equipo plagado de veteranos que pese a todo siguen siendo de lo mejor en la liga. Básicamente dependen de no sufrir lesiones importantes y de que su ofensiva consiga un balance adecuado entre el juego terrestre y el aéreo. Donovan McNabb parece estar sano, pero las aspiraciones de los pupilos de Andy Reid dependen en gran parte de que se mantenga así durante toda la temporada.

Osos de Chicago. Sigo pensando que se trata de un equipo sobrevalorado, en especial su inexplicablemente aún titular QB Rex Grossman, pero este año tendrán lo que en teoría es el segundo calendario más fácil de la liga (basado en el desempeño del año pasado de sus rivales), lo cual podría asegurarles ventaja de local en los playoffs y todos sabemos lo difícil que es jugar bajo el clima invernal de Chicago. Su defensa es muy buena, pero dudo que tengan oportunidad de lucir tanto como el año pasado. Si ajustan al ataque son contendientes para buscar la revancha en el Superbowl, si no, al menos darán batalla en los playoffs.

Así que ahí están los ocho equipos que yo considero seguirán jugando después del Día de Reyes 2008. Solo el tiempo dirá si estoy en lo cierto o no, pero sin duda será entretenido observar el desarrollo de la temporada. Game on!
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html