octubre 06, 2005

Finding Forrester - Wonder Boys

Hace algunos días pasaron en TV - no recuerdo el canal - dos películas que comparten algunos elementos temáticos. Se trata de Finding Forrester (Descubriendo a Forrester) y Wonder Boys (Loco Fin de Semana).

Finding Forrester, dirigida por Gus Van Sant y protagonizada por Sean Connery, Anna Paquin y Rob Brown nos cuenta la historia de Jamal Wallace, un joven de color originario del Bronx con un talento sobresaliente para el basketball y con aspiraciones literarias. Sus notas y su habilidad atlética le consiguen una beca para seguir sus estudios en un prestigioso colegio privado donde tendrá que enfrentar toda clase de prejuicios. Pocos días antes de cambiar de escuela conoce a un laureado escritor desaparecido del ojo público hace muchos años, William Forrester.

Forrester
descubre las habilidades literarias de Jamal y a regañadientes se convierte en una especie de mentor. A lo largo de la cinta se exploran los crecientes lazos de amistad entre ambos mientras Jamal busca como encajar en el nuevo entorno donde se encuentra y Forrester encuentra un motivo para abandonar su retiro. Algunos críticos le recriminan a Van Sant el hecho de que la cinta sea tan parecida en tono y tema a Good Will Hunting, pero personalmente prefiero Finding Forrester.

Wonder Boys es una cinta de Curtis Hanson, aclamado director de la excelente L.A. Confidential, y sigue las peripecias de Grady Tripp (Michael Douglas), profesor de literatura y autor de una exitosa novela, quien tiene varios años trabajando, infructuosamente, en la segunda. Tripp recibe la visita de su agente (Robert Downey Jr.), cuya carrera depende de la nueva novela de Tripp, con motivo de un festival literario. El mismo fin de semana Tripp tiene que lidiar con que su esposa lo deja, su amante (Frances McDormand), quien es la esposa de su jefe, le informa que está embarazada; y un par de sus alumnos (Katie Holmes y Tobey Maguire) buscan su ayuda para lidiar con sus vidas.

El tema común an ambas es, obviamente, el oficio de escribir y las dificultades del mismo. Alguna vez al comentar estas películas con un amigo y preguntarme sobre porque no se les prestó más atención en su momento, llegamos a una simple conclusión: aún cuando ambas son buenas películas, para la mayoría de la gente no tienen nada de especial. Para nosotros tocan momentos más personales porque somos, o pretendemos ser, escritores. Personalmente me he tomado la libertad de seguir algunos consejos tanto de Forrester como de Tripp y los resultados generalmente han sido positivos, pero más allá de esa aparente distinción ocupacional en ambas películas, las dos resultan entretenidas y muchos de los consejos que aparecen en ellas son perfectamente aplicables a cualquier otra ocupación.

Altamente recomendadas.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html