enero 10, 2008

Los 49ers de San Francisco en el 2007

A pesar de que la NFL es uno de los temas más frecuentes en este blog, no había escrito nada sobre mi equipo favorito, los 49ers de San Francisco. El principal motivo para esta omisión es que simple y sencillamente no tuvieron un buen año. A pesar de haber reforzado algunas posiciones importantes tanto a la ofensiva como a la defensiva, el equipo terminó con un record de 5 ganados y 11 perdidos.

El principal problema fue el ataque, el cual terminó como el menos productivo de la liga, promediando menos de 14 puntos y apenas 237 yardas por partido. Tal vez parte de la explicación pueda hallarse en el cambio de coordinador ofensivo, puesto ocupado en el 2006 por Norv Turner, quien dejó el cargo para convertirse en entrenador en jefe de los Cargadores de San Diego. Su sucesor fue Jim Hostler, quien hasta el año pasado fungiera como entrenador de quarterbacks y quien no contaba con ninguna experiencia en el puesto. Hostler fue despedido hace unos días y el miércoles (ayer) se anunció a Mike Martz como el nuevo Coordinador Ofensivo del equipo.

Martz tiene una vasta experiencia como entrenador colegial y profesional. En 1999 se convirtió en el Coordinador Ofensivo de los Carneros de Los Angeles y al año siguiente fue promovido a Entrenador en Jefe, puesto que ocuparía hasta 2005, cuando problemas de salud lo forzaron a dejar el puesto. El año pasado se integró al staff de los Leones de Detroit como Coordinador Ofensivo, pero fue despedido hace un par de semanas. Si su llegada a los 49ers llega a representar un cambio como el logrado en los Carneros yo estaré más que satisfecho. Los Carneros pasaron de ser la ofensiva número 27 de la liga en 1998, a la número 1 en 1999. Conocido por su filosofía agresiva y espectacular, Martz afirma estar emocionado de poder trabajar con el talento joven de los 49ers, en particular con el corredor Frank Gore, pues cree que la mayor parte de las piezas necesarias para integrar un buen ataque ya están en el equipo y solo es cuestión de ponerlos a todos en sintonía.

La defensiva tampoco tuvo números como para presumir, pero se vio mucho mejor que la ofensiva. A pesar de la lesión del linebacker de segundo año Manny Lawson, el cuadro de LBs del equipo mostró la mano de su entrenador, el legendario Mike Singletary, y se convirtió en uno de los más efectivos de la liga. El novato Patrick Willis fue uno de los líderes de la liga en tacleadas y se hizo acreedor al nombramiento de Novato Defensivo del Año que entrega la agencia AP y forma parte del equipo ideal (All-Pro) seleccionado por la misma agencia noticiosa. La defensiva se convirtió en un importante factor en las victorias del equipo, razón por la que nadie criticó la fuerte suma invertida en algunos de los jugadores, como Nate Clemens, Tully Banta-Cain o Joe Staley, y se espera que sigan siendo un cuadro defensivo importante. Es muy probable que este año Mike Singletary se convierta en entrenador en jefe de algún otro equipo de la liga, así que es bueno que haya podido dejar huella en la formación de los jóvenes LBs del equipo.

En fin, no quiero extenderme demasiado intentando analizar lo bueno o malo del desempeño del equipo en la campaña que recién terminó, así que me limitaré a señalar que aún creo en el proyecto de Mike Nolan para intentar regresar a este equipo a una posición importante en la liga. Se hicieron algunos cambios administrativos para asistirle en la toma de decisiones de personal y se espera reemplazar en las próximas semanas a los asistentes despedidos, quienes curiosamente tienen que ver con las partes más ineficientes del equipo: quarterbacks, corredores, y línea ofensiva. Ojalá todos los cambios sean para bien y la temporada 2008 permita a los fans volver a sentirse orgullosos del equipo.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html