marzo 08, 2007

Tropas del Espacio

Starship Troopers (Tropas del Espacio), de Robert Heinlein, debe haber sido una de las primeras novelas de Ciencia Ficción que leí. Imagino que fue cuando tenía 10 u 11 años y la verdad es que la recordaba muy vagamente. Hace algunos años fue llevada al cine por Paul Verhoeven, el director de Robocop, con resultados más bien disparejos y poco halagadores.

Hace unos meses me encontré en una librería de viejo con una copia de la misma edición que había leído (la de la imagen de la derecha), la cual me había sido prestada por un tío. La compré y la guardé. Después del chasco que me llevé con Treasure, me pareció que tal vez sería una buena idea leer algo con lo que estuviera familiarizado (además de que por esos días había leído alguna nota sobre la posible secuela a la película), y creo que el space opera de Heinlein califica perfectamente dentro de la categoría de lectura ligera que buscaba.

Y ojo, cuando me refiero a lectura ligera no estoy menospreciando el trabajo de Heinlein, el cual, como las mejores obras de ciencia ficción, funciona en varios niveles. En la superficie es simplemente la historia de Johnnie Rico, un joven de clase media alta que por un impulso se enlista en el ejército pese a la oposición de sus padres y la historia de como progresa en las fuerzas armadas hasta convertirse en un oficial de carrera. Pero en el fondo es mucho más que eso.

Starship Troopers ha sido duramente criticada porque muchos consideran que idealiza la guerra e incluso ha sido acusada de ser una campaña de reclutamiento voluntario disfrazada de novela. Y si bien es cierto que el libro resalta los valores de un ejército de voluntarios y pone especial énfasis en el valor del sacrificio personal por el bien de la mayoría, a mi no me parece que llegue a glorificar o ensalzar el tema de la guerra. La polémica al respecto ha sido tal que hay quienes afirman que hay libros que fueron escritos como respuesta a Starship Troopers, entre ellos la extraordinaria novela de Joe Haldeman The Forever War.

La adaptación que hiciera Paul Verhoeven de la novela resulta poco afortunada porque las coincidencias con el libro son mínimas. Lamentablemente la película toma muchas de las ideas menos logradas en el libro (la situación político-social, el énfasis en el estado totalitario de una sociedad militarista -con todo y uniformes que recuerdan a los de los oficiales nazis- el escaso desarrollo de personajes, etc) y se enfoca en ellas, y en el proceso elimina algunos de los elementos más interesantes del libro (las armaduras de combate, las discusiones ético-históricas en la escuela, el campamento de entrenamiento, etc). Incluso recuerdo que siempre he bromeado al respecto y aprovechado para molestar a los fans de James Cameron al afirmar que Aliens es una mejor adaptación de la novela de Heinlein.

En resumen, creo que Starship Troopers resulta ser un gran tema de discusión si es que se sienten con ánimo de analizar algunas de las ideas vertidas en el libro. Y si no, siempre pueden leerlo por el puro placer de la lectura. Sin duda no se trata del mejor libro de Heinlein -que a mi juicio sería The Puppet Masters (Los Amos de Títeres)- pero es una entretenida y ligera lectura para esas tardes cuando la tv no ofrece nada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html