abril 14, 2010

The Restaurant at the End of the Universe

Esta es la segunda parte de The Hitch Hiker's Guide to the Galaxy, cuya primera parte comenté hace un par de meses. En aquella ocasión mencioné que la historia se originó inicialmente como un serial radiofónico que terminó engendrando primero una serie de tv y después la serie de novelas, y es precisamente con este libro que se completa la adaptación de la historia aparecida en el serial radiofónico.

El libro empieza momentos después del final de la primera novela, cuando los protagonistas acaban de abandonar el planeta Magrathea y se disponen a buscar un sitio para comer. Los Vogons los siguen de cerca con intenciones de destruir la nave, matar a Zaphod Beeblebrox, y eliminar todo vestigio de la existencia de la Tierra, lo que incluye a los dos únicos supervivientes del destruido planeta, Arthur Dent y Tricia "Trillian" McMillan.

Poco a poco se revelan más pistas de la secreta misión de Zaphod (tan secreta que ni él mismo sabe en que consiste), y como consecuencia el grupo se ve separado. Ford Prefect, Arthur y Trillian se quedan encerrados en la nave tomando té mientras que Zaphod y el neurótico y paranoico androide Marvin desaparecen. Ambos se encuentran en las oficinas sede de la Guía cuando el edificio es atacado y arrancado de tajo por mercenarios espaciales. Estos transportan el edificio entero a otro planeta, donde piensan someter a Zaphod a una experiencia que destruirá su mente. Zaphod consigue escapar y reunirse con los demás en la nave, pero aparentemente se ha olvidado de Marvin.

Para evadirse nuevamente, Zaphod le pide a la nave que los lleve al Restaurante más cercano, mismo que resulta ser Milliways, el Restaurante en el Fin del Universo, ubicado en el mismo punto donde se encuentran, pero millones de años en el futuro. El grupo cena mientras disfruta del espectáculo del Fin del Universo y se reune con Marvin. Ford y Zaphod deciden robarse una nave para salir de ahí, pero una potencial catástrofe separa nuevamente al grupo, con Arthur y Ford atrapados en el pasado en una versión primitiva de la Tierra, y Trillian yZaphodcompletando la misteriosa misión de éste último.

La novela mantiene el mismo estilo y tono de la primera y la verdad es que sería difícil intentar leerla por separado, pues la continuidad entre ambas es tal que bien podría considerárseles como dos partes del mismo libro, razón por la que no puedo recomendarla por separado bajo ninguna circunstancia.

Douglas Adams tiene un fino sentido del humor, coqueteando insistentemente con la sátira pero sin rendirse por completo a ella. Habiendo completado este arco argumental -que es la parte central de la historia utilizada en la película- siento curiosidad por saber hacia donde dirige la historia en las restantes novelas de la serie, mismas a las que seguramente dedicaré tiempo tiempo de lectura en los próximos meses.
Reblog this post [with Zemanta]
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html