noviembre 01, 2013

Reseña: Elysium

Neill Blomkamp tomó al mundo por sorpresa en 2009 con la realización de su primer largometraje, District 9 (Sector 9), cinta de ciencia ficción inspirada en su propio cortometraje Alive in Joburg y producida por Peter Jackson. En su momento comenté aquí la película, además de que en un post anterior había hablado de los antecedentes, incluso compartiendo el cortometraje original.

Cuando empezó a circular información acerca de Elysium, su siguiente proyecto, las expectativas eran altas. Desde un principio se sabía que sería otra historia de ciencia ficción, pero lo que más llamaba la atención era el conocimiento de que en esta ocasión habría un estudio de Hollywood financiando el proyecto, permitiéndole acceso a más recursos tanto físicos como económicos.

La historia de Elysium tiene lugar en el año 2154, y nos encontramos con que en la Tierra la división de clases ha alcanzado el extremo. A principios del siglo XXII, con sus recursos naturales prácticamente agotados y llena de contaminación sin límites, la Tierra dejó de ser un hogar adecuado para la clase acomodada, por lo que se construyó una enorme estación orbital, donde pueden llevar una vida de lujo y relajación, contando con la más avanzada tecnología y un nivel de medicina capaz de curar cualquier padecimiento o lesión.

Max DaCosta (Matt Damon) es un operador en una fábrica maquiladora de robots. Sus antecedentes criminales como delincuente juvenil y su mal carácter no le permiten buscar un mejor trabajo, y es sólo a base de fuerza de voluntad que ha podido mantenerse fuera de actividades ilícitas que lo vuelvan a meter en problemas. Sin embargo, un accidente industrial lo deja envenenado por radiación, y le quedan sólo un par de días de vida, a menos que reciba atención médica especializada, como la que sólo se puede obtener en Elysium. Desesperado, acepta hacer un último 'trabajo' a cambio de pasaje en un transbordador ilegal hacia la estación orbital.

Su reencuentro con Frey (Alice Braga), una amiga de la infancia desesperada por llevar a su hija enferma a Elysium, complica más las cosas y atrae peligrosamente la atención de la Secretaria Delacourt (Jodie Foster), responsable de vigilar la inmigración en Elysium, y de Kruger (Sharlto Copley), mercenario al servicio de la Secretaria. Si el arriesgado plan de los handlers de Max tiene éxito, la vida para los habitantes tanto de la Tierra como de Elysium cambiará de manera drástica y definitiva.

Sin contar la mencionada District 9, hacía mucho tiempo que la ciencia ficción, sobre todo la producida en los Estados Unidos, no atacaba la crítica social de una manera tan punzante como lo hace Blomkamp. Si bien su particular acercamiento a los temas de la desigualdad social y la lucha de clases por momentos pintan una imagen demasiado contrastante en blanco y negro, ello no cambia el hecho de que resulte refrescante ver a un cineasta preocupado por decir algo y no sólo por crear imágenes visualmente atractivas. Lamentablemente, a pesar de sus intenciones y de su probada calidad para contar historias de una manera visualmente atractiva, Elysium también deja en claro que el realizador sudafricano es mucho mejor director que guionista.

Sus diálogos acartonados y por momentos forzados, y una estructura narrativa simple e ineficiente terminan por sabotear la película. Un guión revisado o con colaboración de otro guionista, como ocurrió con District 9, podría haber resuelto muchos de sus problemas, ofreciendo un mejor producto. Afortunadamente para su próximo proyecto, Chappie, que también será de cf, Blomkamp volverá a colaborar con Terri Tatchell, quien escribiera el guión final de District 9.

En resumen, Elysium es una buena película de ciencia ficción, pero los problemas de guión no le permiten elevarse al nivel que esperábamos de Blomkamp luego de su espectacular debut como realizador. La película sin dura es atractiva e interesante para los aficionados a la ciencia ficción, quienes estarán mejor preparados para lidiar con las inconsistencias y llenar los huecos que tiene la película, en tanto que el público en general puede encontrarse innecesariamente confundido por la aparentemente entrecortada narrativa de la película. En corto, se trata de una oportunidad desperdiciada.

Película recomendada sólo para los aficionados al género, y con varias reservas.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html