febrero 17, 2009

Reseña: Small Gods

Terry Pratchett es uno de los autores más populares alrededor del mundo, y hasta antes de la aparición en el medio de Joan K. Rowling era el autor británico más exitoso comercialmente hablando.

El grueso de su obra está compuesto por Discworld (Mundo Disco), una serie de novelas de fantasía escritas mayormente en tono de sátira o parodia, contando ya con más de treinta títulos, de los que debo haber leído alrededor de la tercera parte, además de ser co-autor junto a Neil Gaiman de Good Omens (Buenos Presagios), una de mis novelas de fantasía favoritas que además estuvo a punto de convertirse en una película de Terry Gilliam hasta que el proyecto fue tristemente abortado.

Discworld, el mundo donde se desarrollan esas novelas, es un mosaico compuesto de imágenes mitológicas y fantásticas inspiradas por toda clase de fuentes. El mundo es redondo y plano (de ahí su nombre) y reposa sobre los lomos de cuatro elefantes que a su vez se encuentran parados sobre el caparazón de una tortuga, Great A'tuin, quien surca el espacio con el mundo a cuestas, pero sin quejarse jamás (al menos nadie la ha escuchado nunca).

No existe un orden predeterminado para leer las novelas, pues todas ellas cuentan una historia completa de principio a fin, aunque si hay personajes que aparecen de manera más o menos esporádica y suele haber menciones a eventos ocurridos en novelas anteriores, lo cual puede molestar a algunos lectores. Personalmente los primeros libros de Mundo Disco que leí fueron The Light Fantastic (La Luz Fantástica), Sourcery (Rechicero), Pyramids (Pirómides), y Guards! Guards! (¡Guardias, Guardias!), que serían los volúmenes 2, 5, 7 y 8 de la serie. Después de esos los he leído en el orden que los he encontrado o conseguido, y hasta ahora no he tenido problemas para seguir o disfrutar ninguna de las historias.

Small Gods (Dioses Menores) es el treceavo libro en la saga del Mundo Disco y cuenta la historia del gran dios Om y su octavo profeta, Brutha. Cuando Om siente que el momento de manifestarse ante su octavo profeta ha llegado, intenta manifestarse de forma física en el mundo, pero para su sorpresa se encuentra atrapado en el cuerpo de una pequeña tortuga tuerta y sin acceso a ninguno de sus poderes divinos. Horrorizado descubre que ni siquiera puede hacerse escuchar por nadie a su alrededor, excepto un joven y torpe novicio de nombre Brutha. Las implicaciones son aterradoras, pues si Brutha es el único capaz de escucharlo eso significa que es la única persona que todavía cree realmente en él, y por lo tanto no queda más remedio que asegurarse de que sea su nuevo profeta.

Lamentablemente para su causa, Brutha posee una memoria que le permite recordar a la perfección cada suceso de su vida con todo detalle, y esa cualidad ha hecho que Vorbis, líder de la Quisición Omniana y el hombre más temido de su tiempo, lo elija para formar parte de una misión diplomática al vecino reino de Efebos. La misión de Vorbis es todo menos diplomática, pues lo que en realidad pretende es derrocar al Tirano (nombre dado a los gobernantes de Efebos), encontrar al hereje filósofo Didáctilos, y anexar la ciudad a los dominios Omnianos.

Luego de ello buscará autoproclamarse como el Octavo Profeta y convertirse en el gobernante de Omnia, y los únicos que pueden detenerlo son Brutha, Om, y dos filósofos efebianos, Didáctilos y su sobrino Urna.

Los temas explorados y parodiados por Pratchett en Small Gods son obvios: religión, iglesia y filosofía, además de entretenerse explorando su peculiar visión de ciencia contra religión y criticando el papel de la iglesia en la política. Los Omnianos son un pueblo monoteísta que adora solo al Gran Dios Om, pero la mayoría lo hace simplemente por costumbre, o porque están demasiado aterrorizados ante la perspectiva de tener que vérselas con la Quisición. La razón por la que Didáctilos es buscado es el haber escrito en su juventud un libro titulado De Chelonian Mobile, en el cual plasmó sus blasfemas ideas acerca de que el mundo es plano y viaja por el espacio a lomos de cuatro elefantes que se encuentran sobre la concha de una gran tortuga, en oposición a la versión aprobada por la jerarquía Omniana que dice que la Tierra es una esfera que gira alrededor del Sol, que también es una esfera.

Supongo que sobra decir que el libro me encantó. Critica todas las cosas que me molestan de las instituciones religiosas y lo hace de una manera inteligente y divertida, agregando además toda clase de alusiones y referencias a sucesos históricos o legendarios relacionados con la religión y mitología clásicos. Un verdadero deleite para los aficionados a la fantasía, al humor, y las historias narradas de manera inteligente. Si quieren saber un poco más acerca del Mundo Disco, lews recomiendo buscar los dos primeros libros de la serie, The Colour of Magic (El Color de la Magia) y The Light Fantastic (La Luz Fantástica), pues en ellos se explica todo lo necesario para entender este fascinante Universo. Si necesitan más incentivos o mayor información antes de buscar los libros, les recomiendo visitar La Concha de Gran A'Tuin, que es el sitio web dedicado a Mundo Disco más completo que pueden hallar en español.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html