octubre 18, 2011

Reseña: Apollo 18

Cuando hace más de diez años el mundo fue sorprendido por el espectacular éxito de The Blair Witch Project (El Proyecto de la Bruja de Blair), nadie se imaginó hasta donde se iba a explotar la idea del "metraje encontrado". Las variaciones más exitosas hasta ahora han sido monstruos gigantes -Cloverfield (Monstruo) y Troll Hunter (ésta última próximamente también en pantallas mexicanas)- y fantasmas o presencias sobrenaturales -Paranormal Activity (Actividad Paranormal)-, pero eso no quiere decir que exista una razón para limitarnos solo a este planeta.

Apollo 18 juega con la misma idea, y lo hace con una premisa bastante pretenciosa, ofreciendo contar la historia secreta de la última misión del programa espacial Apollo, y explicar la verdadera razón por la que la humanidad no ha regresado a la Luna en casi cuarenta años. Parece ser que olvidaron que el mayor problema de ser pretencioso, es que las expectativas son más altas.

Los astronautas Nathan Walker (Lloyd Owen), John Grey (Ryan Robbins) y Ben Anderson (Warren Christie) son elegidos para realizar una última misión del programa Apollo, misma que habrá de realizarse en secreto y bajo la directa supervisión del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Obligados a mentir a sus amigos y familias, aceptan, sin saber que están a punto de embarcarse en una pesadilla espacial.

En realidad no puedo contar prácticamente nada de la historia, pues esta es tan hueca y sin fondo que prácticamente cualquier cosa que diga puede ser considerada como un spoiler, y asumo que más de uno estará pensando en ir a verla. Baste con decir que la inusual misión se sale por completo de todos los parámetros planeados inicialmente para su ejecución, y que los dos astronautas que realizan el alunizaje encuentran más de una sorpresa en la superficie de nuestro satélite.

Cuando aparecieron los avances de la película, comenté a amigos y familia que la sensación que me dejaba era que bien podría haber sido vendida como Actividad Paranormal... en el Espacio. Y justamente eso es lo que es, con todo lo que ello implica. Las actuaciones son insípidas y los personajes no están trabajados, lo que afecta el desarrollo de la película, pues me queda la impresión de que involucrar a la audiencia debiera ser fundamental para que esta clase de historias funcionen.

La dirección es muy dispareja, al igual que los efectos especiales. El uso de material de archivo de la NASA ayuda a darle un aspecto auténtico a muchas escenas, pero la gran mayoría del material original está filmado de manera descuidada, llegando al grado de que algunas caminatas "lunares" no parecen mostrar efecto alguno de la gravedad reducida de la luna y que las pisadas que vemos lucen, en muchos casos, como si fuesen de cualquier caminata por la playa.

Lo malo con esta clase de proyectos es que nunca faltan los fanáticos que quieren leer de más en un simple producto de ficción, a grado tal que un vocero de la NASA tuvo que hacer una declaración oficial explicando que Apollo 18 es una obra de ficción y no debe considerársele bajo ninguna circunstancia con un documental. Aparentemente esto tiene mucho que ver con reacciones generadas por el sitio web asociado a la película, www.lunartruth.com, pero me parece una auténtica estupidez que alguien pudiera creer que existe algo de cierto detrás de un proyecto fílmico tan pobremente trabajado. De pena ajena.

Recomendada solo para los incondicionales del subgénero.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html