junio 24, 2009

The Assignment

No es inusual tomar personajes reales y crear obras de ficción alrededor de us vida o episodios de la misma, y un buen ejemplo de ello, especialmente durante el último cuarto del siglo XX es Illych Ramírez Sánchez, un asesino profesional y terrorista mejor conocido como Carlos "El Chacal", o simplemente El Chacal. Irónicamente, el mote de "El Chacal" proviene de una confusión durante su arresto, pues se encontró una copia de la novela Day of the Jackal (El Día del Chacal), de Frederick Forsyth, entre lo que se creía eran sus pertenencias. La ironía está en que la novela fue publicada antes de que Carlos o sus actos terroristas se convirtiesen en temas de conocimiento público, y sin embargo mucha gente cree que el asesino que protagoniza el libro y su posterior adaptación cinematográfica es el propio Carlos.

Carlos es uno de los motores narrativos más importantes en la trilogía de Jason Bourne. O al menos en las novelas de Robert Ludlum, porque en las películas ni siquiera se le menciona. En el primer libro, Jason Bourne es un oficial del ejército a quien se le crea una identidad falsa como un asesino competidor del Chacal. La idea es que su presencia y sus actos consigan irritar lo suficiente a Carlos como para abandonar la seguridad de sus escondites y poder aprehenderlo o matarlo. En el segundo El Chacal no aparece, dándose por entendido que luego de los eventos del primer volumen está escondido. El tercer libro concluye el arco con un Chacal desahuciado que lo único que desea antes de morir es matar a Jason Bourne. Nada que ver con las "adaptaciones" cinematográficas, tal como comenté al reseñar The Bourne Ultimatum.

Como mencioné más arriba, Day of the Jackal trata sobre un asesino totalmente ficticio, pero cuando se hizo el remake titulado simplemente The Jackal (El Chacal) con Bruce Willis y Richard Gere -película bastante malita, por cierto-, se añadieron algunos detalles a la historia que permitiesen identificar al personaje principal con Ramírez Sánchez. Lo que nos deja finalmente con The Assignment (Caza al Terrorista), la cinta de Christian Duguay que quería comentar en esta ocasión.

The Assignment toma fechas y eventos de la vida de Carlos y los rodea de una historia de ficción que cuenta los intentos de la CIA, y en particular del agente Henry Fields (Donald Sutherland), por atrapar al peligroso terrorista. Fields recibe un golpe de suerte cuando Amos (Ben Kingsley), un oficial de inteligencia israelí asignado al Mossad, arresta por accidente a Aníbal Ramírez (Aidan Quinn), un oficial de la marina estadounidense quien guarda un asombroso parecido físico con Carlos.

Tras algunos esfuerzos Fields logra convencer a Aníbal de lo importante que puede resultar su ayuda para aprehender a Carlos, y durante meses él y Amos se dedican a entrenarlo para convertirlo en lo más parecido posible al auténtico asesino. Su plan es engañar a los aliados comunistas de Carlos para que sean ellos mismos quienes se deshagan de él.

El plan tiene sus complicaciones, puesexisten demasiados factores desconocidos como para poder prepararse para todos ellos. Aníbal se mortifica por el impacto que tendrá en su familia el haber aceptado tan peligrosa misión, y pronto descubre horrorizado que tratar de meterse en los zapatos de un asesino resulta mucho más complicado y difícil de lo que parece.

Uno de los logros de Duguay es en la caracterización de sus personajes, desde la obsesiva fijación de Fields con atrapar a Carlos cueste lo que cueste, a la dual interpretación que hace Aidan Quinn de Carlos y Aníbal, yendo de un extremo al otro: el apacible y sereno hombre de familia y el despiadado y amoral mercenario.

Las actuaciones son sobresalientes, pues a pesar de que Ben Kingsley tiene un papel menos exigente y un menor tiempo en pantalla, interpreta al veterano agente israelí con la sobriedad acostumbrada. Quinn me parece un actor infravalorado, pues a pesar de contar con algunos protagónicos en su currículum nunca ha recibido el reconocimiento debido. En cuanto a Donald Sutherland, este es un papel similar a algunos que ha interpretado en años recientes, de un hombre terco y tozudo que es capaz de lo que sea con tal de conseguir su objetivo y que me hace recordar aquello de "cuidado quienes persiguen monstruos, o pueden acabar convirtiéndose en uno".

The Assignment es una entretenida película que sin duda será del agrado de quienes gustan de los thriller cerebrales pero con acción y no demasiado complejos, y me parece una muestra más de que Christian Duguay es uno de los talentos más desperdiciados en lo que al cine de acción se refiere. Altamente recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html