junio 18, 2009

Natural City

En los últimos años el cine coreano ha representado una grata sorpresa para los aficionados al cine de género, pues de ese país han salido varias películas de horror y ciencia ficción que presentan una visión completamente diferente a la que Hollywood suele sociar a esos géneros. Y sin embargo, también hay muchos casos donde el choque cultural se convierte en cruza y mestizaje, con resultados al menos interesantes.

Ese es el caso de Natural City (Ciudad Virtual... ¿traducción vía antónimos?), película de ciencia ficción escrita y dirigida por Byung-chun Min. La caja del DVD contiene citas de críticos que la aclaman como una versión moderna de Blade Runner (como si la original hubiese dejado de estar vigente), o como una aproximación al mundo de Blade Runner a través de una estética inspirada en The Matrix. La primera parte de esa afirmación es fácil de entender, pues la historia de Natural City guarda muchas similitudes con el clásico de Ridley Scott.

El año es 2080, y R, el protagonista de la película, forma parte de los MP, una división especial de la policía encargada de perseguir y "reciclar" cyborgs renegados. Estos cyborgs son humanos sintéticos producidos con especificaciones precisas para hacerlos eficientes trabajadores en casi cualquier área, desde los modelos militares y de combate, hasta las llamadas "muñecas", cyborgs femeninos programados para servir como bailarinas y/o escoltas. Otra peculiaridad de estos cyborgs que los hace reminiscentes de los replicantes de Blade Runner es que tienen una vida activa de solo tres años. Esa limitante a su tiempo de "vida" es lo que lleva a los cyborgs a rebelarse, pues buscan alguna forma de cancelar su fecha de expiración.

Algo que he notado en la mayoría de las películas coreanas que he visto, es el énfasis que ponen en que una historia de amor forme parte integral de la historia, y entre másd inusual y rara, mejor. En este caso es R (Ji-tae Yu) quien está enamorado de Ria (Rin Seo), una muñeca cuya fecha de expiración está a solo unos días. Desesperado por hayar algún modo de salvarla, R empieza a robar los chips de los cyborgs que se supone debiera retirar para venderlos en el mercado negro y financiar la investigación del Dr. Giro, un científico que solía trabajar para la corporación que construye los cyborgs que fuese despedido al trabajar en investigaciones moralmente cuestionables.

La obsesión de R por intentar preservar la vida de Ria lo lleva a enemistarse con su superior y otrora amigo Noma (Chang Yun), quien tiene la esperanza de que luego de que Ria caduque R vuelva a ser el mismo de antes. Mientras la relación entre Noma y R se deteriora, un cyborg de combate de nombre Cyper empieza a comportarse de un modo extraño. Tras robar información sobre patrones de ADN, Cyper (Doo-hong Jung), empieza a buscar a Cyon (Jae-un Lee), una joven que se gana la vida como oráculo/prostituta, pues aparentemente ella guarda la clave para poder preservar la vida de Cyper. Cuando el Dr. Giro solicita a R que localice a la misma chica el escenario queda listo para una confrontación final entre Cyper, Noma y los MPs, y R, donde estará en juego algo más que el futuro de dos cyborgs.

Las similitudes argumentales entre Blade Runner y Natural City son innegables, y aún cuando esta película no tiene el complejo desarrollo de personajes y conflictos morales de aquella, no se trata solo de una superficial réplica de la misma. ¿Qué mejor forma de cuestionar la naturaleza humana, que un hombre que mata cyborgs con la esperanza de hallar la clave para salvar a uno en especial? Y si la película queda a deber en profundidad lo compensa con las secuencias de acción. Las comparaciones con The Matrix me parecen ridículas y bobas, pues siempre que alguna película utiliza elaborados efectos especiales en escenas de combate salen a colación, sin importar si hay o no alguna relación en estilo o estética. En este caso me parece que hay un par de secuencias en donde se utiliza la velocidad de la cámara para resaltar las peleas entre cyborgs y MPs que pudieran justificar la comparación, pero en ambos casos me parecen mejor montadas y logradas que cualquier secuencia similar en The Matrix.

Si les gusta la ciencia ficción o las películas de acción, Natural City puede ser una buena opción, con el plus adicional de representar un homenaje a una de las mejores películas de la historia del género y sin necesidad de recurrir a algún actor incapaz de manifestar emociones humanas.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html