octubre 21, 2009

Los Relámpagos de Agosto

Jorge Ibargüengoitia (1922-1983) es uno de los escritores mexicanos más respetados del siglo XX y uno de mis favoritos personales. Discípulo del dramaturgo Rodolfo Usigli, Ibargüengoitia empezó su carrera en las letras escribiendo teatro hasta 1962, cuando tras ganar el premio Casa de las Américas por la obra El Atentado, y un poco harto del medio teatral mexicano, decidió convertirse en novelista. Los Relámpagos de Agosto es su primera novela y también resultó galardonada con el Casa de las Américas en 1964. Tal vez su nombre resulte más familiar para la mayoría de la gente gracias a películas como Dos Crímenes o La Ley de Herodes, ambas basadas en historias de su autoría.

Los Relámpagos de Agosto es una sátira-parodia de la novela de la revolución mexicana y está escrita como si se tratase de las memorias de un general revolucionario retirado dictadas al propio Ibargüengoitia. El ficticio General José Guadalupe Arroyo es un militar hipócrita y acomodaticio, quien en su vejez ha decidido embarcarse en una obra autobiográfica a fin de "clarificar y corregir" las impresiones creadas sobre su persona a partir de las memorias y testimonios de muchos de sus contemporáneos, a quienes acusa de mala leche, malagradecidos y calumniadores.

El libro narra la parte que el General Arroyo tuvo en la malograda revolución de 1929 así como los enfrentamientos, alianzas y traiciones que se dieron entre los caudillos revolucionarios en la búsqueda del poder político, haciendo espejo de la situación vivida en el país durante los gobiernos de Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles. No se trata de un recuento histórico donde se hayan cambiado solo los nombres de personajes y lugares, si no de una obra con su propia trama donde se satiriza y deconstruye la mentalidad de los caudillos revolucionarios en busca de hacerse de un buen lugar en el poder durante la transición a un estado sin guerra, donde los viejos jefes militares despliegan al máximo el oportunismo, la hipocresía, la ambición y el cinismo que desde entonces han caracterizado a la clase política mexicana.

Los Relámpagos de Agosto es una novela breve de lectura ágil y rápida, cuyos veinte capítulos fluyen fácilmente uno detrás de otro. No se requiere tener conocimientos profundos de la historia de México para entender o disfrutar de su lectura, pero cualquier dato que se tenga sobre los personajes o ese periodo particular de la historia de este país sin duda ayuda a contextualizar el México "ficticio" creado por Ibargüengoitia.

Ampliamente recomendada.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html