agosto 27, 2009

Fear Itself: Chance

Masters of Horror fue cancelada tras solo dos temporadas en la cadena de TV Showtime!, pero Mick Garris consiguió un modo de mantener la serie viva en NBC, aunque una disputa de derechos le impidió utilizar el nombre, naciendo así Fear Itself. Originalmente se transmitieron solo ocho episodios de los trece que se grabaron, pues se suspendió la emisión de la serie para abrir espacio a la cobertura de los Juegos Olímpicos. Sin embargo, una vez terminado ese evento la serie no regresó a su horario habitual. Durante meses no hubo ningún aviso oficial de parte de la cadena, hasta queen marzo pasado se anunció oficialmente la cancelación de la serie. Para Latinoamérica el canal Space ha transmitido los trece episodios de la serie, de los cuales los últimos cinco permanecieron sin haber sido vistos en los EU por algún tiempo, aunque tengo entendido que AXN Sci Fi ya los transmitió todos.

Chance es el décimo episodio de la serie y fue dirigido por John Dahl sobre un guión de Rick Dahl y Lem Dobbs, basado en una historia de éste último. Chance Miller (Ethan Embry) es un hombre al borde de la desesperación. Chance tiene varios días sufriendo pesadillas, pero lo atribuye al stress, mayormente ocasionado por su precaria situación económica. Sin embargo, está convencido de que está a punto de hacer un negocio que cambiará su vida drásticamente. Chance decide involucrarse en el negocio de las antigüedades y aún contra los consejos de Jackie (Christine Chatelain), su novia, realiza una fuerte inversión que espera multiplicar rápidamente. Chance compra un jarrón antiguo y acuerda una cita con el propietario de una tienda de antigüedades (Vondie Curtis Hall), quien manifestó interés en el jarrón cuando éste le fue descrito.

Una vez en la tienda el dueño procede a revisar el jarrón, y le informa a Chance que aún cuando existe un parecido con una clase de jarrón más antiguo y valioso, existen algunas diferencias que delatan que se trata de una pieza más reciente y mucho menos valiosa, ofreciendo a Chance 5,000 dólares por el. Éste se escandaliza y molesta, reclamando el pago de los 45,000 dólares prometidos. El anticuario le explica que le dio esa cifra basándose en la descripción que le hizo del jarrón, pero que la pieza que le ha llevado no tiene ese valor. Chance pierde los estribos y se lanza sobre el anticuario, forcejeando con él hasta golpearlo y dejarlo inconsciente. Un ruido en la tienda llama su atención y sale a investigar, encontrándose con un hombre idéntico a si mismo, quien lo mira con desprecio antes de retirarse caminando.

Al volver a la habitación anterior, Chance encuentra al anticuario intentando arrastrarse hasta el teléfono, así que toma un bastón y lo golpea hasta matarlo. Su doble vuelve a aparecer, lo felicita, y desaparece nuevamente. Mientras Chance intenta decidir que hacer con el cuerpo, la alarma contra incendios se activa, por lo utiliza el bastón para destruirla. Un instante más tarde suena el teléfono, pues en la compañía de seguridad desean saber si hay algún problema. Chance les dice que se trató de una falsa alarma, pero al no poder proporcionar la contraseña de seguridad le cortan la llamada. Preocupado por la inminente llegada de alguien de la compañía, Chance intenta ocultar el cuerpo. Al llegar el empleado de seguridad le exige pasar a revisar el lugar. Chance intenta convencerlo de que está cuidando la tienda como un favor al dueño, pero lo deja pasar. Cuando el empleado descubre el cuerpo, Chance lo mata utilizando una espada.

Su doble vuelve a aparecer para recordarle que la esposa del anticuario llegará en cualquier momento, y le ayuda a acarrear los cuerpos hasta un contenedor de basura en el callejón aledaño. Al volver a la tienda escuchan llegar a la esposa del dueño y luego la oyen entrando a la ducha. Su doble intenta convencerlo de que lo mejor que puede hacer es matar a la esposa, buscar el dinero, y largarse de ahí. Horrorizado ante la sugerencia, Chance huye del lugar y deja al doble acechando a la mujer. Al llegar a su casa encuentra una nota de su novia donde le informa que volverá en un rato. Chance se da una ducha y luego descubre que la herida que se hizo en la frente durante la pelea con el anticuario ha desaparecido. Una vez que regresa su novia también reaparece su doble, situación que llevará a un trágico desenlace.

La historia fluye de manera constante, explorando la idea del desdoble de personalidades como si se tratase de una re-adaptación de la clásica historia del Dr. Jeckyll y el Sr. Hyde. Las actuaciones son más que sobresalientes y el montaje de la historia revela a un Dahl capaz y eficiente, logrando un episodio que sin ser grandioso resulta bastante sólido, lo que me sorprendió un poco por los malos comentarios que he escuchado acerca de la serie. Los trabajos más conocidos de Dahl para cine son The Last Seduction (La Última Seducción), Rounders (Apuesta Final) y Joy Ride (Frecuencia Mortal), siendo éste último su único acercamiento real al género del horror. Durante lo que va de esta década Dahl ha dirigido mayormente televisión, contando en su curriculum con episodios de series como Dexter, Californication, Battlestar Galactica y True Blood. Nada mal, aún cuando tampoco haya hecho nada realmente memorable.

Intentaré pescar el resto de los episodios de Fear Itself para poder comentarlos, pero la verdad es que los horarios de Space resultan un tanto caóticos así que no sé cuanto tiempo me pueda tomar.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html