febrero 14, 2008

Susto

La noche de ayer me llevé un ligero susto mientras editaba la plantilla de La Hoguera. Estaba haciendo algunos ajustes en la barra lateral y aparentemente seleccione por error más código HTML del que debía y borré la mayor parte de las instrucciones de configuración de mi plantilla, cometiendo el error de guardar los cambios sin verificar que todo estuviera en orden. Como resultado, al abrir el blog únicamente aparecía el contenido de la barra lateral. Cero posts. Nada se borró o perdió, pero la página no tenía las instrucciones para mostrar mis textos en el navegador.

Eso no debiera representar mayor problema, pues tengo los enlaces de las imágenes que personalicé cuando monté esa plantilla y las imágenes mismas están debidamente respaldadas. El problema es que el sitio de donde descargué la plantilla original para modificarla ya no está en línea, y aún cuando tengo copias de los archivos html, éstos deben hallarse en algún cd de respaldos sin marcar, pues eran parte de la información que se perdió con mi anterior disco duro. Podría dedicarme a buscar una copia de la plantilla pero eso podría tomarme algunos días, así que, una vez repuesto del susto pasajero, decidí tomar otro curso de acción.

Ingresé al panel de control de Blogger y entre a los ajustes de La Hoguera para seleccionar una nueva plantilla. Hice algunos cambios en el diseño de colores y fuentes y preparé una versión del header que fuese lo más similar posible a la que tenía anteriormente y guardé los cambios. La Hoguera estaba otra vez en línea con todo su contenido perfectamente legible. Pasé la mayor parte del día de hoy haciendo los ajustes a la barra lateral para que esta presenté la mayor parte de la información que ahí habitaba, aprovechando para limpiar algunos enlaces muertos y arreglar la suscripción al feed RSS, a las actualizaciones por correo, la licencia y demás detallitos.

Pensaba dedicar el fin de semana a buscar la plantilla anterior para reponerla, pero creo que no lo haré. Me gustó como quedó la actual, suficientemente parecida a la anterior como para resultar familiar pero suficientemente diferente como para verse "nueva". De todos modos pensaba cambiar la imagen del blog dentro de un par de meses, así que la que está actualmente puede resultar simplemente una solución temporal, además de un recordatorio importante de que cuando se edita algún documento, esté en código o no, antes de presionar enter o dar click sobre el botón de guardar, siempre es necesario asegurarse de que todo está en orden y tal como debería estar.

En fin, creo que solo necesitaba desahogarme un poco luego del susto pasajero que me llevé. Nos leemos mañana.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html