noviembre 24, 2009

Gel Azul

Bernardo Fernández, mejor conocido como Bef, es un diseñador gráfico por formación y un talentoso escritor e ilustrador por vocación. Conocido en el bajo mundo de las subculturas y la literatura independiente mexicana por sus frecuentes colaboraciones en distintas publicaciones, ya sea como escritor, ilustrador, e incluso editor  -siendo tal vez Complot Internacional la más conocida y Sub la más "indie"- y por su trabajo como "monero". Hace algunos años tuve el placer de conocerlo gracias a varios amigos en común y debo decir que aún cuando la persona me gustó todavía más que su trabajo, decir que somos amigos me parecería un impertinente atrevimiento de mi parte.

Por los mismos amigos comunes tuve el honor de ser uno de los contribuyentes a Pulpo Comics, la antología de historietas de ciencia ficción que Bef editase en el 2004, aunque desde entonces he tenido muy pocas ocasiones de coincidir con él. Bef ha gozado de gran éxito en años recientes como escritor de prosa, particularmente en España, donde ha sido reconocido con el Premio Ignotus en el 2007, precisamente por Gel Azul. Gel Azul contiene dos novelas cortas, la que da nombre al volumen, y El Estruendo del Silencio.

En la primera, Gel azul, Bef mezcla sin tapujos los que probablemente sean sus géneros favoritos, la ciencia ficción y la ficción policiaca. Ambientada en la ciudad de México en un futuro no tan lejano, Gel azul muestra un mundo superpoblado donde las grandes corporaciones controlan los destinos de millones de personas y donde la más grande muestra de status la da la posibilidad de isolarse del mundo y permanecer en un mundo virtual gracias a unos tanques llenos de una sustancia proteínica -el gel azul del título- que permite al usuario permanecer en su paraíso virtual sin preocuparse por su cuerpo, pues las necesidades de este son cubiertas dentro del tanque. Sin embargo, surge una complicación cuando durante una revisión de rutina se descubre en el tanque de una mujer el cádaver de un bebé. La cliente ha sido víctima de una violación y el producto de la misma ha resultado muerto al no estar preparado para sobrevivir en el tanque.

El caso pudiese haber sido encubierto o minimizado de no ser porque la mujer en cuestión es la hija de Arsenio Cubil, el hombre más rico e influyente del país. Entra en escena el detective Crajales, un ex-hacker convertido en investigador privado, quien deberá enfrentar toda clase de obstáculos intentando resolver el caso.

Encuentro la historia más lograda como relato de ciencia ficción que como historia policiaca, pues aún cuando Bef consigue recrear vívidamente un desolador futuro donde el individuo tiene pocas -o nulas- esperanzas de llevar una vida plena o ser feliz, el hecho de que Crajales sea detective o esté tratando de resolver un crimen resulta casi anecdótico y trivial, sirviendo más como un vehículo para revelar las intrigas del poder y el total y absoluto desinterés por la vida de los demás sin que se presente ningún trabajo real de investigación policiaca.

El Estruendo del Silencio fue una auténtica sorpresa.

La novela está compuesta por dos historias narradas de manera paralela, una en un futuro cercano y la otra cientos de años más tarde, aunque eventualmente ambas se integran como parte de una sola. En uno descubrimos la inusual relación entre MaRel, inteligencia artificial encargada de controlar una nave intergaláctica, y el Sr. Ká, un robot a cargo de supervisar las funciones básicas de la nave, sirviendo como su "capitán".

En la otra conocemos a Koji Cuauhtémoc Kobayashi, dueño y presidente de la más grande corporación trasnacional, un hombre egoísta, megalómano y altanero, cuya ambición lo llevará a buscar la inmortalidad a través de un proyecto de viaje intergaláctico que podría convertirlo en el primer ser humano en pisar otro mundo.

En esta historia Bef explora exitosamente el tema de la soledad y la neurosis que ésta puede provocar, en un caso cuidadosamente oculta detrás de la prepotencia y la soberbia de alguien que posee un poder casi absoluto sobre los demás y quien es aparentemente incapaz de manifestar sentimiento alguno por sus semejantes, en el otro abiertamente cruda y dolorosa para un ser confudido y abrumado por su recién adquirida consciencia y por sentimientos que no se creía capaz de poseer. El resultado es una excelente historia que lleva al lector a cuestionarse cuales son las características necesarias para decidir lo que significa ser humano.

Gel Azul fue publicado en España en el 2006 por Ediciones Parnaso -con una portada de apariencia cien por ciento comiquera, obra del también mexicano Sebastián Carrillo, mejor conocido como Bachan-, en tanto que en México apareció hace apenas unos meses bajo Editorial Suma de Letras, una subsidiaria de Editorial Santillana, edición muy fácil de conseguir en prácticamente cualquier librería. Definitivamente se trata de un libro recomendable, además de ser una prueba contundente de que no existe razón alguna para pensar que la buena ciencia ficción solo puede darse en países desarrolladas o en otros idiomas.
google-site-verification: google16104568f5df7b5d.html