noviembre 27, 2009

(500) Days of Summer - Marc Webb

Marc Webb era hasta hace unos meses un director de videos musicales, y ni siquiera uno particularmente notorio, siendo tal vez su trabajo más conocido los videos que hizo para bandas como Green Day o 3 Doors Down. (500) Days of Summer es su debut como director de cine (aparte de un cortometraje que realizó de manera independiente hace unos años), y curiosamente lo hizo a partir de un guión de los también debutantes Scott Neustadter y Michael H. Weber, quienes escribieron el guión antes de colaborar con Steve Martin en el de la innecesaria y olvidable Pink Panther 2.

(500) Days of Summer (5oo Días con Ella) cuenta la historia de Tom Hansen (Joseph Gordon-Levitt), un idealista joven quien a pesar de haber estudiado arquitectura trabaja escribiendo mensajes para tarjetas de felicitación, y de su obsesivo romance con Summer Finn (Zooey Deschanel), la asistente de su jefe. Tom es un romántico empedernido y devoto creyente del amor verdadero y el destino. Summer es práctica y realista, y está convencida de que no existen tales cosas. Obviamente se trata de una receta para el desastre. Pocas veces he encontrado películas donde el slogan  promocional describa tan bien el contenido de la película, y más tratándose del usado para su distribución local y no de la traducción del original (This is not a love story. It's a story about love - Esta no es una historia de amor. Es una historia acerca del amor): Él encontró a su pareja ideal. Ella no.

La historia es contada de una manera no lineal, mostrándonos antes un rompimiento de la pareja y un aparente final feliz a doce días de cumplir los quinientos. Luego empieza a dar saltos a diferentes puntos de la relación, construyendo en el proceso las diferentes capas de la personalidad de cada uno de los protagonistas y estableciendo de paso las de los personajes secundarios sin permitir que éstos adquieran demasiado peso en la historia. El resultado es una comedia romántica diferente a las que nos tiene acostumbrado Hollywood, al mostrar personajes más reales que los que suelen aparecer en cintas protagonizadas por Sandra Bullock, Meg Ryan o quienquiera que esté de moda este año. El principal fuerte de la película es precisamente la facilidad con que el espectador puede llegar a identificarse con el carácter de Tom, el pragmatismo de Summer, o con cualquier otro rasgo distintivo de McKenzie y Paul, los fieles e incondicionales amigos de Tom, o incluso de su hermana Rachel. En el peor de los casos todo mundo conoce a alguien parecido a cualquiera de esos personajes.

No es una película que le vaya a cambiar la vida a nadie, pero me parece lo suficientemente fresca como para resultar disfrutable para toda clase de público. Si se me pidiese que buscara alguna película similar en tono, creo que la única que me viene a la mente sería High Fidelity (2000), dirigida por Stephen Frears y protagonizada por John Cusack, Sara Gilbert, Catherine Zeta-Jones, Jack Black y Joan Cusack, basada en el libro del mismo título de Nick Hornby. Y no la encuentro similar en lo que se refiere a la historia, sino en lo referente a la construcción de personajes realistas enfrentados a situaciones que cualquiera pueda haber vivido. En resumen, una película muy recomendable.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html