junio 15, 2006

X- Men 3 - The Last Stand

Decidí tomarme un respiro el fin de semana y por eso no publiqué este comentario ni el de La Hoguera tal y como había afirmado que haría. Pero ya están listos. En La Hoguera pueden leer una breve (al menos para mis parámetros) crítica de X-Men: The Last Stand. Lo que sigue a continuación es un complemento a esa crítica pero desde un punto de vista más personal y visceral. También escribí un comentario más breve y quizás más conciso en Comicverso, como parte de varios comentarios publicados acerca de la película.

Como antecedente quiero mencionar que soy fan de los comics de los X-Men y personajes relacionados desde hace más de veinte años. Mi colección de comics en inglés empezó a conformarse durante la década de los noventas a partir de las series de estos personajes y durante mucho tiempo representaron una parte importante de la misma. Durante años fui adquiriendo reimpresiones y tomos compilatorios que me permitieron tener la mayor parte de las aventuras de estos personajes publicadas entre 1963 y 2003. Y la razón para aclarar eso no es justificar el señalamiento de los errores, omisiones o cambios hechos a la historia dentro de esta película o alguna de las que le precedieron, pues como ya he mencionado anteriormente entiendo perfectamente que se trata de medios diferentes y que las historias y personajes no pueden ser tratados de la misma manera en uno y otro, sobre todo tomando en cuenta que algunos de estos personajes fueron creados hace más de cuarenta años. Si menciono mi afición por los comics de estos personajes es sólo para sentar un precedente del afecto que siento por muchos de ellos.

Quiero advertir que el siguiente texto contiene información específica del argumento de la película, por lo cual sugiero que si no han visto la película se abstengan de proseguir. Una vez habiendo hecho los avisos pertinentes, procedo a desglosar mi viciada percepción de la tercera cinta de la saga de los Hijos del Atomo de una manera que puede ser calificada de muchas cosas, pero jamás de breve...

A la mayoría de mis amigos les gustó la película, aún cuando ninguno de ellos ha tratado de argumentar que sea una buena película. Cuando me preguntan que es lo que no me gustó de ella, lo primero que respondo es que fue la falta de desarrollo de personajes, ya sea nuevos o previamente introducidos, y la incongruencia que existe en algunas partes de la historia. Después procedo a enumerar una serie de errores y omisiones, todos ellos menores y que tal vez alguien menos quisquilloso que yo hubiera dejado pasar. Así que lo que leerán a continuación es más o menos lo mismo que he dicho en diferentes conversaciones desde que vi la película. Los errores los omito por ahora. No sé si después escriba otro texto al respecto pero sé que este será suficientemente largo como para no necesitar los párrafos adicionales.

Así que vamos con los personajes. Wolverine es un caso curioso, porque al perder profundidad en su desarrollo se convierte en un personaje más similar al de los comics, y más cercano al cliché del héroe que no pretende serlo, o como lo definieran en la cinta anterior, "el chico malo con el potencial de ser bueno", y funciona. Storm sigue siendo un enigma. Entre el guión y la actuación de Halle Berry es difícil saber si es una mujer fuerte y de caracter, una joven sensible y sentimental, una berrinchuda temperamental o una mezcla incongruente de las anteriores. El personaje es innecesariamente complejo y nunca se entiende cual es el razonamiento para que se convierta en líder del equipo -aún si sólo sea para aprobar todas las decisiones de Wolverine-.

El Profesor Xavier no es en esta película ni maestro, ni líder, ni mentor, ni ideólogo, ni nada. La escena donde literalmente se despide -de la nada, por cierto- de Storm es completamente gratuita y sin sentido. Y en esa misma escena nos damos cuenta de que los guionistas no estaban enfocados en su trabajo. Cuando Storm menciona a Scott (Summers, Cyclops), el profesor hace un gesto de impotencia y dice algo como, "Scott tiene otras cosas en mente y no puede concentrarse en la escuela". Si Xavier es el telépata más poderoso del planeta, ¿no debiera estar al tanto de qué es lo que estresa a Scott? ¿Cómo es posible que no se de cuenta de que Scott "oye" a Jean? Si es la figura paterna para todos los X-Men y se ha mencionado en las dos primeras películas que Scott fue el primer estudiante "adoptado" por Xavier, ¿no debiera estar más preocupado por él y quizás estar tratando de ayudarlo a superar su pérdida? Lo de Cyclops es un completo desperdicio. Lo matan aún antes de que uno pueda llegar a sentir lástima por él y lo hacen de la manera más barata posible: fuera de cámara. Realmente es difícil no creer que fue una decisión ejecutiva deshacerse del personaje.

Collossus tiene tres o cuatro parlamentos y sólo una vez se trata de más de una oración, y como a nadie le importa no escuchamos siquiera su nombre. Iceman y Rogue presentaban una oportunidad para desarrollar una trama secundaria, su relación al borde de terminar porque ella no puede controlar sus poderes y ahora encima aparece Kitty para conformar un triángulo amoroso, pero evidentemente Ratner nunca fue bueno para la geometría porque nunca encuentra la hipotenusa y por lo mismo no puede mostrar el triángulo ni por un instante. Kitty es una interesante adición al elenco y la historia explota sus habilidades competentemente, aunque nunca se desarrolla al personaje. ¿Era muy difícil hacer que malinterpretara las intenciones de Bobby y desarrollar tres personajes en quince segundos? Parece que para Ratner si. Beast es una auténtica lástima. La elección de Kelsey Grammer era ideal para el locuaz y educado Dr. McKoy, pero no pudimos conocerlo en medio del pandemonium de personajes acartonados que es la película. A Angel no puedo dedicarle más de un par de líneas porque sería más de lo que hicieron los guionistas. Parece ser que la única razón de su inclusión fue que al estudio o a Ratner les pareció la imagen perfecta para simbolizar la libertad al final de la película.

En cuanto a la Hermandad, empecemos con Magneto. Pese a todo, el personaje se siente congruente gracias al gran trabajo de McKellen, quien aún con los peores diálogos que le han dado en toda la saga, logra hacer que casi todos funcionen, aunque el "What have I done?" no lo salvaba nadie. Mystique fue presentada en las dos cintas anteriores como la más fiel y devota seguidora de Magneto, pero además se dejó bien claro el desprecio que siente por los seres humanos, a quienes considera seres inferiores, lo cual presentaba la pregunta ¿qué haría Mystique si se viese reducida a vivir como un humano? Seguramente no se volvería contra Magneto informando de sus actividades y paradero a las autoridades. A mi parecer (y varias gentes coinciden conmigo), Mystique se mataría. O más aún, le pediría a Magneto que la liberara de su estado de "inferioridad". Pyro es exactamente el mismo personaje que conocimos en la película anterior, engreído y altanero, tal vez con un mayor dominio de sus poderes pero igual de inmaduro. Los personajes nuevos tampoco tienen nada de desarrollo, por lo cual ni siquiera considero necesario mencionarlos, aunque considero que los Morlocks hubiesen sido una interesante sub-trama en su condición de marginados entre los marginados.

Finalmente Jean, o Phoenix. Primero nos informan que ese es el nombre elegido por su parte "durmiente", aún cuando en las cintas previas ya habíamos visto el nombre en pantalla como nombre/código para Jean. Si ese fuera el caso, Xavier tendría que haberse dado cuenta de que sus bloqueos estaban perdiendo fuerza en cuanto Jean escogió ese nombre. Pero ahí empezamos a entrar en el escabroso terreno de desglosar el guión para buscar huecos e incongruencias y entonces este texto no tendría fin.

Sólo espero que si se decide continuar con la franquicia, se haga de una manera más cuidada y congruente. Si no es así, tal vez sea mejor dejar que estos personajes prosigan con sus "vidas" en el medio que les vió nacer.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html