enero 26, 2009

Masters of Horror (¡¿?!): Mick Garris

La historia de Mick Garris puede resultar entrañable para los aficionados al cine de horror y ciencia ficción, pues se trata de la historia de un fan que gracias a su amor por el medio y los géneros se ganó su entrada en la industria. Videoasta aficionado desde la adolescencia, Garris se convirtió en un crítico independiente de música y cine, publicando reseñas de manera frecuente en revistas especializadas como Cinefantastique y Starlog, así como en algunos diarios de Los Angeles durante la década de los 1970s. En 1977 consiguió un trabajo como recepcionista en la Star Wars Corporation, la recién fundada compañía de George Lucas. Gracias a los contactos hechos ahí, Garris se convirtió en anfitrión del programa local de cable Fantasy Film Festival, donde pudo entrevistar a reconocidos actores y directores reconocidos dentro del cine de género. Durante los 1980s se hizo de un nombre gracias a su trabajo produciendo y dirigiendo especiales tipo "Detrás de Cámaras" para cintas como The Howling, Halloween II, The Thing, Videodrome, The Fog o Indiana Jones and The Temple of Doom, y gracias a ello pudo lanzar en forma su carrera como guionista y director.

Y sin embargo, la única forma en que Mick Garris puede aparecer en una lista de Masters of Horror, es siendo el dueño y creador del concepto.

Eso puede sonar mucho más agresivo de lo que debiera ser, pero es la verdad. Lamentablemente para el señor Garris, todo el amor y pasión que siente por el cine de género no logran trasladarse con éxito a su trabajo. La mayor parte de su obra ha sido para la televisión, pues en cine solo tiene créditos como guionista de Critters 2, secuela desangelada de una de por si no muy divertida B-movie, The Fly II (La Mosca 2), insípida secuela del exitoso thriller de horror dirigido por David Cronenberg, Hocus Pocus (Abracadabra), una... eh... comedia de horror sobre brujas que reviven en Halloween y los adolescentes que las mandan de vuelta al otro mundo, y Riding the Bullet, la cual no he visto pero sé que es adaptación de una historia de Stephen King, con quien colabora frecuentemente. Como director, es responsable únicamente de la mencionada Critters 2 y de Sleepwalkers (Sonámbulos), basada en un guión original del mismo King. Su carrera en televisión ha sido mucho más prolífica, pero no por eso más exitosa o digna de recordar.

Luego del final de Fantasy Film Festival Garris pasó problemas para encontrar un empleo estable hasta que Steven Spielberg lo contrató como guionista y editor de historias para su serie antológica de irregular calidad y resultados Amazing Stories (Historias Asombrosas). Después co-escribió el guión para *Batteries Not Included (Milagro en la Calle 8), otra producción de Spielberg, y participó como parte del equipo de guionistas de series como Freddy's Nightmares (Las Pesadillas de Freddy), con el popular villano de la saga Nightmare on Elm's Street (Pesadilla en la Calle del Infierno) Freddy Krueger haciendo de presentador, y Tales From the Crypt (Cuentos de la Cripta). Su debut como director se dio en Psycho IV: The Beginning (Psicosis 4), precuela del clásico del género. A mediados de los 1990s inició su exitosa serie de colaboraciones para la tv con Stephen King encargándose de dirigir las autoadaptaciones del autor de The Stand (La Plaga, La Danza de la Muerte o El Virus Asesino, según la traducción que les haya tocado), de la cual la novela me encantó pera la miniserie nunca me pudo enganchar; The Shinning (El Resplandor), la aburridísima y ridícula versión protagonizada por Steven Weber que nunca debió hacerse si ya estaba el clásico de Stanley Kubrick; y Desperation, la que no he visto ni leído. Garris también adaptó y dirigió dos historias cortas, una de King y otra de Clive Barker que aparecieron juntas bajo el título de Quicksilver Highway, con poca fortuna y aceptación.

Finalmente, en el 2005 Garris logró reunir a una considerable cantidad de talento asociado con el género de horror para producir la serie de tv Masters of Horror, misma que pudiese convertirse en su justificación para merecer una mención en la historia del género aún cuando sea como productor y no como guionista o realizador. La serie duró dos temporadas antes de que diferencias con la cadena Showtime lo llevarán a cambiar el nombre de la antología a Fear Itself, de la cual hasta ahora solo existe una temporada. En la primera temporada de Masters of Horror, que es la que inspiró esta serie de textos, Garris escribió y dirigió el quinto episodio, Chocolate (Tan Espeso como el Chocolate), que es el cuarto volumen de la colección en DVD.

Chocolate cuenta la historia de Jamie (Henry Thomas), un joven divorciado que trabaja desarrollando saborizantes artificiales que de algún modo establece un lazo sensorial con una atractiva mujer afecta al chocolate. Preocupado en un principio, pronto Jamie empieza a obsesionarse con la identidad de la misteriosa mujer, y luego de que atestigua como ella asesina a su infiel amante decide localizarla a cualquier costo. Su investigación lo lleva a Catherine, una hermosa artista canadiense que se muestra suspicaz sobre los motivos de Jamie para buscarla. Incrédula primero y recelosa más tarde, Catherine lo confronta al aceptar que ella ha experimentado visiones y sensaciones similares. La confrontación lleva a un trágico y violento desenlace.

La verdad es que sería injusto decir que Chocolate es mala, porque no llega a serlo, pero tal vez sea peor tener que calificarla como lo que realmente es: plana, inconsecuente y sin chiste o gracia alguna. La historia está narrada a partir de la declaración que Jamie hace a la policía después de los hechos, y creo que esa decisión narrativa afecta negativamente el desarrollo de la historia. No solo se trata de un recurso fácil y muy usado, si no que además elimina cualquier posibilidad de que algo le pase al protagonista durante el desarrollo de la historia, matando prematuramente cualquier intento de construir suspenso o incluso algún grado de identificación y/o simpatía por el personaje de Jamie. La verdad es que no esperaba mucho de Garris, pues la misma sensación de inconsecuencia y oportunidades desperdiciadas la he tenido siempre que veo una de sus películas o miniseries. Lástima, porque si se atreviera a correr más riesgos narrativos probablemente podría hacer algo más memorable o al menos divertido, y en el peor de los casos apuesto a que tendría un par de memorables b-movies en su currículum.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html