marzo 02, 2009

Righteous Kill

Robert DeNiro y Al Pacino fueron durante varios años los actores más respetados y admirados en Hollywood, aunque es necesario admitir que ha pasado mucho tiempo desde que a alguno de los dos se le vio una actuación memorable. Pacino tiene sus chispazos ocasionales, sobre todo al tratar de mantenerse dentro de cierta clase de personajes, pero DeNiro parece haberse perdido sin remedio en el mundo de la auto-parodia y la comedia fácil desde hace algunos años. Tal vez lo más rescatable que ha hecho en mucho tiempo haya sido su participación en Stardust, donde a pesar de interpretar un personaje mayormente cómico no lo hace a costillas de explotar los arquetipos de sus papeles más famosos.

Lamentablemente para Righteous Kill (Frente a Frente), Jon Avnet, el director responsable de la cinta, no tiene ni el historial ni los logros de sus estrellas para respaldar su trabajo. Avnet es un reconocido productor de cine y televisión, contando con una gran variedad de películas, especiales y series de tv en su currículum, pero esta es apenas su sexta película como director en casi veinte años, teniendo como mejor logro la primera de las seis, Fried Green Tomatoes, que data de 1991. Hace algunos meses comenté por aquí su trabajo más reciente, 88 Minutes, un thriller de suspenso protagonizado por Al Pacino, mismo que en su momento consideré como una oportunidad desperdiciada para lo que pudo ser una gran película. Tristemente es la misma sensación que me deja Righteous Kill.

"Turk" Cowan (DeNiro) y "Rooster" Fisk (Pacino) son dos detectives de homicidios de la ciudad de Nueva York. Han sido pareja por más de dós décadas y se cuentan entre los oficiales más respetados en su precinto, pero ahora enfrentan un difícil caso, pues aparentemente un asesino serial está matando criminales que libraron la cárcel y todas las pistas apuntan a que el responsable sea un policia. Cuando los detectives Perez (John Leguizamo) y Riley (Donnie Wahlberg) se unen a la investigación, Cowan se ve de pronto convertido en uno de los principales sospechosos debido a su historial de caracter violento y explosivo, lo que genera un ambiente de tensión entre los cuatro detectives, su superior inmediato (Brian Dennehy) y Karen Corelli (Carla Gugino), la investigadora forense asignada al caso quien además es la amante de Cowan.

La historia está bien construída, desarrollando al mismo tiempo la trama y los personajes, pero el ritmo de la película es irregular, siendo demasiado lento por momentos y cambiando bruscamente el paso, con un par de momentos en que incluso parece que algunas escenas se insertaron de último momento en el cuarto de edición. El guión es obra de Russell Gewirtz, quien sorprendiera a todo mundo hace un par de años con su trabajo en Inside Man. La historia resulta bastante buena a pesar de la irregular dirección, y los giros inesperados a la trama que se dan en el último tercio de la película son lo que más contribuye a salir de la sala con la sensación de que en manos de otro director Righteous Kill pudo haberse convertido en un clásico del género policiaco.

Recomendada solo para los fans del género y/o de alguno de los protagonistas.

Por cierto, algo curioso sobre esta tercera aparición en créditos de Pacino y DeNiro: la primera vez (The Godfather Part II), ambos interpretaban mafiosos; la segunda vez (Heat) Pacino era un policía y DeNiro un ladrón; y ahora, ambos son policías. Tal vez la próxima vez algún director tenga la visión de utilizarlos en un género diferente.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html